Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
Santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Familia y escuela, antídoto del hiperindividualismo

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SCHOOL

Shutterstock | iseeu2

Ignasi de Bofarull - publicado el 07/09/22

No solo necesitamos servicios o bienes de consumo. Somos relacionales y en ello la familia, la escuela y su relación es fundamental

Es imprescindible el regreso de las comunidades intermedias que llenen el vacío que emerge entre la abstracta relación Estado-individuo. No solo necesitamos servicios o bienes de consumo.

La persona relacional, solidaria, se guía por sus vínculos: deberes, compromisos contraídos en función de proyectos, de fines a largo plazo encarnados en alianzas fuertes. Y añado un vínculo más: necesitamos una educación y una cultura familiar que emerge a menudo desde el encuentro de familias amigas.

Añadamos un elemento más: una familia (familias) puede dar muchos pasos para vivir solidariamente, para sostener una red comunitaria de lazos y reciprocidades si hay una escuela ambiciosa y sabía que tira del carro en clave eminentemente cristiana.

Entonces puede emerger desde la escuela, la familia y la comunidad la reflexión sobre la identidad, sobre el pasado, la historia y la herencia de los gigantes (música, literatura, arte: entre Jerusalén, Atenas y Roma) que nos precedieron.

Y es que la formación cristiana de los hijos no se puede desligar de una formación humanística que la sitúa en el tiempo, en su contexto histórico, entre las civilizaciones precedentes y posteriores.

La estrecha relación de las familias y la escuela

En el lugar de verano, en el barrio, en la vida parroquial, en la vida asociativa, en las visitas a la biblioteca, en los libros domésticos, la escuela sabia y ambiciosa puede marcar el ritmo de la adquisición de una vasta cultura que gozosamente incluye el baile, la astronomía, el arte. Y este camino se traza en una estrecha solidaridad con las familias, con las familias implicadas en la escuela.

El hiperindividualismo nos puede estar arrebatando nuestra herencia y nuestro futuro. En otras palabras: las familias deben, quizá promover, pero siempre ponerse a favor de una escuela emprendedora y comunitaria que educa en profundidad. Escuelas comunitarias que se pueden convertir en un punto de ignición y modelo que reconstruye lazos y apuesta por acercarnos a una sabiduría –entendida en sentido fuerte- anclada en las tradiciones locales e universales. Estamos pensando en escuelas comunitarias como base de comunidades locales.

La escuela no es una agencia de colocación

La escuela comprometida con una cultura que apunta a la Trascendencia se ocupa de dotar a sus alumnos de una formación que los haga más humanos, más templados, capaces de entenderse con los demás, capaces de construir lazos, proyectos e ideales.

Alumnos, como se insiste ahora, capaces de convertirse en ciudadanos cívicos quizá siguiendo el modelo aristotélico de ciudadanos virtuosos que construyen la polis con vistas a una vida plena. Hay más: la escuela –en colaboración con la familia- tiene el papel de abrir las puertas a la verdad desde la pasión por convertirse en la mejor persona que uno está llamado a ser. Y ahí radica la verdad de cada persona.

La apuesta por el afán de saber y de progresar en la realización del bien: no solo individual, sino compartido. Sin embargo, el bien más privado, hiperindividualista no es un bien pleno: es soledad, incluso la tristeza y alienación en diferentes planos mencionados más arriba. La escuela debe abrir las puertas del mundo ante lo mejor.

Los alumnos deben crecer hasta albergar un alma grande, magnánima, esperanzada, entusiasmada por alcanzar significativos trabajos o crear empresas socialmente responsables, pero también iniciativas donde la alta cultura, la solidaridad, la vida ejemplar llenan de sentido la propia vida. Lo contrario es ser una escuela únicamente eficaz en el peor sentido de la palabra.

Una escuela de compartimentos estancos donde solo cabe mirar el valor de un sistema que culmina en el éxito escolar medido en los resultados, por ejemplo, de la selectividad. No rechazo que ese sea un objetivo: denuncio que sea el único objetivo. Apuntar a una escuela solo encaminada a que sus alumnos accedan a una capacitación profesional, cuando sea el momento oportuno, después de la ESO, después del Bachillerato (sea en la formación profesional –de grado medio o superior- o universitaria) es importante, pero a la vez es insuficiente

Familia y escuelas mancomunadas

Estos objetivos escolares ligados a la grandeza de los grandes proyectos personales y sociales no se logran sin una coherencia familia-escuela. La familia debe seguir a la escuela y la escuela debe formar a las familias.

Las familias deben aspirar a crecer en cultura, en un ocio de altura, en una vida familiar singular, estrecha, llena de vínculos con unos gustos cuando menos elevados y lejanos a la vulgaridad de mucha de la industria del ocio que es a menudo digital. Se me dirá que es un proyecto muy elitista.

Es un proyecto muy difícil y que requiere mucho esfuerzo, pero no es elitista. Es un proyecto que debe estar muy abierto a todas las adhesiones y lleno de realismo. Y hablo de realismo pues nuestra búsqueda de sentido, pertenecía y amistad es muy potente en el vacío en que vivimos. Y no es, desde luego, una propuesta para ricos.

La cultura, la alta cultura está llena de libros de buen cine, de viajes sabios, de tertulias maravillosas en los que la buena gente se encuentra para disfrutar de la vida sosegada e ilustrada.

Las bibliotecas están abiertas para todos, los cines, o las mejores plataformas en streaming donde se puede elegir el mejor cine, están al alcance de casi todos los bolsillos. Quizá debamos recuperar, frente al feísmo reinante, un canon de belleza literaria, cinematográfica, biografías, viajes, música, grandes momentos históricos, el periodismo veraz para compartirlo.

Pero un canon de belleza es seminal: son los primeros momentos de un árbol que se planta y luego da grandes frutos que definen la narrativa escolar y personal de cada familia, de cada grupo de familias, del alma de muchas familias unidas por una gran escuela sabia.

El hiperindividualismo es uno de los escollos a salvar cuando a lo que se aspira es a ir más allá y crear las condiciones de posibilidad de una vida plena inspirada en las lecciones de la herencia de los gigantes (sabios y santos) sobre cuyos hombros basamos nuestros logros y proyectos. El síntoma de que andamos en el buen camino es la conciencia de vivir, sin proponérnoslo, una vida bella y luminosa.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
escuela catolicafamilia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.