Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Por qué sentirse hijo de Dios da tanta paz

WEB3-WOMAN-HOPE-DEPRESSION-DARK-WINDOW-shutterstock_1529922797-DedMityay.jpg

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/09/22

Soy de Dios porque su amor me levanta, me sostiene, me da paz, sus palabras llenan mis silencios y sus abrazos calman mi herida de abrazos. Una preciosa reflexión de Carlos Padilla

Siempre acabo siguiendo a alguien.Siempre hay alguien que ha recorrido el mismo camino que ahora sigo antes de que yo llegue.

Siempre hay una senda marcada, unas marcas, unas flechas, para que no me pierda. Siempre hay alguien delante, aunque no lo vea.

Nada es tan nuevo como para decir que yo lo he creado. Y aunque así fuera ¿qué mérito tiene mi creatividad?

Todo es don en mi vida y yo me empeño en que sea un derecho, algo que me debe el mundo, Dios, el universo. Es como si estuvieran en deuda conmigo quien me ha dado la vida.

¿A quién sigo? ¿Quién me ha llamado? Escribe Benjamín González Buelta: «Cuando me llamas por mi nombre, ninguna otra criatura vuelve hacia ti su rostro en todo el universo«.

Necesito al único que me llena

Él me llama, yo me doy la vuelta y entonces lo sigo. Porque quiero, porque lo necesito.

Porque sin Él la mirada se pierde en el vacío. Porque sus palabras llenan mis silencios y sus abrazos calman mi herida de abrazos.

Y algo cambia en mi interior al sentir que tengo muchos más motivos para la alegría que para la tristeza. Muchas más razones para dar gracias que para quejarme.

Se vuelve y me llama. Pronuncia mi nombre como Jesús ante María Magdalena después de la resurrección.

El tiempo se detiene y comprendo así, sencillamente, que sólo con Él mis pasos cobran sentido.

Soy de Dios

Le pertenezco aunque antes, mucho antes, no supiera su nombre. Él ya sabía el mío, por eso lo sigo.

No para decirle que estoy bien, que cumplo y todo funciona. No, si fuera así no necesitaría seguirlo.

Quiero ser honesto conmigo mismo. Apartar las mentiras que yo me he creado sobre mí mismo. Mentiras que me acabo creyendo.

No soy tan pleno, tan capaz, tan feliz como quisiera. Y la vida con arañazos aparta de mí esa capa de superficialidad que me vuelve indiferente ante el dolor ajeno y me hace distante.

Aparto de mí los pensamientos que no me dejan soñar. Reviso en mi corazón las verdades que siempre estuvieron dormidas en mi alma.

Soy de Dios porque su amor me levanta, me sostiene, me da paz. No necesito demasiados aplausos para seguir viviendo. Me basta su mirada entre las nubes del día para levantar mi ánimo.

Pero me pierdo

Pero en ocasiones pierdo su rastro. Me pierdo en mí mismo, mis miedos, mis agobios, mis superficialidades, mis dependencias.

Hago de mi camino una búsqueda de mí mismo y me olvido de su voz. Busco otras voces, otros rostros, otros caminos.

Y tiene lugar ese desencuentro que me pierde. Dejo de vibrar, de emocionarme, de llorar, de reír. Me seco con amargura.

Ya no sonrío tanto cuando dejo de seguirle a Él. O mejor dicho, cuando dejo de verlo junto a mí, detrás de mí, escondido en mi sombra.

Porque Jesús vive escondido en mis pasos, oculto en mi mirada, descansa en mi silencio. Me olvido de Él y de mi vocación, de mi misión. No le encuentro razón de ser a mis luchas.

El instinto filial

Necesito volver la mirada hacia su rostro. Quiero buscarlo entre las tinieblas que me abruman.

Quiero tocarlo cuando la soledad es dolorosa y el silencio árido. Entonces su voz vuelve a resonar:

«No estoy yo aquí que soy tu Madre», dice la Virgen de Guadalupe. «No estoy yo aquí que soy el sentido de tu vida», me dice Jesús sonriendo.

No quiero seguir falsos dioses. No quiero estancarme en ideales vacíos, sin carne, ni espíritu. No quiero vivir lleno de palabras huecas. No quiero escribir frases sin vida, sin esperanza.

Quiero ser seguidor, hijo, discípulo, enamorado, soñador. Quiero ser el reflejo de ese rostro de Jesús que todo lo llena y a todo le da un sentido.

Mi respuesta

Me da miedo el fracaso en lo que emprendo. ¿Qué tengo que perder? Él lo ha ganado todo y me llama desde la orilla del camino, cuando me ve pasar, pronunciando mi nombre.

Yo me detengo y lo miro. Tiene razón, sin Él estaría perdido. He perseguido demasiadas pistas falsas. Me he enredado en muchos laberintos sin saber por dónde salir.

Sé que la soledad no se pasa llenándolas de sucedáneos. Y la meta sigue resplandeciendo aunque las nubes parezcan ocultarlo todo.

Su rostro sigue vivo en otros rostros que reflejan su luz. No me engaño, no me mienten. La verdad es más fuerte que todas las mentiras que escucho.

Levanto la voz para que se oiga su nombre. Pierdo el miedo a dar la vida. Lo haré cada día, sin importarme el cansancio.

Tags:
hijo de Diosidentidadpazsentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.