Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El asombro del cura: «Nunca vi tal adoración, me gustaría creer así»

web3-first-communion-girl-sun-white-dress-tomasz-pro-flickr-cc

Tomasz Pro/Flickr

Michał Lubowicki - publicado el 06/10/22

La experiencia de padres y cuidadores de personas con discapacidad intelectual muestra que en muchos casos viven algo que podría llamarse una profunda intuición de fe

Residencia regentada por monjas donde viven personas con distintos grados de discapacidad intelectual. Santa Misa para los residentes. Mientras da la Comunión, el sacerdote nota con el rabillo del ojo que uno de los niños, después de regresar al banco, se está quitando sigilosamente la Hostia de la boca.

Preocupado, observa lo que sucederá a continuación. La hermana sentada en el banco trata de calmar al sacerdote con gestos.

El niño esconde la hostia en el hueco de su mano y, agachado, la mira fijamente durante largo rato, pronunciando en voz baja palabras incomprensibles para cualquiera que no sea él mismo.

Al final de esta conversación claramente animada, la besa, la traga y luego lame apasionadamente el interior de la palma en la que acababa de sostener el Santísimo Sacramento.

El sacerdote termina la misa con lágrimas en los ojos. Y las continúa teniendo, cuando cuenta el incidente después de unos años.

Al final de la historia, dice: «¡Nunca había visto tal «adoración» en mi vida ! ¡Me gustaría creer así!».

Intuición de fe profunda

La experiencia de padres y cuidadores de personas con discapacidad intelectual muestra que en muchos casos viven algo que podría llamarse una profunda intuición de fe.

Su capacidad para comunicarse con el entorno suele ser muy limitada, pero en contacto con Dios, estas limitaciones no parecen importar. A veces da la impresión de que pueden ver más que otras personas, y probablemente sea así.

Su vida intelectual es sumamente sencilla -a veces al nivel de un niño de pocos años- pero el mismo Jesús alabó al Padre, que escondió ciertas cosas a los sabios y entendidos, y las reveló a los pequeños (Lc 10,21).

¿Comunión para los discapacitados intelectuales?

No hay razón por la que la gran mayoría de los discapacitados intelectuales no puedan participar plenamente en la Eucaristía. 

Indica el Código de Derecho Canónico, que aborda el tema de la admisión a la Sagrada Comunión en los cánones 912-914:

«Para que pueda administrarse la santísima Eucaristía a los niños, se requiere que tengan suficiente conocimiento y hayan recibido una preparación cuidadosa, de manera que entiendan el misterio de Cristo en la medida de su capacidad, y puedan recibir el Cuerpo del Señor con fe y devoción».

El derecho canónico equipara las personas con discapacidad intelectual a los niños que no son plenamente conscientes de sus acciones (cf. can. 852 § 2).

Ciertas dudas podrían suscitar las exigencias de «suficiente discernimiento » y «esmerada preparación» (can. 913) y el deber de «hacer que los niños que no han adquirido el uso de razón sean admitidos a la Mesa del Señor «.

Sin embargo, el código ya prevé y permite una excepción tanto en términos de discernimiento como de preparación. Limita los requisitos establecidos a que el niño pueda distinguir el Cuerpo de Cristo del pan común y aceptarlo con respeto.

Si bien este canon se aplica a los niños en riesgo de muerte que aún no son plenamente conscientes, también se puede aplicar con éxito a las personas con discapacidad intelectual. Ellos también, sin culpa propia, están privados de la plena conciencia.

¿El Señor Jesús o un simple trozo de pan?

Esencialmente, queda la pregunta de si una determinada persona con discapacidad es consciente de que la hostia recibida en la misa es algo más que un simple trozo de pan.

Un sacerdote que conozco que atiende a personas intelectualmente sordas y mudas en una de las diócesis polacas encontró una forma muy sencilla de responder.

Muestra a la persona -niño o adulto- la hostia que se utiliza para celebrar la Eucaristía y dos pictogramas. Uno muestra pan simple, el otro con la señal de la cruz. El sacerdote decide dar la comunión a una persona si señala constantemente el segundo gráfico (repite la «prueba» varias veces a intervalos apropiados para excluir el riesgo de un golpe accidental).

Como se puede ver, un poco de buena voluntad y creatividad son suficientes para evitar la situación de exclusión de muchas personas con discapacidad en la plena participación en la Eucaristía.

¿Cómo dar la Comunión a personas con discapacidad mental?

Siempre vale la pena considerar la forma de dar la Comunión a las personas con discapacidad. 

Uno no debe ceñirse a los patrones habituales, especialmente en los casos en que la discapacidad intelectual se combina con algún tipo de discapacidad física.

A veces será más conveniente para tal persona recibir un trozo de la hostia consagrada o un poco de la Sangre del Señor (dado en una cuchara destinada únicamente a este fin). Jesús está presente incluso en un poco de las Santísimas Formas.

Especialmente en el caso de la Primera Comunión, también vale la pena plantearse si sería mejor que una persona con discapacidad se uniera a ella de forma individual, en lugar de hacerlo durante una larga celebración colectiva. 

No porque alguien se sintiera perturbado o disgustado por su presencia, sino por su propia comodidad, tanto mental como física.

Por supuesto, puede haber casos en los que nos encontremos con laicos o clérigos con déficits de sensibilidad. Entonces es fácil lastimar y lastimarse. 

Queda recordar las palabras de Jesús: «Dejad que los niños vengan a mí, no los molestéis» (Mc 10,14) y su indignación ante los que trataban de impedirlo.

Tags:
comunionderecho canonicodiscapacidadfesacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.