Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Tienes un compañero mandón? Cuatro ideas para manejar el problema

mandón equipo trabajo empresa

Eames Bot - Shutterstock

Cuando un compañero de trabajo se autoerige en jefe, conviene tomar medidas.

María José García Crespo - publicado el 05/10/22

María José García Crespo, especialista en cuestiones de empresa, aborda una cuestión bastante frecuente en las organizaciones

Es posible que tengas un compañero de trabajo que te trata como si fuera el jefe. Brinda toneladas de comentarios (incluso cuando no los pediste), reparte los roles en los proyectos del equipo (dándose a sí mismo el mejor) y anula cualquier oportunidad para que otros tengan voz.

Esto puede pasar de ser una molestia a un problema frecuente cuandotu jefe no interviene. Tal vez no tiene idea de que alguien está aplastando a la gente, o está demasiado ocupado para estar al tanto de la dinámica del equipo. Tal vez el departamento no tenga suficiente personal y esté feliz de que alguien asuma un papel más importante. O tal vez el jefe está escuchando cómo van las cosas directamente de él.

Si bien es muy frustrante tratar con un compañero de trabajo mandón todos los días, hay pasos que puedes seguir para abordar la situación.

Comience con estas cuatro tácticas:

1Habla en el momento.

Tu colega acaba de hacerse cargo y te relegó a una tarea aburrida nuevamente, y está realmente molesto por eso. Pero, ¿es esa persona consciente de eso?

No todo el que se equivoca lo hace con malicia. Si el equipo aprueba sus ideas, o no dice nada en absoluto, ¿cómo va a saber que la gente está realmente molesta?

Entonces, el primer paso es hablar. Es posible que no se dé cuenta de lo agresivo que suenan frases como «Esto es lo que vamos a hacer…».

Practica diciendo cosas como: «Tengo una idea para un enfoque diferente…» y «Me gustaría tener un papel más activo en la dirección de este proyecto. Qué tal si…».

Tal vez haga un trabajo honesto compartiendo roles de liderazgo, es solo que nadie había expresado interés previamente. Tu primer paso es darle la oportunidad de que sea consciente de que existe ese interés.

2Programa una charla.

En el momento en que nuestro compañero se pone a «jefear» desearíamos cogerle por el cuello. Entonces, ofrecer tus pensamientos en el momento no es la opción correcta para ti. Quizá sea mejor idea hablar con él cuando se nos pase el enfado.

Podemos programar una charla con él. Como sabes, los correos electrónicos pueden malinterpretarse, especialmente cuando se trata de temas delicados, por lo que definitivamente vale la pena decirlo en persona.

Evita las declaraciones acusatorias, ya que es probable que solo lo ponga a la defensiva. En su lugar, intenta «matar la jefitis» con amabilidad. «Te agradezco que me brindes tu tiempo para compartir tu experiencia conmigo. Sin embargo, he tenido éxito con (sea lo que sea). Si me encuentro con un obstáculo, me aseguraré de comunicarme con el equipo para obtener sugerencias».

Así aclaras dos cosas clave: que tú impulsarás la discusión si estás buscando comentarios, y que él es un miembro igual de tu equipo (que cuenta con otros con ideas valiosas).

3Poner en valor a otros compañeros de trabajo.

No todos se sienten cómodos dando el salto para defenderse a sí mismos. Un paso intermedio es poner en valor a otro compañero. Es un truco muy práctico para cerciorarse de que las decisiones se organicen de manera más ecuánime.

Si tu compañero de trabajo mandón alardea de una idea (que en realidad es de otra persona), intervén apoyándola y reclama la opinión del empleado creador de la idea. Esto dejará claro que hay múltiples voces alrededor de la mesa que vale la pena escuchar.

4. Hable con su jefe

4Habla con tu jefe.

¿Recuerdas cuando dije que es muy probable que tu jefe no esté al tanto del problema? Si has intentado hacer todo lo anterior y nada ha funcionado, es hora de acudir a él. El otro beneficio de este paso es que podrás decirle a tu jefe que has hablado con la persona en cuestión y trataste de resolver el problema antes de presentárselo.

La mejor manera de abordar el tema no es arrojar a su colega a los lobos, porque podría parecer que existe un litigio, que tú seas su peor enemigo o tuvieses celos.

Habla con tu supervisor sobre tus oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional, lo cual es totalmente normal. Podrías decir: «Me gustaría tomar la iniciativa en más proyectos: ¿Qué pasos podría tomar?». Así, su jefe sabe que tú también tienes interés en aprovechar oportunidades.

shutterstock_2025810128.jpg
Es importante que el jefe tenga conocimiento del problema si has agotado las posibilidades de diálogo con el compañero.

Otro enfoque podría ser decir: «Me gustaría hacer contribuciones más importantes, pero a menudo siento que no hay espacio para mi opinión en las reuniones. ¿Puedes ayudarme a saber cómo puedo lograr un papel más eficiente?». Esto debería abrir la puerta a discutir por qué te sientes así y cómo puedes remediarlo.

De cualquier manera, has alertado a tu jefe sobre el hecho de que la dinámica actual del equipo te impide ser mejor. Así, habremos hecho todo lo posible para solucionar el problema.

Si hablaste con tu difícil compañero de equipo, subrayaste el valor de tus otros compañeros de trabajo y le pediste a tu jefe un papel más importante y nada ha cambiado, entonces, para ser honesta, es probable que la dinámica del equipo se mantenga tal cual.

Si asumimos que no estás buscando renunciar, en lugar de pelear una batalla cuesta arriba busca otras formas de hacer que tu voz se escuche en la oficina.

Puedes encabezar más proyectos en solitario, colaborar con personas de diferentes departamentos o participar en grupos no relacionados directamente con tu trabajo, como un club de conferencias o tertulias profesionales.

Al crear oportunidades para ti, le estás mostrando a tu jefe, así como a otras personas en posiciones de liderazgo, que tu voz merece ser escuchada y, al no permitir que eso suceda, se están perdiendo muchas ideas estupendas.

Tags:
autoridadcompañeroempresaequipoliderazgotrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.