Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Qué hacer cuando no sé lo que Dios quiere de mí

Confession-shutterstock_1218184042.jpeg

Shutterstock

Como conocer a Jesús en la oración.

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/09/22

No se trata de acertar en todas las decisiones ni de hacerlo todo bien, Él simplemente quiere que sea feliz. Una bella reflexión de Carlos Padilla

Me gustaría tener claro lo que Dios quiere de mí.Dice el profeta:

«¿Quién conoce el designio de Dios? ¿Quién comprende lo que Dios quiere? Los pensamientos de los mortales son mezquinos, y nuestros razonamientos son falibles. Apenas conocemos las cosas terrenas y con trabajo encontramos lo que está a mano: pues, ¿quién rastreará las cosas del cielo? ¿Quién conocerá tu designio, si tú no le das sabiduría, enviando tu santo espíritu desde el cielo? Sólo así fueron rectos los caminos de los terrestres, los hombres aprendieron lo que te agrada, y la sabiduría los salvó».

Sólo la sabiduría de Dios me salva en medio de tanta incertidumbre. Sólo el Espíritu Santo que desciende sobre mí.

Sabiduría
Te puede interesar:​¿Buscas la sabiduría?

¿Quién soy? ¿Cuál es mi misión?

Me gustaría saber lo que debo pensar. Busco razones en mi alma. Quiero ser sabio pero estoy tan lejos.

Mis conocimientos son muy limitados, muy del mundo. Dios me ha dado un corto entendimiento para la vida.

¡Qué difícil es el autoconocimiento! ¡Cuánto me cuesta mirar dentro para saber cómo soy! ¡Cuánto más difícil me resulta conocer a Dios y descubrir sus planes!

Dios se escapa lejos de mí estando muy dentro de mi alma. Se esconde siendo sólo visible al corazón.

Quisiera saber bien si las decisiones que tomo son las correctas. ¿Cuál es el designio de Dios para mi vida? ¿Qué quiere de mí, qué desea?

Sólo quiere que sea feliz. Sabe que cuando lo sea voy a hacer felices a las personas que me rodean. Eso lo tengo claro.

Una humilde felicidad

shutterstock_1463929541.jpg
Mostremos nuestra confianza en Dios.

Quiero ser feliz y quiero que los que están a mi lado también lo sean. Porque siéndolo yo, ellos lo serán. Y si ellos lo son, mi felicidad aumenta.

Pero no quiere Dios que viva en tensión queriendo hacerlo todo bien. Es imposible hacer todas las cosas bien.

Es fácil saber que Dios quiere que haga el bien, que no peque, que no hiera, que no viva lleno de rabia y amargura.

No quiere que me haga daño con mis vicios y adicciones porque acabaré enfermando.

No desea que me aísle golpeando con mis palabras y gestos a mis hermanos. No quiere el pecado en mí, porque me hace daño y desea que haga el bien.

¿Cómo escoger?

Pero a la hora de elegir entre dos bienes la cosa se complica. ¿Cómo sé cuál es el camino entre dos bienes posibles?

Siempre se produce esta tensión cuando tengo que elegir. ¿Qué es lo que me conviene? ¿Cuál es el camino que me hará más feliz, más pleno?

¿Todo lo que me piden las personas es lo que Dios quiere? ¿Todas las ofertas que el mundo me hace son las que tengo que seguir?

¿Cómo discernir bien lo mejor para mi vida? Parece imposible saberlo con certeza.

A menudo me piden cosas opuestas que entran en colisión. Entre pecar y no pecar lo tengo claro. Pero entre hacer un bien y otro, no sé bien cuál es el camino.

Misterios divinos

Elegir una opción guiándome sólo por el criterio de la generosidad no basta. Puedo pensar que sí, pero no es el único criterio válido para elegir.

Pero la generosidad empieza por casa. Yo tengo que estar bien para poder servir con más alegría y generosidad.

Entre varios caminos posibles ¿cuál es el que Dios desea para este tiempo? No lo sé, no alcanzo a comprender el corazón de Dios, ni sus misterios.

No sé si acierto cuando elijo un camino dejando al lado el otro. Me entran las dudas. ¿Me estaré equivocando?

Una vez leía: «La mejor decisión es la que he tomado». Cuando decida algo eso es lo mejor que puedo decidir.

No puedo volver atrás continuamente para lamentarme por no haber seguido el otro camino posible.

No puedo caer en los escrúpulos y en los miedos. Miro hacia delante y asumo las consecuencias de la decisión tomada.

Puede que el tiempo me haga ver lo sabio de mi decisión. Puede que vea que me equivoqué. Y asuma que fue lo mejor que pude decidir teniendo en cuenta las circunstancias del momento.

La importancia del silencio

shutterstock_1238570230.jpg

Para poder saber bien lo que Dios quiere tengo que ser capaz de hacer silencio en el alma. Callar, esperar, aguardar. Y mirar a Dios a los ojos buscando sus Palabras.

Es el camino del discernimiento. Buscar esa luz para interpretar las voces con las que Dios me habla en el alma, en los acontecimientos de mi vida, en mis circunstancias.

La elección de un camino es un salto de fe, de confianza. Es creer que Dios va a estar detrás de ese sí que le doy, de esa entrega.

Confío que no me equivoco porque intuyo que no tengo razones para no elegir ese camino. Con el tiempo entenderé mejor si fue la decisión correcta.

Confiar

PADRE, FIGLIO, SALTO

Mirar hacia atrás es más sencillo que mirar hacia el futuro. Mientras tanto me abandono en el amor de Dios.

Él quiere que sea feliz en mi presente, hoy, y quiere que opte por ese camino en el que voy a ser más pleno.

A veces las circunstancias y las decisiones de los otros me obligarán a tomar decisiones que no quería tomar.

Lo asumiré como un riesgo y será un acto de amor hacia Dios. Él sabrá mejor cómo va a sacar un bien de los males que un día me toque sufrir.

No quiere el mal en mi vida, no desea que sea infeliz, todo lo contrario. Me quiere de forma incondicional elija lo que elija. Hoy repito como una oración las palabras del salmo:

«Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo? Ten compasión de tus siervos.
Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos».

Dios es mi refugio y en Él me abandono. Por eso no se trata de acertar en todas mis decisiones. Me equivocaré a menudo.

Se trata de tomarme de su mano y caminar confiado aunque no vea nada claro mirando hacia delante. El amor de Dios me sostendrá en medio de los reveses que me dé la vida.

Tags:
confianzadecisionesfesabiduría
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.