Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Falsificaban bautismos para salvar a los judíos de los nazis

Misión Católica Española

Polymagou-CC BY-SA 4.0

Iglesia de la Misión Católica Española en la calle de la Pompe de París

Luisa Restrepo - publicado el 09/09/22

Conoce la historia de los llamados "Falsificadores de Dios", unos claretianos españoles afincados en París que pusieron el amor por encima de la ley

En agosto del 2020, el periódico El País de España publicó un reportaje de un hecho desconocido en la historia por más de 80 años titulado “Los falsificadores de Dios”. He aquí el suceso:

Transcurrían los años 40, en París, Francia. En la Rue de Pompe, número 51, vivían una decena de claretianos que hacían parte de la Misión Católica Española.

Cuatro sacerdotes valientes

Destacan particularmente cuatro sacerdotes: el padre Joaquín Aller, nacido en 1897 en Campo de Villavidel (León).

La prensa local asturiana de la época informó de que había colaborado con un comunista asturiano exiliado para devolver a Asturias la talla de la Virgen de Covadonga, que pasó parte de la Guerra Civil en la embajada española de París. Murió en Bilbao en 1964.

Gilberto Valtierra nacido en 1889 en San Martín de Humada (Burgos), en una familia de cinco hermanos.

Allí sigue viviendo un sobrino nieto suyo, Luis Porras Valtierra quien tiene grabado el día de su muerte a fuego en su memoria pues recibió una carta de Francia.

En ella, una familia que no conocía le decía: ‘Los pobres de París lloran ante la tumba del padre Valtierra’.

Emilio Martín, uno de los padres fundadores de la misión claretiana. Llegó allá por 1913 con el objetivo de ayudar a los inmigrantes españoles que vivían con dificultades.

Nacido en Segovia en 1869, Martín enseñó y dirigió a los claretianos que pasaron por la Rue de la Pompe hasta su muerte, en 1951.

Y, por último, Ignacio Turrillas, nacido en Monreal (Navarra) en 1897. Él fue el último en morir en el año 1979.

Bautismos falsos para salvar a los judíos de los nazis

Estos hombres comunes, entre los años 1940 y 1944, ayudaron a salvar a un centenar y medio de judíos, la mayoría sefardíes, de la persecución nazi. Un bautismo falso proporcionaba la oportunidad de escapar del horror y huir de Francia.

En un armario de la iglesia de la Misión Católica Española se encuentran centenares de partidas de bautismo falsas que estos cuatro sacerdotes escribieron y firmaron, poniendo en peligro sus vidas, para evitar que el Gobierno de Vichy arrestara a decenas de familias judías.

Con una letra clara, los curas se alternaban para falsificar los documentos. En dichos registros anotaron datos relevantes que, analizados hoy, nos permiten darnos cuenta de cómo eran los bautizados.

La gran mayoría eran sefardíes y la edad media era de 33 años: el más joven solo tenía unos pocos meses de vida, y el mayor, 75 años.

A muchos se les castellanizó el nombre con el objetivo de que, cuando presentaran toda la documentación a las autoridades francesas para huir a España, no se los vinculara con un posible registro en el censo judío. Así, Levy se convirtió en Luis, Jacobo en Jaime y Moisés en Mauricio.

Más allá de la ley

Colaborar con los judíos suponía un delito grave, especialmente si se falsificaba documentación relevante, como visados, pasaportes y partidas de bautismo.

Estos sacerdotes no solo estaban infringiendo la ley eclesiástica haciendo conversiones falsas, sino que se enfrentaron al Estado francés.

Aunque la falsificación para salvar judíos no fue muy común, hubo episodios similares probados que libraron a miles de personas de ser asesinadas por los nazis.

Un ejemplo fue la Operación Bautismo, en la que el cardenal Angelo Giuseppe Roncalli, futuro papa Juan XXIII, falsificó durante la Segunda Guerra Mundial partidas de bautismo para salvar a 24.000 judíos desde Estambul (Turquía).

Se sabe, además, que el por entonces cónsul general de España en París, Bernardo Rolland, conocido por salvar secretamente a más de 80 judíos, prestaba una oficina en el consulado para ayudar a los sefardíes y aconsejaba a algunos de ellos para que fueran a ver a los sacerdotes y así falsificar las partidas.

Los Saporta

Karine Saporta es hija, sobrina y nieta de algunos de estos “bautizados”. Conoció la noticia después de devolver una llamada perdida a su móvil del periodista de El País. “Pensaba que era una broma”, relata.

El caso de los Saporta sobresale del resto por sus protagonistas. El benjamín de la familia se llamaba Raimundo.

Tenía 16 años y se convirtió décadas después en el vicepresidente del Real Madrid, mano derecha de Santiago Bernabéu y artífice, entre otras cosas, de que el jugador Alfredo Di Stéfano acabara vistiendo la camiseta blanca de por vida.

Una figura relevante de España, vinculada también a la dirección de la Federación Internacional de Baloncesto.

El amor sobre todo

A ninguno de estos misioneros españoles les tembló el pulso al firmar aquel centenar y medio de conversiones falsas para intentar salvarles la vida a estas personas

Que a nosotros tampoco nunca nos tiemble la mano para hacer el bien, para poner el amor por encima de la ley.

Tags:
bautismofrancialeynazismosacerdotevalentía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.