Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 04 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Dos santos profes a los que confiar tus intenciones en la vuelta al cole

ST CASSIAN,ST BENILDUS

Public Domain

Los santos Benildo y Casiano fueron grandes profesores

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 07/09/22

San Benildo y san Casiano comparten el día de fiesta, uno era amado y el otro odiado, ambos encontraron la santidad

Pierre Romançon, un niño pequeño nacido de padres analfabetos, no parecía estar hecho para ser maestro en la Francia del siglo XIX, donde los maestros de escuela gobernaban mediante la intimidación o una correa de cuero.

Pero era inteligente en sus lecciones y bueno con los niños, así que cuando se encontró por primera vez con los Hermanos de las Escuelas Cristianas, una orden de enseñanza, le pareció obvio que este era su llamado.

Los padres de Pierre no querían que entrara en la vida religiosa. Los Hermanos tampoco lo querían, preocupados como estaban de que un hombre de tamaño tan diminuto fuera incapaz de ganarse el respeto de los estudiantes.

Pero lo vieron enseñar durante unos días y lo admitieron sin reservas, viendo lo hábil que era maestro y la disciplina que inspiraba.

Y aunque sus padres amenazaron con dejar de ayudarle económicamente, el dinero no significaba mucho para un hombre que anhelaba hacer un voto de pobreza.

Hermano Benildo

Así que Pierre se convirtió en el hermano Benildo y se embarcó en una carrera docente bastante corriente que finalmente le ganaría un halo.

El Hermano Benildo no fue bienvenido cuando llegó por primera vez para enseñar en una nueva escuela.

Los padres de los niños ruidosos y casi analfabetos dudaban de que un hombre tan pequeño pudiera mantener a raya a sus hijos.

Pero él era más duro de lo que esperaban y también más amoroso, ganándose el respeto de los niños al respetarlos primero.

Con una estricta disciplina, el Hermano Benildo seguía siendo tan amable que cada uno de sus alumnos se sentía el favorito del santo maestro.

Pasó horas dando tutoría a los estudiantes más lentos e incluso aprendió el lenguaje de señas para instruir a un joven sordo de 18 años que quería hacer su Primera Comunión.

Benildus jugó con los niños, les dio recompensas y les enseñó a hacer instrumentos musicales simples (que luego les compró para salvarse de los padres furiosos que tenían que soportar la cacofonía que producían dichos instrumentos).

En poco tiempo, incluso los padres que inicialmente se habían opuesto a él iban a recibir lecciones en la escuela nocturna que Benildo instaló para adultos.

Un santo muy real

Sin embargo, nada de esto fue fácil. Los santos no se vuelven santos por tener un temperamento naturalmente impecable, sino por vencer sus inclinaciones al pecado, y san Benildo era tan fácil de enojar como tú o yo.

En una de las citas de santos más identificables de todos los tiempos, confesó la dificultad que le dieron sus intratables estudiantes:

Me imagino que a los mismos ángeles, si descendieran como maestros de escuela, les resultaría difícil controlar su ira. Sólo con la ayuda de la Santísima Virgen evito asesinar a algunos de ellos.

Pero sin importar cómo lo provocaban, su respuesta era el amor. Amor severo, a veces, pero amor igual. Y ellos lo amaron de vuelta.

San Benildus no hizo milagros ni tuvo visiones. Inspiró muchas conversiones y vocaciones, pero nada terriblemente notable.

El papa Pío XI resumió bien al santo cuando lo llamó el “Santo del trabajo diario”, al señalar: “La santidad no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien”.

Y en su vida ordinaria, sus alumnos lo amaban, sabiendo que él los había amado primero y mejor.

Otro santo maestro: San Casiano

El mismo día que se recuerda a san Benildo, la Iglesia celebra a otro santo maestro. Pero mientras san Benildo era amado por sus alumnos, San Casiano de Imola no lo era.

Maestro de escuela primaria del siglo IV, era responsable de ayudar a los niños a aprender a leer y escribir.

La historia no nos ha dicho si era un buen maestro o no, solo que sus alumnos lo despreciaban.

No es raro que los maestros excelentes sean odiados por ser estrictos o desafiantes, por lo que tal vez sea mejor no juzgar a san Casiano incluso a la luz de su destino.

Y fue un destino espantoso. Como sucedió con muchos de los primeros mártires de Roma, se descubrió la fe de Casiano y se le ordenó sacrificar a los dioses paganos.

Cuando se negó, lo condenaron a muerte. En lugar de cortarle la cabeza, el gobernador ordenó que sus alumnos mataran a san Casiano.

Entonces, el maestro de escuela primaria fue conducido ante unos 200 alumnos descontentos, cada uno armado con el lápiz de metal que se usa para tallar letras en tabletas de cera.

Rompieron sus tablillas sobre su cabeza, grabaron sus nombres en su carne y finalmente lo apuñalaron hasta matarlo.

Mientras tanto, san Casiano permaneció pacientemente, demostrando que tal vez su ira decía más sobre ellos que sobre él.

Profesores que amaban a sus alumnos

San Benildo fue exitoso, amado y reconocido durante su vida como un gran regalo para aquellos a quienes servía. San Casiano fue odiado más allá de toda razón.

Pero ambos servían a Dios sirviendo a sus alumnos, amándolos en pequeñas cosas sin importar si eran amados a cambio.

El 13 de agosto, fiesta de san Benildo y san Casiano de Imola, pidamos que oren por los maestros amados y odiados, para que tengan una paciencia sobrenatural y amen con el amor de Cristo. Y confiémosles nuestras intenciones al inicio de curso. Santos Benildo y Casiano, ¡rueguen por nosotros!

Tags:
educaciónmaestromartiressantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.