Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Iba para pastelero pero Dios lo llamó a ser sacerdote

Antonio-Sanchez-sacerdote.jpg

Antonio Sánchez Franco recibió la ordenación sacerdotal el 11 de septiembre.

Dolors Massot - publicado el 05/10/22

Antonio Sánchez Franco acaba de ser ordenado sacerdote "para ayudar a muchas almas a experimentar el amor de Dios"

«¿Tú qué quieres ser, pastelero o cura?». Esta fue la pregunta que hizo el rector del seminario a Antonio. No era una pregunta a un chiquillo. Antonio, frente al rector, era un joven hecho y derecho, pero aquel interrogante era el que le hizo responder con alegría ahora que Dios lo llamaba a ser sacerdote para siempre.

Trabajaba y a la vez estudiaba Panadería, Repostería y Confitería, y ahí había podido constatar el efecto de la levadura en la masa de la que habla el Nuevo Testamento. Él estaba llamado a ser fermento en la sociedad del siglo XXI concretamente como sacerdote.

Antonio tiene 29 años y es de un pueblo de Murcia, Llano de Brujas. Es el mayor de cuatro hermanos. Crecieron en un ambiente familiar cristiano. Su padre era el sacristán de la parroquia y su madre catequista. De pequeño, cuando le preguntaban qué sería de mayor, «siempre contestaba que obispo». Ahora ríe abiertamente al recordarlo.

A los 7 años comenzó a ser monaguillo. «Estar a diario en la parroquia era mi vida normal, junto a mis estudios y mis amigos», recuerda.

Conforme fue creciendo, iba dando más su tiempo y su corazón a Dios: como voluntario de Cáritas, participando en una cofradía… Y entonces le comenzó a molestar si alguien le insinuaba que tal vez podría ser sacerdote. Creía que ya iba haciendo suficiente.

«Yo decía que ya colaboraba»

«Hoy día no está de moda ser cura y yo decía que ya colaboraba y respondía al Señor con todo lo que me pedía».

Pero la llama seguía encendida. Dios le fue pidiendo «con más insistencia», explica. Y él respondía interiormente «no, yo no».

La enfermedad de su padre fue la palanca que movió a Antonio.

«Mi padre nos decía que si el Señor nos llama a algo, no vamos a desoírlo; a cada uno nos da lo que podemos llevar».

Aquella consideración hizo mella en el joven y de nuevo le asaltó la pregunta: «Sacerdote, ¿por qué no?». Era el momento de responder a su vocación. Resonaba entonces una y otra vez en su cabeza.

«Le pedí a la Virgen que me iluminara»

«El Señor me volvió a tocar muy fuerte y le pedí a la Virgen que me iluminara. Mi respuesta entonces fue: Señor, lo que tú quieras, cuando tú quieras, como tú quieras, pero contigo».

Aquel verano decidió asistir a una convivencia del seminario:

«Fui a pasar esos días con la convicción de que ese no era mi sitio. Pero finalmente sirvió para cerciorarme de que el Señor sí me estaba llamando, sí me quería para Él».

Encontró a otros jóvenes que como él pensaban en la posibilidad de seguir a Cristo con la llamada específica al sacerdocio. Y ahí fue cuando el rector le hizo la pregunta: «¿Tú qué quieres ser, pastelero o cura?».

«Descubrí una gran familia»

En septiembre Antonio ingresó en el seminario: «Había encontrado la horma de mi zapato, la chaqueta que mejor me quedaba, y descubrí una gran familia».

Después de unos años de formación, Antonio recibió la ordenación sacerdotal el pasado 11 de septiembre en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Lágrimas de Llano de Brujas. Entiende que su vida será «un camino de rosas, pero también con sus espinas» y apuesta por ello confiando totalmente en el Señor.

Si el trabajo de panadero y pastelero le habría llevado a alimentar los cuerpos, ahora la misión de sacerdote le hace vivir «para ayudar a muchas almas a experimentar el amor de Dios». Ahora comienza en esta nueva carrera.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.