Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que combatieron los abusos en la Iglesia

San Pedro Damiani

Public Domain

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 19/09/22

Mientras que la Iglesia, como Esposa de Cristo, es santa, sus miembros son hombres y mujeres caídos

Ante muchas noticias sobre abusos en los medios de comunicación, los católicos luchan con el conocimiento de que los líderes de la Iglesia han sido cómplices del mal a lo largo de nuestra historia.

Vivimos en la tensión de saber que la Iglesia es santa (porque brota del corazón de Cristo) y sin embargo sus miembros son hombres y mujeres caídos, desde los santos hasta los más graves pecadores.

Es imperativo que reconozcamos los males perpetrados por los miembros de la Iglesia, incluso en nombre de la Iglesia.

Pero a medida que aprendemos sobre la fealdad del abuso, la esclavitud y los prejuicios, al ofrecer oraciones de reparación, también podemos aferrarnos al testimonio de aquellos hombres y mujeres que lucharon contra el mal dentro y fuera de la Iglesia.

Podemos modelarnos sobre ellos, negándonos a permanecer en silencio cuando vemos la injusticia perpetrada por otros católicos, incluso por sacerdotes, religiosos y obispos.

San Pedro Damián (1007-1073)

Fue un monje benedictino italiano que vivió en una época de gran corrupción entre el clero, que a menudo era culpable de simonía y fornicación (tanto con hombres como con mujeres). De hecho, ambas ofensas fueron cometidas por el mismo Papa en vida de Damián.

Independientemente de las represalias que pudiera esperar de Roma, Damián escribió con gran pasión contra estos males, insistiendo particularmente en el celibato sacerdotal.

También trabajó con frecuencia para reconciliar a los antipapas y obispos cismáticos con Roma, especialmente como cardenal.

El Siervo de Dios Patricio de Hinachuba (d. 1706)

Fue el jefe de todo el pueblo Apalachee en lo que ahora es Florida. Bilingüe en español y apalache, Hinachuba escribió con gran diplomacia a los Reyes Católicos de España, quejándose de la explotación de su pueblo y el abuso de su tierra.

Hinachuba también mantuvo a raya a los soldados españoles.

En una ocasión, un sargento español golpeó a un niño apalache por tocar demasiado fuerte.

Entonces Hinachuba llevó al niño y a su gente a la casa del sargento y le exigió al hombre que se disculpara no solo con el niño y todos los apalaches sino con el mismo Dios por haber golpeado a uno de los niños que Jesús encontró tan queridos.

Después de cierta persuasión, el español accedió.

Cuando los Creek atacaron su misión por instigación de los ingleses, Hinachuba y otro jefe (el Siervo de Dios Andrés) recibieron la orden de escupir en la cruz.

Cuando se negaron, fueron golpeados y luego ahogados, mientras ellos hablaban de lo ansiosos que estaban por ir al cielo.

La Venerable Ignacia del Espíritu Santo (1663-1748)

Fue una mujer filipina-china que vivía en Filipinas. Aunque se sintió llamada a la vida religiosa, en ese momento era ilegal que los filipinos ingresaran en órdenes religiosas (incluso la que había estado operando en Filipinas durante 60 años).

Ignacia se negó a dejarse disuadir por estas políticas racistas y eligió vivir una vida religiosa no oficial con otras filipinas.

Después de casi 50 años, estas mujeres finalmente recibieron la aprobación y las Hermanas de las Religiosas de la Virgen María se convirtieron en la primera orden de mujeres filipinas nativas.

Cumplido esto, la Madre Ignacia renunció como superiora y vivió el resto de su vida como una simple Hermana.

El Venerable Félix Varela (1788-1853)

Fue un sacerdote cubano que abogó por la independencia de América Latina y el fin de la esclavitud, a pesar de vivir en una época en la que muchos sacerdotes, obispos e incluso religiosas poseían personas esclavizadas.

Expresó sus convicciones de que los negros y los indígenas tenían dignidad humana y que las colonias españolas tenían derecho a gobernarse a sí mismas.

Esto le valió una sentencia de muerte, que evitó huyendo a Nueva York. Allí pasó el resto de su vida trabajando por los derechos humanos, en particular los de los esclavos y los inmigrantes.

El beato Pavel Peter Gojdič (1888-1960)

Fue un monje y obispo católico ucraniano que servía en Eslovaquia. Fue firme en su defensa del pueblo judío, particularmente después de que se ordenara su expulsión de Eslovaquia.

Esta orden fue promulgada por el presidente colaboracionista de la República Eslovaca, el P. Jozef Tiso, cuyos crímenes contra la humanidad llevaron al obispo Gojdič a argumentar que debería ser laicizado u obligado por Roma a renunciar como presidente.

El fuerte apoyo del obispo Gojdič a los judíos eslovacos llevó a muchos de sus sacerdotes a pedir su renuncia como obispo.

Después fue asignado a otra diócesis. Allí continuó trabajando para salvar a los judíos, incluso recibiéndolos en la Iglesia. Se le atribuye haber salvado al menos 17 vidas judías.

Aunque sobrevivió a los nazis, el ministerio del obispo Gojdič lo condujo a una cadena perpetua bajo los comunistas.

Las numerosas cartas escritas por judíos que agradecían su trabajo no surtieron efecto en esta sentencia y murió en prisión.

Tags:
abusos sexualesiglesia catolicaluchasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.