Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Temes perder el control? Deja a Dios ser Dios en tu vida

RAGAZZA, TRAMONTO, BELLEZZA

Shutterstock

Dejemos a Dios ser el centro de nuestra vida

Carlos Padilla Esteban - publicado el 26/09/22

A veces le ponemos cercos a Dios para que no actúe demasiado. El padre Carlos Padilla reflexiona sobre el miedo a dejarle el control a Dios

Siento que sirvo a muchos señores. Hay muchos dueños de mi corazón. Me siento dividido por dentro.

Amo a Dios con toda mi alma. Lo amo de verdad desde que era niño. Lo sigo, lo busco y quiero hacer su voluntad. Pero me cuesta tanto…

De repente hay otros señores a los que hago más caso. Me preocupan más, me interesan más. Quisiera ser más libre de todo lo que no me conduzca a la felicidad plena. Pero no es así. A menudo me dejo llevar y la vida se complica.

Tengo miedo de perder el control. Me lleno de afanes que no son los de Dios. Me inquieto pensando en mí, en mi futuro y no consigo nada. No logro soltar y dejar que Dios actúe.

Jesús me deja esta frase que me impresiona: «Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero».

Ponerle cercos a Dios

ANGRY
¿Tienes miedo de perder el control?

Quiero ponerle un cerco a Dios. para que no actúe demasiado. Para que no haga lo que yo no quiero y no me quite lo que deseo conservar. Así es mi corazón que sirve a muchos señores. No descansa en Dios confiando.

No se abandona a su voluntad sin oponer resistencia. El otro día escuchaba en mi corazón:

«Entrégale lo que te preocupa al que se preocupa por ti y el cielo se llenará de estrellas con tu renuncia».

Son muchas cosas las que me provocan ansiedad. Mucho miedo a perder el timón de mi barco y sentir que la corriente y los vientos me llevan por dónde no quiero ir.

Quiero entregárselo todo a Dios porque sé que Él se preocupa de mí como se acerca al desvalido, al pobre.

Viene hacia mí y quiere tomar lo que me duele, me cansa, me pesa. Quiere hacerlo suyo y liberarme de todo.

Dejarlo ser Dios en mi vida

Me da paz hacerlo. Renuncio al control, al dominio, a la seguridad. Me dejo llevar por ese Dios que me empuja y veo cómo mi vida crece en hondura, en verdad. Y al renunciar, al dejar de controlar, el cielo se cubre de estrellas.

Me encanta una historiaque vuelve siempre a mi alma: Un monje eremita que vivía en el desierto estaba acostumbrado a renunciar a beber por amor a Dios. Dejaba de beber cada noche y al acostarse veía cómo una estrella se encendía en el cielo. Una estrella lo iluminaba y era como un guiño de Dios. Era como si le dijera que su vida tenía un sentido, un valor inmenso.

Pero ocurrió que «un día un novicio le acompañó en su trabajo diario. El novicio al ver la fuente se llenó de alegría. El monje dudó y pensó entonces en el alma pura del novicio: Si bebía, aquella noche la estrella no se encendería en su cielo: pero si no bebía, tampoco el muchacho se atrevería a hacerlo.

Y, sin dudarlo un segundo, el eremita se inclinó hacia la fuente y bebió. Tras él, el novicio, gozoso, bebía y bebía también. Pero mientras le miraba beber, el anciano monje no pudo impedir que un velo de tristeza cubriera su alma: aquella noche Dios no estaría contento con él y no se encendería su estrella».

Esa noche se acostó con tristeza y tenía miedo de mirar al cielo. Pero cuando lo hizo su alma se llenó de felicidad.

En lugar de una estrella brillaban dos. Y entonces comprendió algo muy sencillo. El Dios que ríe en el cielo desde las estrellas ama la misericordia más que el sacrificio. Se recrea en el corazón que mira compasivo a su hermano y se apiada de su necesidad.

Tags:
abandonoconfianzacontrolmiedoseguridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.