Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 26 enero |
Santos Timoteo y Tito
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Estás enfermo? Solo una persona te puede sanar

shutterstock_270038441.jpg

Shutterstock

Sanación interior

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/10/22

Todos estamos un poco enfermos, lo importante es reconocerlo y recibirlo todo del que nos puede sanar. Una hermosa reflexión del Padre Carlos Padilla

Hay muchas personas enfermas del alma y del cuerpo. Quizás todos estemos un poco enfermos.

Al mirar nuestra vidas, nuestras historias, vemos motivos suficientes para estar heridos, enfermos.

Adicciones, dependencias, dolores,… son síntomas de heridas más profundas. Son señales de alarma. Son gritos que brotan en el interior pidiendo ayuda al cielo, a Dios, a los hombres.

Todo por la herida, por la enfermedad. Y entonces deseamos que alguien nos sane, nos liberte, que rompa nuestras cadenas de esclavitud.

Hay muchas vidas rotas, enfermas. Comenta el padre José Kentenich:

Quien no mantenga un contacto continuo con el alma del hombre actual, enferma en varios aspectos, no tendrá ni idea de cuántas neurosis obsesivas convierten hoy en un infierno, o al menos en un insoportable purgatorio, la vida de incontables personas de todos los estados y clases, sin descontar, por supuesto, sacerdotes y religiosos.

Hay enfermedades visibles, esas que todos ven. Hay otras ocultas, escondidas, mal vistas, juzgadas. Esas otras enfermedades se mantienen escondidas, como si estuvieran vetadas o condenadas.

La lepra en tiempo de Jesús

La lepra era en el tiempo de Jesús una enfermedad maldita. El que la padecía era rechazado por Dios, por los hombres, era un impuro. El leproso tenía que vivir fuera de la ciudad y alejar de su presencia, haciendo sonar una campana, a los que se acercaban. Una soledad honda y profunda.

Hoy hay enfermedades que nos aíslan. La misma pandemia ha sido una enfermedad que nos ha aislado. Lejos de los demás para no contagiarnos, para que no se contagie el vulnerable.

La enfermedad puede aislarnos por muchos motivos. Podemos sentirnos enfermos y no desear que nadie vea nuestro estado y nos compadezca.

Por un lado la misericordia es lo que nos salva. Por otro lado nos gusta que nos quieran porque lo merecemos, no porque lo necesitamos. Queremos que nos amen porque somos valiosos.

Como me decían unos novios el otro día: «Nos admiramos. Y esa admiración por el otro hizo crecer el amor». 

En este caso es válida una pregunta, ¿seguirá amándolo cuando ya no lo admire? Será más difícil.

Y si se enferma y pierde sus capacidades, ¿seguirá siendo fuerte el amor? ¿O se irá ese amor que se nutre de la admiración?

El amor crece con la admiración. Y nos cuesta admirar al débil, al enfermo, al frágil. Es en ese momento cuando entra el amor de misericordia que es el que acoge, perdona y cuida.

El regalo de la misericordia

shutterstock_1172001130.jpg
Misericordia

Pero ese amor es difícil, es un don en nuestra vida, una gracia que se nos regala.

No queremos estar enfermos, al menos de esa manera que no podamos hacer nuestra vida normal.

Nos aterra perder la cabeza, enfermar en el alma. Nos asusta perder la alegría y dejarnos invadir por la tristeza.

El enfermo sufre una dolencia pero no necesariamente su vida se convierte en la de un enfermo convaleciente. Puedo padecer una enfermedad pero no comportarme como un enfermo.

Lo importante es no vivir exigiendo compasión de los demás, esperando que nos traten como corresponde a nuestra vulnerabilidad.

Lo primero es reconocer que estamos enfermos. Es el primer paso. ¿Cuál es la enfermedad que nos asola, nos devasta? Esa enfermedad que nos aísla y nos vuelve insensibles ante el dolor de los demás.

Porque cuando estamos enfermos dejamos de apreciar la belleza a nuestro alrededor. Y lo que es peor, en la enfermedad dejamos de alegrarnos por la vida que Dios nos regala.

A veces vemos la enfermedad y nos enfadamos con ese Dios que permite nuestro sufrimiento.

El que puede sanarnos

Miramos al cielo y le pedimos a Dios que nos sane. Él puede hacerlo. Al mismo tiempo aceptamos que no podemos hacerlo todo perfecto. Estamos enfermos, tenemos carencias en nuestra alma y en nuestro cuerpo, estamos heridos.

La enfermedad nos impide amar bien, amar de verdad. La enfermedad nos hace vivir en tensión con los demás, con nosotros mismos. Es una lepra que nos va quitando la vida sin que nos demos cuenta.

Por eso es vital hacerle caso a Dios para sanarnos. Que Él nos mire y cambie todo lo que está en desorden en nuestro corazón.

Tags:
enfermedadlibertadmisericordiasanacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.