Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

El legendario manto de San Pedro Claver: cómo puede impactar en nuestra vida

SAINT PETER CLAVER

Kamilokardona | CC BY-SA 3.0

San Pedro Claver evangelizando a los indígenas de Cartagena de Indias, en una vidriera.

Michael Rennier - publicado el 09/09/22

Sin pensarlo, envolvía su capa alrededor de los cuerpos temblorosos de los esclavos o la envolvía en una almohada para su comodidad.

Cada vez que llegaba a puerto un nuevo barco negrero procedente de África, el padre Pedro Claver estaba allí para recibirlo, con los brazos llenos de galletas y limones. Repartió sus regalos, que había reunido la semana anterior pidiendo limosna a los cartageneros, y luego se inclinaba para besar a los difuntos y rezar una oración. Llevaba a los enfermos a la orilla en sus brazos y los sentaba a la sombra.

Fue algo así como un milagro que el padre Claver pudiera cargar con cualquier cosa, y mucho más con otro ser humano. No comía casi nada y vivía con una dieta de hambre. Dio todo lo que tenía para el cuidado de los esclavos que desembarcaban en el puerto una vez cada pocas semanas. Antes de que fueran vendidos a las condiciones crueles y agotadoras de las granjas azucareras, el padre Claver podía pasar unos días con ellos, tratándolos con ternura.

Centro de la trata de esclavos

En ese momento, en el siglo XVII, Cartagena era el centro del comercio de esclavos en el Nuevo Mundo. Ubicado en el Caribe cerca del istmo de Panamá, era implacablemente caluroso y ecuatorial, miserable a causa de la enfermedad. Las personas esclavizadas fueron traídas de África para trabajar en los campos de azúcar. Alrededor de un tercio de ellos murió en el viaje forzado desde África y muchos más perderían la vida en los años siguientes debido a las condiciones inhumanas en las que fueron retenidos. Claver compartió su miseria tanto como pudo. Tanto como pudo, se convirtió en su sirviente.

web-san-saint-pedro-claver-colombia-joe-ross-cc
Monumento a San Pedro Claver en Cartagena.

En su libro A Saint In the Slave Trade, Arnold Lunn describe cómo Claver hizo que los esclavos se sentaran mientras les enseñaba acerca de Jesús. Los traficantes de esclavos indignados lo interrumpían, diciendo que era impropio que los esclavos se sentaran mientras él estaba de pie. Simplemente respondió que eran sus invitados y, a los ojos de Cristo, eran más importantes que él. Continuó de pie. Continuaron sentados.

La capa legendaria

Una de sus pocas posesiones era una capa vieja. A veces, los esclavos sentados en sus clases de catecismo estaban tan enfermos y doloridos que tenían problemas para sentarse. Sin pensarlo, ponía su capa alrededor de sus cuerpos temblorosos o la envolvía en una almohada para su comodidad. Sus intérpretes quedaron horrorizados, pensando en lo sucia e insalubre que debía quedar la capa por esto pero, sin lavarla, Claver se la volvía a poner una vez devuelta. Lunn escribe:

“La capa tuvo muchos usos durante su ministerio: como un velo para ocultar heridas repulsivas, como un escudo para los esclavos negros leprosos y devastados por el lupus, como un paño mortuorio para los que habían muerto y una almohada para los enfermos. La capa pronto adquiriría una fama legendaria.”

Sí, la capa es un desafío. Es muy fácil afirmar que amo a la humanidad: votar de la manera correcta, decir las cosas correctas en las redes sociales, dar algo de dinero a una organización benéfica y luego llamarlo un trabajo bien hecho.

La capa es personal

El amor nos llama a lo particular. El amor exige que considere a personas específicas, la persona que está justo frente a mí, la persona que necesita mi tiempo y atención, la persona que me frustra o me molesta. ¿Cómo reacciono cuando mi hijo pequeño me ruega que juegue con él un juego aburrido y entumecedor cuando todo lo que quiero hacer es mirar la televisión solo en mi habitación? ¿Lo amo en ese momento?

¿Qué tal el feligrés que necesita hablar conmigo sobre una crisis personal, pero he tenido un día largo y estoy exhausto? ¿Lo pospongo?

La capa es un desafío para hacer esa llamada telefónica a mi abuela, callarme cuando quiero chismear, tomarme un minuto extra para hablar con un feligrés con el que me resulta difícil relacionarme. Hay una vida específica que me han dado, con todo el desorden y la frustración de construir conexiones con las personas en mi órbita. Aquí es donde comienza el amor.

Es más difícil amar de esta manera. La capa se gasta y se daña. Pide un sacrificio que es más que teórico. Este camino más difícil, sin embargo, está abierto para todos nosotros. Todos tenemos oportunidades todos los días para amar la vida particular que se nos ha dado y para difundir ese amor entre aquellos con quienes compartimos nuestros días.

Claver, me imagino, no era muy conocido fuera de Cartagena, pero entre las personas que lo conocieron, aquellos con los que tuvo contacto personal, aquellos con los que pudo interactuar aunque sea por unos momentos, tal vez esa capa les cambió la vida. Puede que fuera la primera y la última vez que alguien mostró preocupación personal por ellos. Ese es un tremendo legado para dejar, todo porque compartió una vieja capa hecha jirones. Quizás nuestros pequeños regalos de amor mutuo no sean tan pequeños después de todo.

Tags:
generosidadsantoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.