Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

La increíble historia del bautismo de Bảo Đại, el último emperador de Vietnam

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
BAO DAI

AFP

Bao Dai abandona el Palacio del Elíseo en febrero de 1948.

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 20/09/22

El último emperador de Vietnam fue un converso católico y sus dos esposas fueron los mayores catalizadores de su conversión.

Un año antes de su muerte, exiliado en Francia desde 1955, Bảo Đại publicó un hermoso libro sobre el palacio imperial, Huế, la cité interdite («Huế, la Ciudad Prohibida»), desde el que había reinado durante 20 años.

Es difícil imaginarlo confinado dentro de los muros de su viejo palacio: sus trajes a la moda le daban la apariencia de un hombre de negocios occidental perfecto. Su gusto por la caza, el golf y los autos deportivos parece haberlo distanciado definitivamente de las tradiciones y la religión de sus padres.

Pero el destino de este último emperador de Vietnam es aún más asombroso, tanto por su personalidad contrastada como por la historia de su conversión al catolicismo, que se mezcla con la historia colonial francesa.

Este descendiente de la dinastía Nguyen, que produjo 13 gobernantes, es ciertamente un personaje complejo. Como Frédéric de Natal, especialista en realeza, explica a Aleteia, “A lo largo de su vida, Bảo Đại fue tanto un bon vivant como un hombre religioso”.

BAO DAI
Emperador Bảo Đại, Palacio Imperial de Huế, década de 1930

El hijo del emperador Khải Định, el príncipe Vĩnh Thụy, nacido el 22 de octubre de 1913, creció en el Palacio Imperial de Huế. Mientras Indochina vivía bajo un protectorado francés, ascendió al trono en 1926 a la edad de 12 años.

Tomó el nombre de Bảo Đại («El que protege la grandeza»). Pero el joven adolescente, puesto bajo regencia hasta los 19 años, partió de inmediato a París para estudiar: asistió al Cours Hattemer, al Lycée Condorcet, al Lycée Lakanal y luego a la École libre des sciences politiques.

El joven emperador se adaptó bastante bien a la vida francesa. Después de haber sido boy scout, jugó al golf y al tenis. Le encantaban los autos deportivos. Como un verdadero dandi, dividía su tiempo entre su mansión privada en el distrito 16 de París (un barrio lleno de parques, museos, monumentos y casas de los ricos) y Deauville, un prestigioso balneario en el noroeste de Francia.

A Bảo Đại le gustó tanto el estilo de vida occidental que no tenía prisa por regresar a Vietnam. «Él no quería renunciar a su estilo de vida, y sabía que a su regreso tendría que vivir encerrado en su palacio. Sin embargo, en 1932, las autoridades francesas lograron convencerlo de que podía llevar la misma vida en su propio país. Además, tan pronto como regresó, rápidamente comenzó a hacer muchas reformas. En particular, quería establecer una monarquía constitucional», continuó Frédéric de Natal.

Amor a primera vista en Dalat

En 1933, mientras estaba de vacaciones en un elegante centro turístico en el centro de Vietnam, Bảo Đại conoció a Jeanne-Marie-Thérèse. Los dos jóvenes inmediatamente se llevaron muy bien: habían recibido la misma educación europea.

En efecto, la joven, de una rica familia de terratenientes, una de las familias católicas más antiguas del país, acababa de terminar sus estudios en Francia adonde había sido enviada, como Bảo Đại, a la edad de 12 años. Había estudiado primero en el internado de los Canónigos de Notre-Dame, y luego en el convento de Les Oiseaux en Neuilly.

Nam Phuong
La futura emperatriz Nam Phuong, Dalat, 1930

Sinceramente enamorado, el joven soberano anunció unos meses más tarde su compromiso con esta mujer católica vietnamita. Encantados, los padres de la joven, fervientes católicos que dedicaron su tiempo a construir iglesias y edificios religiosos en el país, vieron tomar forma a un matrimonio con el emperador.

La noticia, que causó sensación, fue muy mal recibida por la corte imperial. Para la corte, fue una verdadera catástrofe en un país predominantemente budista donde los cristianos, que eran una minoría muy pequeña, habían sido perseguidos durante mucho tiempo, incluso por el padre y el abuelo de Bảo Đại.

Matrimonio con una mujer católica

Estalló un escándalo en el contexto de un rumor lanzado anteriormente por un periódico republicano que afirmaba que el emperador había sido bautizado.

«No había ninguna prueba; era completamente falso», dijo Frederic de Natal, «pero el rumor se propagó. ¿Por qué? Porque Bảo Đại realmente estaba interesado en la religión católica».

Debido al revuelo público causado por el rumor, el gobierno francés finalmente tomó conocimiento del asunto y censuró todos los artículos que difundían la noticia falsa de su bautismo.

Nam Phuong Bao Dai
La pareja imperial, Huế, 1930

Por parte de la Santa Sede, Pío XI inicialmente se negó a dar la dispensa canónica requerida para el matrimonio interreligioso, a pesar de que el emperador lo había pedido. El Papa exigió que los futuros niños fueran criados en la religión católica.

«Era imposible, de hecho; el tribunal se opondría. Pero Bảo Đại firmó un protocolo secreto, según el cual educaría en secreto a sus hijos en la fe católica», explica Frédéric de Natal.

Fue en este contexto que la ceremonia nupcial – que duró cuatro días, con parte de las ceremonias rituales estrictamente prohibidas al público – tuvo lugar en el palacio imperial de Huế, del 20 al 24 de marzo de 1934. Dotada de una fuerte personalidad , la novia exigió llevar el título de Alteza Imperial de «Nam Phương» («Cielos del Sur»).

Clases de catecismo a escondidas

La emperatriz crió a sus hijos en el catolicismo junto con su educación en el budismo. Los hizo bautizar en secreto. Y cuando les daba clases de catecismo, su marido no estaba lejos y también la escuchaba.

«Nam Phuong lo llenó de educación religiosa, en particular leyéndole la Biblia a su hijo frente a él. ¡El ambiente distaba mucho de los protocolos imperiales que uno pueda imaginar! Bảo Đại guardaba todo dentro de sí, como un tesoro secreto que eventualmente florecería el día que pidiera ser bautizado», dice el experto en realeza.

Mujer de servicio, Nam Phuong se dedicó a abrir, con las monjas de la Congregación de Notre-Dame en Dalat, un convento de Les Oiseaux donde hizo educar a sus hijas.

Nam Phuong también tenía un gran proyecto que deseaba encomendar a su marido: el de hacer de Vietnam el primer reino católico de Asia. Si bien nunca apareció en público con las autoridades católicas, leyó la Biblia en secreto.

El exilio del emperador caído

En 1945, Japón proclamó la independencia de Vietnam con Bảo Đại como emperador. Pero abdicó poco después cuando Ho Chi Minh proclamó la república. Luego fue relegado al rango de «consejero supremo» y se exilió en Hong Kong.

Fue reincorporado por los franceses en 1949, con el título de jefe de estado y ya no como emperador; y finalmente fue derrocado en octubre de 1955 por su primer ministro Ngo Dinh Diem. Bảo Đại, el último soberano de la última dinastía vietnamita, abandonó definitivamente la escena política.

El ex soberano se exilió con su mujer y sus cinco hijos en Francia, a los 42 años, para vivir una larguísima y muy discreta jubilación en Cannes, y luego en París.

Tenía un poco de dinero y una pequeña corte de exiliados a su alrededor. Nam Phuong, sufriendo las infidelidades de su marido, lo abandonó a pesar de sus convicciones y se instaló en su propiedad en Corrèze donde murió a la edad de 52 años.

En cuanto a Bảo Đại, redescubrió en Francia el estilo de vida de su juventud, retomó caza, golf y autos deportivos. Multiplicó sus aventuras amorosas… hasta que conoció a Monique Baudot, una francesa de 23 años, en 1969.

La Princesa Monique y Saint-Louis des Invalides

Princesse Monique
La Princesa Monique durante el funeral por Bao Dai

Fue en la embajada de Zaire donde sus ojos se encontraron. Monique Baudot estuvo a cargo de la oficina de prensa de la embajada. Se casó con el emperador en 1972. Llamada princesa Monique, era una mujer muy religiosa y de personalidad discreta que asistía regularmente a misa en la iglesia de Saint-Louis des Invalides en París. Finalmente convenció a su esposo de dar el paso y unirse a la comunidad cristiana. En 1988, fue bautizado con el nombre de Jean-Robert.

Aunque la ceremonia se desarrolló en la mayor intimidad, algunos allegados tanto a la familia como al cardenal Lustiger, entonces arzobispo de París, confirman la larga preparación de Bảo Đại para el bautismo, que puede verse como un camino muy particular hacia la fe cristiana marcado por el testimonio vivo de sus dos esposas: primero Nam Phuong, luego la princesa Monique.

DECES BAODAI
El féretro del príncipe Bao Dai, ex emperador de Annam, es llevado a la iglesia de Saint-Pierre de Chaillot el 6 de agosto en París, donde se celebrará una ceremonia religiosa por el príncipe, fallecido el 31 de julio en París. Debería ser enterrado en el cementerio de Passy.

“Con su bautismo, Bảo Đại ingresó a la Iglesia Católica con toda su fuerza. Se convirtió en un cristiano devoto. Habiéndose convertido en un gobernante caído y un hombre solitario, encontró la redención bajo la mirada de Cristo. Así murió, aunque está lejos de ser un santo”, concluye el especialista en realeza.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
bautismoconversionvietnam
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.