Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
Santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Matrimonio: cómo amamos en las diferentes etapas de la vida

shutterstock_2205198661.jpg

Krakenimages.com - Shutterstock

El amor en el matrimonio va adoptando formas diversas con los años.

Orfa Astorga - publicado el 23/09/22

"Corazones partidos yo no los quiero. Cuando yo doy el mío, lo doy entero". Es la letra de una canción de la que habla el testimonio que propone hoy la terapeuta de pareja y familiar Orfa Astorga

Al casarse, mi madre obsequió a mi padre con una semilla de durazno envuelta como regalo. Mi progenitor la sembró con mucho cuidado en el patio de nuestra casa. La semilla germinó en un hermoso árbol, vino luego la floración de bellos matices y, llegado el momento, aromáticos, deliciosos y nutritivos duraznos.

El árbol hubo de pasar por las pruebas de la naturaleza como heladas, ventiscas y algunas plagas, por las que decayó: pero mis padres, con esforzadas atenciones, lo rescataron y volvieron a la vida, para seguir dando frutos.

Lo mismo hacían con su matrimonio.

Ahora, tras cumplir sus bodas de oro, al igual que con su amor, siguen cuidando su árbol preservando su añeja existencia.

Sus hijos hemos reconocido que ese árbol frutal tiene un «además», en el que se pueden interpretar las verdades profundas de su matrimonio, las cuales manifiesta mi padre, al tararear una vieja canción, que dedica a mi madre de manera muy especial uno de sus versos, que dice:

«Corazones partidos yo no los quiero. Cuando yo doy el mío, lo doy entero«

Y el árbol de durazno nos cuenta una historia de un amor, de un amor pleno y total.

Cuando mi madre le dio a mi padre la semilla, en realidad le dio todo lo que la semilla sería cuando se desarrollara. Si le hubiera dicho que el árbol lo tendrían solo por un tiempo, y luego cambiaría por otra planta, o se reservaba para si los duraznos cuando estos se dieran, su don no hubiera sido una entrega total.

No debía ser así, pues la semilla, el árbol, las flores y las frutas, son en esencia lo mismo, solo que en fases diferentes.

…Te entrego mi amor, como la simiente de lo que es y lo que será.

La simiente de su amor, recibió los cuidados de la unidad e indisolubilidad de un amor fiel y fecundo, por lo que felizmente llegaron los hijos. Los aceptaron y educaron como lo más natural: así como ocurre en el caso de la semilla, el árbol, las flores y la fruta; amor conyugal, matrimonio, fecundidad y familia en esencia son lo mismo, solo que en fases diferentes.

El árbol ha crecido, ha dado sombra y en sus ramas han anidado pajarillos.

El árbol familiar nos ha dado cobijo

Los hijos también hemos disfrutado de su cobijo, alimentándonos de sus frutos, como el amor de un padre, de una madre, y de un tercer amor que fluye entre los dos, en una entrega plena y total que nos ha dado seguridad, sentido de pertenencia y una profunda identidad.

Nuestros progenitores van envejeciendo, y su amor de ser varón y ser mujer se va desplegando con modulaciones diferentes, propias de su edad. Partió del vigor y la espontaneidad, para luego fraguar en un amor sereno y reflexivo. Llegó finalmente a un amor de desprendimientos de muchas cosas, mientras van conservando el uno para el otro su parte angélicamente espiritual.

WEB-SENIOR-COUPLE-WEDDING-BAND–oneinchpunch-Shutterstock_188597003
El amor en la vejez habla de mucho desprendimiento y al mismo tiempo de gozo.

Mi padre sigue tarareando su vieja canción y haciendo énfasis en el verso que dedica a mi madre en el eterno retorno del «para siempre», de una entrega plena y total, en la que el amor de su juventud, madurez y ancianidad, en esencia es el mismo, solo que en etapas diferentes.

Por Orfa Astorga de Lira

En aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a: consultorio@aleteia.org

Tags:
amor de parejafamiliafamilia numerosamatrimonionoviazgo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.