Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Tres ideas para tener presente la propia muerte

WOMAN,

Maksim Korabelshikov | Shutterstock

Pensar en la muerte es muestra de madurez.

Sheila Morataya - publicado el 30/09/22

La terapeuta Sheila Morataya propone tres hábitos que nos preparan para la muerte y al mismo tiempo hacen que cambiemos la perspectiva de la vida

«Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor» (Lam 3,26)”

Perder a alguien a quien queremos nos trae días difíciles. La muerte de un ser querido, nos deja muchas veces sin saber qué hacer. Perplejos y  cansados. Confundidos y desolados. Sufrimos. Pero, aunque no lo queramos admitir, morir es un paso más dentro de la vida.

Repentina o no, nada nos prepara para la muerte de un ser que se ha querido mucho. Nada nos prepara para nuestra propia muerte. Pero el papa Benedicto XVI nos dice:

“La muerte es una experiencia a la que todo ser humano está llamado, y para la cual debe estar preparado” (Mensaje, 8 de diciembre, 2007 )

De manera que sí podemos prepararnos. 

Y el papa Francisco, al hablar de ella (la muerte) se ha expresado así:

Sabemos que la muerteno es un punto de partida, sino un punto de llegada”,

Homilía en Santa Marta, 4 de noviembre de 2021 

Dos experiencias compartidas

Aparte de nuestro nacimiento, morir es la otra experiencia que todos los seres humanos en el mundo viviremos. Entonces, ¿por qué mucha gente vive como si nunca fuera a morir? ¿Por qué nos es tan difícil hablar de esto? Aún más, ¿por qué nos da miedo morir?  Hace un tiempo leí una frase del psiquiatra austríaco Viktor Frankl que me impacto muchísimo:

La muerte solo puede causar pavor a quien no sabe llenar el tiempo que le es dado para vivir”.

¿Cómo nos preparamos para llegar ahí?

Personalmente pienso en la importancia de tener como hábito tres cosas importantes que nos van preparando para ese día: 

.

1Acostumbra a hacer un examen de conciencia.

Cada noche, puedes destinar unos cinco minutos a hacer un examen de conciencia.  El examen es la reflexión sobre la jornada diaria y su desarrollo, que cada uno puede hacer antes de ir a la cama.

Recordando a Frankl, uno puede preguntarse: ¿cómo he llenado mi tiempo hoy? ¿cuánto me entregué a la vida? ¿qué me preguntaría Dios si me llama en este momento a su presencia?

Orar por el momento de tu muerte.  

2Orar por el momento de tu muerte.

Encuentra una oración que te lleve a tener presente tu mortalidad. Puedes rezarla al final de tu examen. A mí me gusta mucho esta :

«Señor Dios mío, ya desde ahora acepto de buena voluntad, como venida de vuestra mano, cualquier género de muerte que os plazca enviarme, con todas sus angustias, penas y dolores».

Con ella se consiguen indulgencias.

    .

3Inicia el diálogo con tu pareja sobre este tema.

Hablad de esta cuestión y muéstrate abierta al aprendizaje, quizá a la incomodidad que pueda causar. Sin miedo a hablar de ello en el matrimonio.  Ayúdate de  la enseñanza de Jesús sobre  la muerte, que vendrá -dice- «como un ladrón en la noche» y que, por lo tanto, debes estar en un estado constante de preparación. 

shutterstock_341452892.jpg
Pensar en el sentido de la muerte juntos intensifica el amor de pareja.

El teólogo Thomas de Kempis (1380-1471), en su libro La Imitación de Cristo, escribe que debes aprovechar el momento para hacer el bien mientras puedas:

«El presente es muy precioso; estos son los días de salvación; ahora es el momento aceptable. Qué triste que no gastes el tiempo en el que podrías comprar la vida eterna de una mejor manera».

La muerte nos puede llegar en cualquier instante. Si somos consciente de ello, si nos preparamos, trataremos de superar con más rapidez cualquier prueba que la vida nos plantee. No nos entregaremos a la depresión y el desánimo, que nos hace perder parte del precioso tiempo de nuestra vida. Viviremos como si supiéramos la fecha exacta del momento de la misma. Viviremos haciendo el bien.

La conciencia de nuestra mortalidad nos ayudará a valorar cada momento de la vida que tenemos.

Esta pequeña y sencilla reflexión la dedico a aquellas personas que están pasando por miedo cuando puedan que pueden enfermarse y morir.  Pero la verdad, como diría Chiara Corbella Pretillo, nacemos para no morir nunca.  

Tags:
concienciaenfermedadmatrimoniomuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.