Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo aprender a confiar en Jesús? ¿Te lo has preguntado?

Jesus

Jozef Klopacka | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 14/10/22

Un lector escribió cuestionándose si de verdad tenía fe a pesar de su compromiso en la Iglesia. Claudio de Castro ofreció esta sabia respuesta

«Confía en el Señor con todo el corazón, y no te fíes de tu propia sabiduría. En cualquiera cosa que hagas, tenlo presente: él aplanará tus caminos»

Proverbios 3, 5-6

Desde que publico estos artículos en Aleteia, recibo correspondencia de lectores de todas partes del mundo.

Es gratificante poder compartir nuestras experiencias con Dios, sentirnos unidos y acompañados en este camino de la fe, fortalecernos los unos a los otros. La verdad es que he aprendido muchísimo con ustedes y siento una enorme gratitud.

Justamente hace unos días recibí en email lleno de inquietudes y prometí responderle con este artículo.  Puede que su caso ayude a otras personas a las que les ocurre igual. Su email decía:

«Estimado Claudio: Trato de llevar una vida digna de Dios: tengo mi plan diario de vida espiritual, vivo la Santa Eucaristía, recibo el cuerpo de Cristo y soy servidor de mi parroquia como proclamador de la Palabra… pero mi confianza en Jesús es muy pobre. ¿Cómo puedo confiar absolutamente? ¿Será que realmente creo en Él?«.

Pedir a Jesús confiar en Él

La pregunta clave de cómo aprender a confiar… no es cualquier cosa. Es fundamental en nuestras vidas. 

Jesús en sus apariciones a santa Faustina le había revelado la importancia de la confianza con estas palabras:

«Las gracias de Mi misericordia se toman con un solo recipiente y este es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá.

Las almas que confían sin límites son Mi gran consuelo y sobre ellas derramo todos los tesoros de Mis gracias.

Me alegro de que pidan mucho porque Mi deseo es dar mucho, muchísimo. El alma que confía en Mi misericordia es la más feliz, porque Yo mismo tengo cuidado de ella.

Ningún alma que ha invocado Mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en Mi bondad».

Diario, 1273, 1777

¿Por qué confiar? Porque Jesús lo pide. Y promete grandes gracias al que así lo haga.

Para confiar en una persona necesitas conocerla y relacionarte con ella

Hay muchas teorías y prácticas piadosas para aprender a confiar en Jesús. Y algunas son maravillosas. No te hablaré de ellas. Puedes buscar libros de ese tema en tu librería católica favorita.

Deseo cumplir la promesa que le hice a este lector. Te compartiré mi experiencia personal.

Primero veamos lo fundamental. Tenemos que volver al origen, al inicio de todo. ¿Cuál es el origen de todo? La relación personal con Jesús.

shutterstock_1059525560.jpg

La confianza en alguien va determinada por el nivel de relación que tengas con esa persona. No puedo estar haciendo la obra de Dios sin relacionarme con Dios. Ese es un gran error.

No puedes confiar en quien no conoces.

Si un extraño en la calle te detiene y pregunta:”¿confías en mí?”, ¿qué respondes? ¡Por supuesto que no! Debes conocerlo para saber si es fiable, buena persona y cuáles son sus intenciones. Con Jesús ocurre igual. Primero debes conocerlo. Tener una relación cercana y personal con Él y en ese camino aprenderás a confiar.

¿Cómo puedo conocer a Jesús?

Es muy sencillo. Lee los 4 Evangelios,Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Allí te narran su vida, palabras, milagros, peticiones y promesas hechas para ti.

Luego lee el resto del Nuevo Testamento junto a las cartas de san Pablo. Descubrirás en ellas una relación personal, extraordinaria con Jesús.

JESUS: HIS LIFE
Te puede interesar:¿Quieres conocer a Jesús?

Hay una frase que leí hace muchos años y aún hoy a mis 65 años, me impacta y me hace reflexionar sobre mi vida y lo que hago con ella, sobre mi fe y mi confianza:

A veces abandonamos a Jesús, por las cosas de Jesús

Te dedicas con tanto afán a tu parroquia, grupos de la Iglesia, encuentros juveniles, etc. y acabas tan extenuado que olvidas lo fundamental, pasar tiempo a solas en silencio con Él. Dejas de rezar y todo se derrumba a tu alrededor.

«Le doy todo lo que pide»

Tomemos dos párrafos del Diario de santa Faustina.

«Una vez el Señor me dijo: ¿Por qué tienes miedo y tiemblas cuando estás unida a Mí? No Me agrada el alma que no se deja llevar por inútiles temores. ¿Quién se atreve a tocarte cuando estás Conmigo? El alma más querida para Mí es la que cree fuertemente en Mi bondad y la que Me tiene confianza plenamente; le ofrezco Mi confianza y le doy todo lo que pide».

Diario Sor Faustina, 453

«De repente oí en el alma estas palabras: Hija Mía, tu empeño debe ser la total confianza en Mi bondad, el Mío, darte todo lo que necesites. Me hago dependiente de tu confianza; si tu confianza es grande, Mi generosidad no conocerá límites».

Diario Sor Faustina, 548

Como ves, todo se basa en la confianza.

¿Qué hice para confiar?

En mi caso, no hice nada especial. Por las noches reflexionaba:

«Jesús está vivo en los Sagrarios del mundo. Jesús es el hijo de Dios, por tanto para Él nada hay imposible. Sabiendo esto, ¿hay algún motivo para dudar o desconfiar?».

Recuerdo aquella mañana que frente al Sagrario le dije: «Jesús, en ti confío». Me pareció que respondía: «¿De verdad confías?». Miré en mi interior y me di cuenta de lo pobre que era mi confianza.

Lo que decidí para resolverlo fue muy sencillo: pasaría más tiempo con Él en adoración, acompañándolo en un hermoso oratorio cercano a mi casa, que invitaba a la oración.

Postrado en su presencia le pedía:

Enséñame a confiar en ti, Señor

Y Él bondadoso como es, un amigo especial -el mejor de todos-, me concedía lo que le pedía. Y me enseñaban a confiar haciéndome pasar por duras pruebas en las que, saliendo airoso, podía reconocer su ternura infinita, su presencia amorosa en mi vida.

Dedica tiempo a Jesús

Mi sugerencia, por la experiencia que he tenido es simple: «Pasa más tiempo de calidad con Jesús».

Aprendes que no es lo que tú haces sino lo que Él hace, lo que cambia todo.

Si lo acompañas en silencio, con humildad, adorando, rezando, agradeciendo sus favores y pidiéndole que te conceda el don de la confianza en su Misericordia infinita; te garantizo que escuchará tu clamor y te dará lo que pides, pues nada le agrada más que nuestra confianza.

ADORATION-SAINT-SACREMENT-GODONG-DE354437C.jpg

Tener el alma en gracia de Dios te ayudará bastante, créeme, hace la gran diferencia.

Y no temas pedir. Pide en el nombre santo de Jesús:

«Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es SENOR para gloria de Dios Padre».

Flp. 2,9-11

Pasos para aprender a confiar

Mientras escribía este artículo respondiendo a la pregunta que me hizo este amable lector, me encontré con una charla maravillosa del sacerdote dominico Fray Nelson Medina sobre la confianza.

Es tan edificante que copié el enlace para que puedas verla. Se titula: Pasos para aprender a confiar. No te la pierdas.

Ánimo, ten fe, confía…. Y recuerda:

«El alma que confía en Mi misericordia es la más feliz porque Yo Mismo tengo cuidado de ella».

Diario Sor Faustina, 1273

¿Me permites una recomendación adicional?  Si quieres aprender más sobre la confianza, no habrá mejor maestro que el mismo Jesús.

Lee el Diario de santa Faustina Kowalska: La Divina Misericordia en mi Alma. Puedes encontrarlo en cualquier librería católica. ¡Te va a encantar!

¿Quieres compartir con nosotros tus experiencias con Jesús? Te dejo mi email personal. Puedes escribirme. cv2decastro@hotmail.com

Tags:
confianzafejesucristopaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.