Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

El asunto Pogba y el regreso de la brujería

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
PAUL-POGBA-Kylian-Mbappe-AFP-000_9BK9GN.jpg

FRANCK FIFE / AFP

Paul Pogba y Kylian Mbappé

Aleteia Francés - publicado el 10/09/22

El caso del chantaje al futbolista Paul Pogba revela el lugar que ha ocupado la brujería en la sociedad francesa. El redactor jefe de Radio Notre-Dame se pregunta: en un mundo tan ateo, ¿qué significa esta llamada al más allá? Cuanto menos hay de Dios, más hay idolatrías.

Seas futbolero o no, no puedes quedarte insensible a lo que le está pasando a Paul Pogba, una historia de un bodevil que mezcla «chamanes» islámicos, extorsión y resentimiento familiar.

Nos enteramos de que el campeón le habría pedido a un mago que le lanzara «hechizos» a Kylian Mbappé. Lo increíble disputa con lo grotesco, leemos por todas partes. Sería un error detenerse solo en estas impresiones.

Dos miradas alimentan esta noticia. El primero, mercantil, ve en ello el riesgo económico. El dinero que ganan los campeones en muy poco tiempo los convierte en objetivos principales para los acosadores y otros chantajistas. Nada realmente nuevo.

Este caso plantea, además, la cuestión de la seguridad de las estrellas, física y moral. Porque recién operado de la rodilla, el centrocampista de la Juventus también está siendo debilitado por esta inapropiada cobertura mediática. Su apuro se refleja en la selección de Francia en los albores del Mundial de finales de noviembre en Qatar.

Kylian Mbappé, indirectamente implicado, debe tranquilizar a los Blues diciendo que «prefiere confiar en la palabra de un compañero» que le «llamó» y «le dio su versión de los hechos».

El regreso de la brujería

La otra mirada, la espiritual, es la que nos preocupa más aquí. “Detrás del asunto Pogba, escribe Marianne.net, [está] el resurgimiento de la creencia en la brujería” (29/08/2022).

Citando una encuesta, el semanario añade que «el caso te haría sonreír si el 40% de los jóvenes menores de 35 años no creyeran seriamente en la brujería». La cifra desciende al 26% entre los mayores de 40 años. ¿Deberíamos atribuirlo a la sabiduría que viene con el número de años? ¿Somos irracionales cuando somos jóvenes? El argumento me parece falso.

¿Debería verse esto como una señal del “gran reemplazo”, con personas menores de 35 años de origen africano provenientes cada vez más del mundo africano, tan sensibles a los amuletos y hechizos? Esto es parcialmente cierto.

El nombre de Dios, sea bueno o malo, es entendido por nuestras autoridades morales como una mala palabra

Cualquiera que conozca el África negra sabe que allí la brujería es una especie de servicio público. Cuantos más africanos haya en Francia, más se generalizará esta práctica, al menos en los estudios cuantitativos. Porque nada en el sistema intelectual francés, de Voltaire a Sartre, contribuye a valorar la superstición.

El nombre de Dios, sea bueno o malo, es entendido por nuestras autoridades morales como una mala palabra. Hay un ateísmo oficial que no dice (todavía) su nombre, que confunde todo recurso a lo invisible en el mismo oprobio, y reduce la creencia en lo sobrenatural a una enfermedad del espíritu, unida a la falta de curiosidad y de conocimiento. En el mejor de los casos, consideramos a un hombre de fe como un loco dulce, en el peor, como un talibán.

La iglesia contra la superstición

Si el suelo nacional no es pues propicio, el fenómeno de la brujería no puede reducirse al éxito de un producto importado de África. Primero, porque las brujas de Berry o de otros lugares estaban allí mucho antes de la inmigración masiva.

¿En qué pueblo no había hueseros? Estos poblaron los desiertos médicos de la época. La brujería o chamanismo sirve como religión principal en todos los continentes, desde las profundidades de Siberia hasta América Latina.

Es una especie de ascua siempre viva que no puede ser extinguida por la extravagancia de las religiones institucionales que obedecen a una revelación. No es por falta de intentos. La Iglesia Católica libró una lucha total contra la superstición. Uno puede preguntarse por qué, cuando los cristianos nunca dejan de orar a Dios para que les conceda en sus vidas.

¿Querrían los cristianos disfrutar solos de su monopolio de las realidades invisibles, de modo que ninguna creencia venga a competir con ellos en el mercado del más allá? Esta visión es mezquina a menos que veas la competencia desde otro ángulo, el de la teoría de los vasos comunicantes.

Dios o demonios

Para el padre Guy-Emmanuel Cariot, rector de la basílica de Argenteuil y exorcista diocesano, “cuanto menos hay Dios, más hay una relación idólatra con Dios”. Dios se convierte en Santa Claus o Júpiter. Es una especie de botón que pulsamos, “una forma de instrumentalizar el mundo espiritual para que obedezca al hombre”, ya sea para dañar o curar. El exorcista me confiesa que recuerda a un cortafuegos luchando contra las tejas y que, utilizando una fórmula mágica, habla de San Judas… «

“El ritual», subraya el padre Cariot, «no es eficiente en sí mismo. Esto viene de la persona a quien va dirigido. Sin embargo, la realidad espiritual es binaria: es Dios o los demonios”, decide. Y con la brujería, nunca será la primera, según dicen las escrituras, “no tentarás a tu señor tu Dios”.

Las fuerzas del bien no se manifiestan por mandato. La brujería cae así mecánicamente sobre los demonios.

Las fuerzas del bien no se manifiestan por mandato. La brujería cae así mecánicamente sobre los demonios. Lo podemos entender ya que el enfoque, además de lo que acabamos de decir, es pereza e injusticia. De hecho, el subterfugio apunta a eludir las leyes del mundo para obtener de la acción humana algo que nuestros esfuerzos no pueden lograr.

Sin siquiera querer lanzar hechizos, dominar los poderes invisibles te exime de trabajar en ti mismo, cambiar tu vida, amar a los demás, obtener una merecida recompensa. Como si el ser humano, doblado bajo el peso de la vida, necesitara vincular su destino a un mundo por el que se sabe abrumado.

Este último punto es la buena noticia de este fenómeno: el más allá no está vacío y su presencia desafía el vivir de un tiempo prestado que todos somos. Después, cada uno es libre de dejarse interpelar por las fuerzas que elija: el lado oscuro o las luces que, por una vez, conviven con las de la razón.

Tribuna de Louis Daufresne

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.