Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿De vivir juntos a casarse por la Iglesia?

WEB3-WEDDING-HUSBAND-WIFE-GROOM-BRIDE-SMILE-LOVE-PORTRAIT-bertpalmer-Flickr

Bertpalmer | Flickr CC

Casarse "por la Iglesia" es el paso definitivo en el "para siempre".

María Álvarez de las Asturias - publicado el 01/10/22

María Álvarez de las Asturias, del Instituto Coincidir, responde a una consulta llegada a Aleteia

Me cuenta una persona que conoce a varias parejas que, después de vivir juntos varios años, han decidido casarse «por la Iglesia». Aunque se alegra mucho, no acaba de entender por qué toman esta decisión. Trataré de responder a esa consulta:

Puede suceder que el amor que comenzó con una atracción inicial crezca, vaya superando etapas (atracción, enamoramiento) y haya llegado a ser un amor maduro. Esto se nota cuando:

-los enamorados ya no sólo muestran los aspectos más atractivos de cada uno;

-se ha generado una relación de confianza;

-han podido ir, poco a poco, mostrando también sus fragilidades, sus dificultades, sus defectos

Cuando esto se ha producido, quiere decir que se conoce la verdad de la otra persona. Esto es esencial para el amor porque, si no te conozco realmente, no estoy enamorada de ti sino de una persona que no existe.

Cuando se supera la etapa del deslumbramiento (que no del gozo, que no desaparece), desde el conocimiento real del otro, desde ese amor maduro, es el momento de elegir qué tipo de unión desean crear para compartir un proyecto de vida juntos.

La fuerza del «para siempre»

En ese camino del amor, hay todavía un paso más, marcado por el “para siempre”: el amor maduro puede convertirse en un amor definitivo, en un amor matrimonial.

Esta característica (“para siempre”) forma parte de la misma estructura del amor auténtico. Pero, hoy en día, no está recogida ni protegida en las legislaciones civiles.

Sólo la ley, doctrina y magisterio de la Iglesia Católica siguen proclamando la verdad sobre el amor humano: que el amor auténtico entre un hombre y una mujer pide ser para siempre, una donación total, una entrega sin reservas.

shutterstock_1936580815.jpg
El matrimonio auténtico es donación total de ambos.

Como hoy en día sólo la Iglesia enseña esta verdad, no me extraña que las parejas que se quieren y se quieren querer cada vez mejor se acerquen a su enseñanza; y que descubran en el magisterio de la Iglesia sobre el matrimonio la guía que les muestra el camino para vivir este amor.

Es cierto que, fácilmente, pueden asustarse ante una propuesta “para siempre”. Me parece sensato pensar “nos gustaría vivir nuestro amor así, pero ¿podremos?”.

Reconocer la propia fragilidades otra de las razones que lleva a las personas a acercarse a la Fuente del Amor: sólo Dios, presente en el compromiso de amor de dos personas, puede garantizar que esa unión llegue a plenitud. Y así, confiar la propia unión en las manos de Dios (casarse “por la Iglesia”) es pedirle que nos dé la gracia, la ayuda, para vivirlo

… «mediante el sacramento del matrimonio, (Dios) sale al encuentro de los esposos cristianos” (Gaudium et Spes 48,2). Permanece con ellos, les da la fuerza de seguirle tomando su cruz, de levantarse después de sus caídas, de perdonarse mutuamente… y de amarse con un amor sobrenatural, delicado y fecundo».

(Catecismo de la Iglesia Católica, 1642)

En la propuesta de la Iglesia Católica encontramos la mejor forma de vivir el amor conyugal. Y contamos con la presencia amorosa de Dios, que nos ayuda. Pero no olvidemos que a Dios le gusta servirse de los hombres para ayudar a otros: además de proponer la verdad del amor, no dejemos de compartir con los matrimonios las alegrías y las dificultades, de acompañarles y sostenerles en el camino de su vida.

Puedes hacer llegar tus preguntas a consultorio@aleteia.org. También puedes dirigirte al Instituto Coincidir.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiamatrimonionoviazgosexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.