Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 07 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Jesús invita a menospreciar la familia y la propia vida?

drewniana płaskorzeźba Chrystusa

YuryKara | Shutterstock

Paweł Rytel-Andrianik - publicado el 03/09/22

Entiende una de las frases más difíciles del Evangelio de la mano del sacerdote polaco Pawel Rytel-Andrianik

Uno puede entrar en pánico al leer algunas partes del Evangelio. Como esta:

«Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo«.

¿Acaso Jesús fomenta el odio? El contexto judío en el que se pronunciaron las palabras de Jesús nos ayuda a entender el Evangelio.

¿Odio o amor?

Esta es una de las frases del Evangelio más difíciles de entender porque el texto original usa la palabra que literalmente se traduce como menospreciar o incluso odiar.

¿Cómo es posible que Jesús, que tanto habla del amor a Dios y al prójimo, pronuncie de repente tales palabras?

Para entenderlo, hay que leer el texto en el contexto de la cultura judía.

La expresión «menospreciar» significa en la Biblia «amar menos». Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, Lea confiesa que el Señor Dios escuchó que ella era amada menos. Literalmente el original hebreo dice ‘menospreciada’, senu’a, por su marido Jacob (Génesis 29,33).

Jesús utilizó una expresión similar para decir que los que quieren seguirle deben elegir amar a Jesús en primer lugar. Este amor no excluye el amor a la familia o a uno mismo. Sin embargo, es más grande que él.

«Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo«

Al llamar a los discípulos, Jesús no empieza su discurso con promesas, sino que primero señala las exigencias.

Prioridades

Otra condición está relacionada con las cosas materiales. Para los discípulos de Jesús, el mayor tesoro de la vida es Dios.

Jesús invita a los que quieren seguirlo a amarlo más que todo lo que tienen, más que las cosas materiales.

Esto no significa que no puedan disfrutar de las cosas necesarias para la vida. Pero estas cosas nunca deben apartarles de Dios, de su misión y de los asuntos que son más importantes.

«Si Dios es el primero, todo estará en su sitio». Estas palabras de san Agustín nos ayudan a entender el Evangelio de hoy.

También nos ayudan a poner en orden nuestra propia vida. ¿Qué es importante para mí? ¿Qué me impide poner a Dios en primer lugar?

Hoy le pediré a Jesús que sea siempre importante en mi vida y que lo ame más.

Tags:
amorentregajesucristorenuncia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.