Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa sobre una posible guerra nuclear: ¿Por qué no aprendemos de Juan XXIII?

JOHN XXIII

Shutterstock | Renata Sedmakova-Alex Gontar

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 10/10/22

El 25 de octubre de 1962, el papa Roncalli evitó una guerra nuclear entre EE.UU y URSS, la conocida "crisis de los misiles de Cuba"

«No podemos olvidar el peligro de guerra nuclear», clamó el papa Francisco. «¿Por qué no aprender de la historia?». Lo dijo este domingo desde la Plaza de San Pedro (Ángelus 09.10.2022). 

Así recuerda el peligro de un conflicto bélico nuclear y lo hace implícitamente rememorando la figura de su predecesor san Juan XXIII, «a propósito del inicio del Concilio, hace 60 años». 

Precisamente, el Papa que abrió el Concilio Vaticano II fue determinante en evitar una guerra atómica entre las dos super potencias de entonces, los Estados Unidos y la Unión Soviética en octubre de 1962: 13 días de extrema tensión bélica. 

Ambas naciones estuvieron al borde de declararse guerra abierta y sin exclusión de usar sus armas nucleares a causa del incidente de la crisis de los misiles de Cuba, los cuales apuntaban hacia el territorio estadounidense, desde la isla caribeña (a penas 145 kilómetros de distancia) que alojaba bases de misiles nucleares de alcance medio del ejercito soviético.

«¿Por qué no aprender de la historia? También en aquella época había conflictos y grandes tensiones, pero se eligió la vía pacífica», explicó el papa Francisco. «Está escrito en la Biblia: “Así habla el Señor: ‘Deténganse sobre los caminos y miren, pregunten a los senderos antiguos dónde está el buen camino, y vayan por él: así encontrarán tranquilidad para sus almas” (Jer 6,16)

Juan XXIII su intermediación en la crisis de los misiles 

Cabe recordar que en plena Guerra Fría, el papa Juan XXIII fue intercesor de la paz y para encontrar un acuerdo entre los lideres John F. Kennedy y Nikita Jrushchov. 

Debido a la mediación del Papa Roncalli se obtuvo la retirada de los misiles nucleares soviéticos instalados en Cuba. Además de la creación de una línea de comunicación directa entre la Unión Soviética y los Estados Unidos a través del teléfono rojo. 

De hecho, fue el propio Kennedy quien pidió a Roncalli, que hiciera de puente con el Kremlin. La intervención del Papa tuvo lugar a través de un mensaje radiofónico, entregado primero a los embajadores de Washington y Moscú, y emitido después por Radio Vaticano a las 12 horas del jueves 25 de octubre. 

Hablando en francés, el Papa hace un ferviente llamamiento para establecer y consolidar el bien supremo de la paz, tocando las conciencias de millones de personas: «Señor, escucha la súplica de tu siervo, la súplica de tus siervos, que temen tu nombre». 

«Mientras se inaugura el Concilio Vaticano II, en la alegría y la esperanza de todos los hombres de buena voluntad, he aquí que se oscurecen nubes ominosas», afirmaba Juan XXIII reflexionando sobre la inminencia de un conflicto atómico. 

Y añadió «Con la mano en la conciencia, que escuchen el grito angustioso que, desde todos los puntos de la tierra, desde los niños inocentes hasta los ancianos, desde los individuos hasta las comunidades, se eleva al cielo: ¡Paz! ¡Paz!»

Italy Pope John  XXIII
Jacqueline Kennedy se encuentra junto al Papa Juan XXIII durante una audiencia mientras están en la biblioteca privada del Pontífice en el Vaticano, Italia, el 11 de marzo de 1962, durante una audiencia con el Papa. A la izquierda está monseñor Pío Benincasa y en la esquina derecha el arzobispo estadounidense Martin O’Connor. (AP Photo)

La solemne súplica del Papa Juan XXIII

Luego se dirigió a los lideres involucrados en la disputa: «Hoy renovamos esta solemne súplica. Imploramos a todos los gobernantes que no hagan oídos sordos a este grito de la humanidad. Que hagan todo lo que esté en su mano para salvar la paz. Así evitarán al mundo los horrores de una guerra cuyas terribles consecuencias no se pueden prever.»

Juan XXIII insistía: «Que sigan negociando, porque esta actitud leal y abierta es un gran testimonio para la conciencia de todos y ante la historia. Promover, favorecer y aceptar el diálogo, a todos los niveles y en todo momento, es una regla de sabiduría y prudencia que atrae la bendición del cielo y de la tierra».

Entre el 26 y el 27 de octubre llegaron a Washington dos importantes cartas procedentes de Moscú, en la primera de las cuales se aceptaban gran parte de las exigencias estadounidenses (eliminación de los misiles a cambio del compromiso de no realizar actos de agresión contra Cuba). 

Asimismo, la diplomacia pudo reanudar su trabajo y las negociaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética condujeron a una resolución de la crisis. 

Pacem in Terris

La dramática experiencia de la crisis cubana convenció aún más a Juan XXIII de la urgencia de un renovado compromiso con la paz. De esta conciencia surgió -en abril de 1963- la Encíclica Pacem in Terris. Además citada por Francisco varias veces en Fratelli Tutti.

Volviendo a nuestros días, la guerra en Ucrania sigue quitándole el sueño a Europa y al mundo. Por su parte, el Papa latinoamericano exhorta a seguir el camino de la paz en varias alocuciones, más de 80, desde que inició el conflicto hace siete meses. 

Mientras la puerta del Kremlin sigue estando cerrada a la mediación de la Santa Sede, el Papa sigue ofreciendo su intermediación para poner fin a la guerra entre Rusia y Ucrania.

«¿Por qué no aprender de la historia? Quizás se pueda repetir… la parte ‘buena’, que tuvo como protagonista al ‘Papa bueno’ e hizo prevaler la razón sobre la violencia . 

Tags:
guerra nuclearpapa franciscopazvaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.