Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La positividad tóxica no es tu amiga

shutterstock_1175276581.jpg

stockfour | Shutterstock

Andar en verdad, como afirmaba santa Teresa, es lo que nos ayuda positivamente.

Michael Rennier - publicado el 04/10/22

La incesante necesidad de ver el lado positivo de las cosas resulta abrumadora... Michael Rennier, de la edición inglesa de Aleteia, apuesta por hacer aflorar lo negativo.

Como estudiante de la Universidad Oral Roberts en el cambio de milenio, me inscribí en una clase llamada “Señales y prodigios”. Una vez a la semana, los estudiantes de teología se reunían en un auditorio con un cielo raso bajo donde nos sentábamos brevemente en sillas mohosas cubiertas con una tela amarilla de la década de 1970.

Muy pronto se nos dijo que nos levantáramos, hiciéramos pequeños grupos y profetizáramos sobre nuestros compañeros de clase. Se nos animó a profetizar cosas buenas unos sobre otros. «Mantén lo positivo». «Habla de salud y riqueza a la existencia».

FAKE
Estar siempre feliz y contento no es real.

Tratar de darle sentido a esta experiencia es lo que me llevó a una profunda crisis de fe que duró varios años.

¿Necesitamos simplemente más fe?

Ese ejemplo es extremo, pero hay numerosos casos en los que la religión está envuelta en una apariencia de positividad constante. 

La idea es realmente bastante simple: las personas espirituales que tienen una fe fuerte serán bendecidas. Esto significa que cuando experimentamos desarrollos negativos en nuestras vidas, ya sean problemas de relación, problemas de dinero o enfermedades, la mejor respuesta es poner una gran sonrisa, tener más fe y poder. Dar voz a cualquiera de las cosas negativas que suceden en nuestras vidas es admitir una espiritualidad defectuosa.

Algunos de los movimientos espirituales más visibles y exitosos están profundamente cautivados por una cultura de autoayuda que enfatiza lo bueno y niega lo malo.

Muchas personas atrapadas en las garras de ese tipo de teología terminan desesperadas porque se convencen de que tienen una fe defectuosa. Sus vidas personales no coinciden con la imagen que se proyecta en las homilías que escuchan y los libros que leen en los que las personas santas nunca tienen experiencias negativas.

Mi propia crisis de fe fue causada por sentir que estaba afuera mirando hacia adentro. Todos los demás, quizás en retrospectiva, todos estaban fingiendo, felizmente enfocados en la salud y la riqueza. Estaban pasando el mejor momento de sus vidas. 

Positivos hasta el extremo, su fe no admitía lugar para el sufrimiento o la duda. Me quedé allí en esa clase de profecía rodeado de compañeros y, sin embargo, totalmente solo, una oveja negra llena de dudas y preguntas, tratando de averiguar cómo llegar tranquilamente a la puerta.

¿Podemos ser demasiado positivos?

Mi experiencia universitaria me ha hecho pensar durante décadas sobre cómo y por qué la positividad puede volverse tóxica. ¿Es posible ser demasiado positivo? ¿La implacable necesidad de ver el lado positivo desplaza los sentimientos válidos que deberían ser nombrados y tratados?

shutterstock_1278449887
La falsa positividad nos arruina la vida.

Nadie, después de compartir lo terrible que ha sido su día, quiere escuchar simplemente salir de él y ser feliz. Nadie quiere que las complejidades de su situación se reduzcan a una simple solución. La vida es más dura que eso, y más confusa.

Admito plenamente que es valioso mantener una perspectiva positiva. Siempre es mejor adaptarse, ajustarse y aceptar que caer en una parálisis desesperante. Por supuesto, se puede ser tóxicamente negativo. Sin embargo, el punto es que hay momentos en los que necesitamos un hombro sobre el que llorar, y es dañino sentir que te estás imponiendo si le dices a alguien cómo te sientes realmente. 

«Obligados a sonreír»

Es por eso que a menudo nos sentimos obligados a poner una sonrisa y afirmar que la vida es maravillosa. La sonrisa es una comodidad para los demás para que no los agobiemos. Pero es falso. Hay un momento y lugar para conversaciones serias. En cambio, demasiadas sonrisas falsas hacen que el verdadero tú finalmente desaparezca.

Demasiadas sonrisas falsas hacen que el verdadero tú finalmente desaparezca.

Me pregunto si el miedo a ser real, en lugar de mantener relaciones felices y pacíficas, en realidad aumenta la distancia entre nosotros. No puedo decir cuántas veces los feligreses me piden consejo y, después de decirme lo enojados que están con Dios, inmediatamente se retractan y se disculpan enérgicamente. Piensan que han pecado al expresar emociones negativas. Mi respuesta es siempre la misma: Dios es lo suficientemente fuerte como para manejar tu ira. De hecho, quiere saberlo todo. Quiere que le cuentes todo sobre todo el lío negativo sin adornos.

Ser real es necesario para una verdadera relación con Dios

Los Salmos, si lo piensas bien, son básicamente una larga diatriba sobre cómo, entre estar súper feliz y agradecido, el salmista también está un poco enojado y triste. Una relación con Dios no está destinada a caminar sobre cáscaras de huevo. Su disposición a quedarse con nosotros mientras nos desahogamos es precisamente lo que asegura que permanece cerca. Aunque, en su misterio infinito, no lo solucione, aporta algo mucho mejor: su amor.

Cuando avergonzamos a otros porque han expresado emociones negativas, les negamos la oportunidad de ser amados. Estamos validando la idea de que necesitan resolverlo solos, juntarse y luego regresar cuando sean dignos de amistad. Esta actitud no es una verdadera amistad más de lo que una espiritualidad tóxicamente positiva puede formar una verdadera relación con Dios.

No estoy apoyando las quejas constantes. Más bien, lo que digo es que necesitamos expresar los sentimientos negativos de manera apropiada para que podamos sanar y seguir adelante. Si caemos en la negación, no hay oportunidad de sanar.

Tal vez has experimentado tanto estrés y ansiedad que estás a punto de explotar, y estás aguantando y aguantando hasta que, finalmente, ves a tu amigo para tomar un café y todo se desmorona. Tu amigo escucha, asiente y te entrega una galleta. El sol sale. Técnicamente, el problema sigue existiendo y nada ha cambiado. Y sin embargo, todo ha cambiado. Has hecho una conexión genuina. Alguien más está ayudando a llevar su carga. Ya no estás solo.

Tags:
autoestimanew agepsicologíapsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.