Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

El gran Gatsby: Una parábola moderna sobre la desesperanza

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
GATSBY

Shutterstock | Olena Zaskochenko

Manuel Ballester - publicado el 10/10/22

La obra cumbre del famoso novelista americano Scott Fitzgerald muestra a personas sofisticadas y frívolas que acaban solas y abandonadas

Nuestra situación en la vida y nuestra actitud ante las circunstancias configuran en gran medida cómo nos van las cosas.

Scott Fitzgerald (1896-1940) hace pasar por las páginas de El gran Gatsby (1925) a tres parejas de distinta posición y actitud.

El matrimonio Buchanam (Tom y Daisy) es inmensamente rico, más aún: son herederos, ambos, de familias acaudaladas. Tom y Daisy están acostumbrados a todo lo que compra el dinero. El matrimonio Wilsom (Georges y Myrtle) es pobre, viven encima del taller en el que Georges se gana la vida. La tercera pareja, Nick Carraway y Jordan Baker, se conocen, se acercan y se alejan al ritmo de los acontecimientos del relato. Nick es el narrador, primo de Daisy y vecino de Gatsby.

De Gatsby y su mundo, en principio, no sabemos nada. O, más precisamente, de Gatsby vamos averiguando demasiadas cosas: contradictorias, asombrosas, pero nada seguro. Lo único seguro es que es inmensamente rico y que organiza unas fiestas fastuosas a las que acude mucha, muchísima, gente; una multitud de personas importantes, celebrated people, gente célebre, de la que cuenta en el mundo.

Las mujeres casadas Myrte (Mirto) y Daisy (Margarita) tienen nombres de plantas ornamentales que hace fácil pensar en la categoría de mujer-florero. Ambas son infieles. Myrte es pobre y cabría pensar que busca a un hombre que le permita una vida con el desahogo y los caprichos que compra el dinero, es decir, podría pensarse que su infidelidad está motivada porque quiere mejorar su posición económica; pero Daisy es inmensamente rica y, por tanto, ahí no cabe la misma interpretación. Podemos intentar una comprensión cambiando el enfoque.

Daisy es una preciosa Margarita que ha crecido con todos los cuidados. Pero no está a gusto con lo que tiene: no está satisfecha. Es significativo, en ese sentido, cómo cuenta a su primo cómo vivió el nacimiento de su hija. Y lo cuenta porque «eso demuestra lo que he llegado a sentir acerca de todo».

Me parece, por eso, importante prestar atención a estas breves líneas en las que una persona de posición acomodada desvela su actitud ante la vida porque, además, es el motor de la historia. Gatsby sólo es el gran Gatsby por su relación con Daisy.

Tras el parto, dice Daisy, «me desperté de la anestesia con una sensación de profundo abandono, y le pregunté a la enfermera si era niño o niña. Me dijo que era una niña, y volví la cabeza y me eché a llorar. ‘Estupendo’, dije, ‘me alegra que sea una niña. Y espero que sea tonta. Es lo mejor que en este mundo puede ser una chica: una tontita preciosa’. Ya ves, creo que la vida es terrible».

Esta actitud ante la vida puede parecer francamente trágica. Pero no lo es. No lo es porque es pura pose, pose trágica pero pose. Y la pose consiste en desempeñar un papel, en aparentar, es una «insinceridad básica (basic insincerity)»: «casi todas las poses terminan ocultando algo». De hecho, tras esas palabras sobre lo terrible que es la vida, Daisy concluye: «¡Dios mío!, ¡Qué sofisticada soy!».

Daisy es rica pero se siente abandonada: no se siente querida. Eso sí es terrible. Pero ella reacciona representando un papel, forjando una apariencia de persona sofisticada.

Independientemente de que esa actitud ante la vida sea consciente o inconsciente, denota una gran superficialidad. La superficialidad, la frivolidad, es la constante del ambiente y los personajes centrales de la novela. Esa superficialidad exige cultivar la pose, la apariencia, y estar en continua actividad, no parar, ir de fiesta en fiesta, no quedarse solo, no pensar.

Gatsby, enamorado de Daisy cuando él era pobre, entiende que la única dificultad estriba precisamente en su pobreza. Pensando en Daisy levantará su imperio, logrará ser inmensamente rico al tiempo que muestra una gran inseguridad personal. Su gran amor, su gran pasión por Daisy, por otra parte, transmite la imagen de que «quería recuperar algo, cierta idea de sí mismo, quizá, que dependía de su amor a Daisy. Había llevado desde entonces una vida confusa y desordenada, pero si podía volver al punto de partida y revisarlo todo despacio, descubriría qué era lo que buscaba».

Con un escenario distinto, El gran Gatsby muestra una conexión entre la afición a las «fiestas galantes», la superficialidad, la soledad y la tristeza de un modo similar a como lo hará algunos años después Françoise Sagan con su célebre Buenos días, tristeza.

La gente que asiste a nuestras fiestas no es la misma que la que asistirá a nuestro funeral. Quizá la gente que se congrega donde hay dinero no sigue unida cuando se acaba la velada: no es de buen tono social intentar que nuestros compañeros de superficial distracción nos acompañen en los momentos duros de la vida. Quizá por eso los personajes de El gran Gatsby acaban solos, abandonados.

Podría pensarse que los Buchanam son una excepción, que se hacen compañía. De hecho, siguiendo una pauta del matrimonio, huyen juntos cuando las cosas se ponen mal. Pero, superando la mirada superficial, quizá podamos recordar que Daisy experimenta «una sensación de profundo abandono» y por eso ambos reciben el juicio severo del narrador: «Tom y Daisy eran personas desconsideradas (careless people). Destrozaban cosas y personas y luego se refugiaban detrás de su dinero o de su inmensa desconsideración, o de lo que los unía, fuera lo que fuera, y dejaban que otros limpiaran la suciedad que ellos dejaban…».

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
estados unidosliteratura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.