Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Lo peor que te van a decir tus hijos pequeños

shutterstock_250800928.jpg

Shutterstock / Jo millington

Las respuestas infantiles a veces pueden convertirse en grandes lecciones para sus padres.

Michael Rennier - publicado el 16/09/22

Criar hijos es como vivir en una casa de espejos... pero es el mejor tipo de desafío

Después de decirle a mi hija de 3 años que limpiara el plato sucio que había dejado en la mesa, se quitó un mechón de cabello de la cara con los dedos sucios, puso las manos en las caderas y dijo: «Bueno, en realidad, no soy yo quien lo dejó ahí.”

Le dije que le agradecería que lo limpiara de todos modos.

Me volví hacia su hermana mayor y le recordé que se cepillara los dientes antes de acostarse y limpiara la pasta dental que había salpicado todo el espejo. Ella respondió: “Bueno, en realidad, mi hermana hizo eso”.

Le pedí con firmeza que lo limpiara a pesar de todo.

Me estaba enojando. Estas niñas tenían una réplica para todo.

En algún momento, todos y cada uno de mis hijos comenzaron a hacer lo mismo y eso me hacía hervir la sangre. Estos niños, pensé, necesitan dejar de aclarar todo con pedantería, y simplemente asentir con la cabeza y estar de acuerdo conmigo. En cambio, eligieron debatir cada punto y literalmente cada matiz. No podían dejar pasar nada sin señalar que de alguna manera tenían razón.

Misterio resuelto

Cuando el hábito de «Bueno, en realidad…» apareció por primera vez en nuestra casa, pensé que tal vez era el peor desarrollo de cada huelga en contra de nuestro pequeño trabajo doméstico. Cada vez que lo escuchaba, me encogía. Les gritaría a los niños para que lo cortaran. Les expliqué lo molesto y desagradable que era. No dejaban de decirlo. De alguna manera se había convertido en un hábito. Finalmente, se me ocurrió averiguar cómo esta misteriosa enfermedad verbal había infectado a nuestra familia.

Los niños me imitaban.

Resulta que digo esas palabras todo el tiempo. No me di cuenta, pero con el transcurso de los años había adquirido el hábito verbal de contradecir o corregir levemente todo lo que me decían. Supongo que era una forma de afirmar mi control de la situación, aludir sutilmente a mi (imaginaria) superioridad. Era una señal para los demás de que yo era el que estaba al tanto.

Así es como aprendí que mi personalidad es molesta. Incluso para mí. Mis hijos, como las pequeñas máquinas de imitación que son, lo revelaron con una eficiencia despiadada. Dios los bendiga.

Es por eso que “Bueno, en realidad…” es lo peor que me han dicho mis hijos. Reveló un gran defecto de personalidad que había arrinconado en el fondo de mi conciencia. Sin embargo, no podía ignorarlo cuando mi propia carne y sangre me lo arrojaban a la cara todos los días. Necesitaba cambiar.

Global ethic
Te puede interesar:¿Puedo cambiar? ¿Cómo?

Le pregunté a mi esposa qué otros pequeños hábitos molestos míos habían heredado los niños y ella simplemente se rió. Hay demasiados para enumerarlos, dijo.

El reto de los padres

Desde entonces, me he vuelto mucho más observador. Soy como un águila recorriendo la tierra en busca de signos de movimiento. Cuando los niños me molestan, me pregunto si están reflejando un defecto que les he enseñado sin saberlo. Cuando se critican mutuamente, dicen cosas horriblemente arrogantes o declaran con un suspiro «no tengo tiempo para esto ahora», reconozco mis propios peores comportamientos.

Este reconocimiento no solo me ayuda a ser un mejor padre al ayudarme a ser más paciente y comprensivo con su mal comportamiento. Personalmente me ha desafiado a autoexámenes regulares. No quiero transmitir malos hábitos. Quiero que mis hijos sean mejores que yo, en todos los sentidos. La mejor herramienta que tengo como padre para ayudarlos es convertirme en una mejor persona, aceptar el desafío de modificar los malos hábitos que vienen de lejos, particularmente cuando se reflejan en el comportamiento de mis hijos.

Como padre, me ha sorprendido cómo mis hijos se han convertido en instrumentos de gracia. No solo sostienen un espejo y me impulsan a considerar bien la imagen que contemplo, sino que también me superan con creces en cualquier característica positiva que les he transmitido. 

Tags:
carácterfamiliafamilia numerosapadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.