Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo rezar en los momentos de mucha angustia

PRAY

Shutterstock | KieferPix

Aliénor Strentz - publicado el 04/10/22

Una guía completa para que sepas orar en los momentos más difíciles de tu vida

El ser humano tiene tendencia a encerrarse en sí mismo y desesperarse, o a recurrir sin discernimiento a las “recetas terapéuticas” de moda.

La angustia, ese sentimiento de abandono exacerbado y en el fondo del pozo, puede entonces conducir a desviaciones y causar mucho daño en la vida de una persona.

En estas situaciones, acudir a Dios en oración es muy beneficioso. Pero, ¿cómo podemos hacerlo cuando tenemos pocas fuerzas y un sentimiento de haber sido abandonados por Dios?

1Clamar al cielo

shutterstock_301119626.jpg

Una de las santas más grandes de los tiempos modernos, santa Teresita del Niño Jesús, dio una definición simple de oración.

Para ella es un “impulso del corazón”, una “simple mirada al cielo”, un “grito de gratitud y de amor, tanto en medio de la prueba como en medio de la alegría”.

Recordar esto es particularmente apropiado cuando estás en angustia, y tienes poca paz y ganas de entrar en oración.

La Biblia nos habla de muchas situaciones de angustia individual y colectiva, en el pueblo hebreo.

Entre otros ejemplos, el libro de Tobías nos habla de la angustia de Sara. Se había casado siete veces. Pero cada vez, el demonio Asmodeo mató a todos sus maridos. Fue insultada regularmente por un joven sirviente de su padre que la acusaba de matar a sus propios maridos (Tobías 3, 7-9). La angustia de Sara se explica en Tobías capítulo 3, versículo 11:

«Ese día Sara lloró con gran pesar».

Hippolyte Muaka Lusavu, en su folleto Oraciones para la curación, observa:

“Es el alma la que está herida cuando nos vemos sacudidos por las molestias de la vida”.

Sara va al aposento alto de la casa de su padre para ahorcarse. Pero se da cuenta de que el acto que está a punto de cometer podría provocar la muerte de su padre. Así, apela a Dios para pedirle su propia muerte. Entonces ella ora:

«Bendito seas tú, Dios de misericordias, y bendito sea tu Nombre por los siglos, y que todas tus obras te bendigan por siempre. Vuelvo ahora mi rostro y alzo mi ojos hacia ti. Manda que yo sea librada de la tierra, para no escuchar ultrajes. Tú sabes, Señor, que yo estoy pura de todo contacto de varón; que no he mancillado mi nombre ni el nombre de mi padre en la tierra de mi cautividad. Soy la única hija de mi padre; no tiene otros hijos que le hereden, no tiene junto a sí ningún hermano ni pariente a quien me deba por mujer. Ya perdí siete maridos: ¿para qué quiero la vida? Si no te place, Señor, darme la muerte, ¡mírame con compasión! y no tenga yo que escuchar injurias».

Tobías 3, 11-15

La oración de Sara es similar a la de Job, que, humillado y angustiado, maldice el día de su nacimiento, pero en ningún momento maldice a Dios, en quien sigue esperando a pesar de todo (Job, capítulos 3 y 19).

2Rechazar el desánimo y recordar las gracias recibidas en el pasado

shutterstock_1958232697.jpg

Como las situaciones de angustia y aflicción pueden durar mucho tiempo, existe una gran tentación de cultivar un espíritu de complacencia con la propia desesperación, y de permanecer en un estado de abatimiento permanente y paralizante.

Sin embargo, como exhorta el padre Muaka Lusavu, “la mejor manera de superar la angustia es negarse a vivir en ella«.

Por lo tanto, es necesario hacer un compromiso firme para alejar de nosotros mismos todo pensamiento de desánimo y toda parálisis en nuestras acciones.

A menudo es necesario, durante esta fase, estar acompañado a nivel emocional por un psicólogo o psiquiatra, pero también, a nivel espiritual, por un sacerdote.

Cualesquiera que sean las dificultades y los tormentos por los que estemos pasando, es posible mirar hacia adelante y construir un nuevo futuro.

Para ello, necesitamos lograr un cierto equilibrio psicológico y emocional, con ayuda y apoyo.

También podemos recordar, con la ayuda del Espíritu Santo, las gracias que hemos recibido en el pasado.

Este recuerdo de acción de gracias nos ancla en la esperanza, porque recordamos que Dios quiere nuestra felicidad, que Él es nuestro Pastor en quien podemos confiar.

El salmista canta esto repetidamente, como en el Salmo 23, versículo 4:

Aunque cruce el valle oscuro, nada temeré,

porque tú estarás conmigo.

Tu vara y tu cayado me confortan.

Por tanto, leamos a menudo en voz alta los salmos de la confianza (como los salmos 22, 27 y 54) y estemos seguros de que la confianza en Dios obra milagros.

Por ejemplo, Pablo y Silas en prisión cantaron sobre las maravillas de Dios. Entonces sus cadenas fueron rotas por la voluntad de Dios (Hechos 16, 24-26).

3Invocar a los arcángeles y a la Virgen María

web3-archangels-9-choirs-public-domain

Jesús mismo experimentó la angustia en el Huerto de Getsemaní y en la Cruz, sintiendo profundamente el “abandono de Dios”. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”, gritó (Mt 27, 46).

En el Huerto de los Olivos, cuando todos los apóstoles dormían, un ángel vino a consolarlo (Lc 22, 42-45).

Recordemos esto: los ángeles quieren ayudarnos y consolarnos, porque tienen una inmensa compasión por nosotros.

En una situación de desesperación, acudamos al Ángel poderoso del Huerto de los Olivos, el mismo que consoló a nuestro Salvador en su angustia.

Los arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael también actúan poderosamente contra los malos espíritus “que vagan por el mundo” y nos desaniman.

El rosario de san Miguel y las oraciones a san Miguel son oraciones liberadoras para alejarnos de todos los siervos del diablo.

Finalmente, el Rosario, o simplemente la invocación del santo nombre de Nuestra Señora, es también una poderosa oración de protección y liberación del mal y de toda forma de angustia.

Después del Espíritu Santo, la Virgen María y los arcángeles son nuestros ayudantes más preciados en nuestras “batallas espirituales”.

4Meditar sobre la victoria final del bien sobre el mal y redescubrir las bienaventuranzas

shutterstock_563454274.jpg

La angustia puede llevar a la tristeza y al olvido del propósito final de Dios: el triunfo final del Reino de Cristo, como se revela en Apocalipsis.

Meditar sobre el regreso de Cristo en gloria y sobre la Jerusalén celestial puede sembrar en nosotros la paz y la esperanza.

Así, ya no estamos centrados en nuestro sufrimiento, sino en la victoria final de Cristo, y en un lugar donde desaparecerá todo dolor, que san Juan vio y relató en el Libro del Apocalipsis (21, 10-11).

«Me trasladó en espíritu a un monte grande y alto y me mostró la Ciudad Santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, y tenía la gloria de Dios. Su resplandor era como el de una piedra muy preciosa, como jaspe cristalino».

Finalmente, puede ser reconfortante redescubrir las Bienaventuranzas, y ver la situación actual de angustia como fuente de mayor alegría espiritual:

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”.

Mt 5,4

5OFRECER NUESTRA ANSIEDAD A DIOS Y COMPROMETERNOS A COMBATIR EL MAL

Nuestra oración también puede ser una ofrenda a Dios por la salvación de las almas. Ofrecer nuestra angustiosa situación a Dios es darle sentido, algo que es tan saludable para nosotros como para nuestro prójimo.

En este sentido, el sufrimiento se ofrece por la conversión de los pecadores o por la liberación de las almas del purgatorio.

Este don de sí es ya una victoria contra la angustia porque nos saca de un sentimiento de soledad intensa, ya que nos conecta con nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

De hecho, la angustia también puede, con compromiso y mucha fuerza de voluntad, transformarse en una acción benéfica.

Tags:
ansiedadcielooraciónpazsentidosoledadsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.