Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Qué harás cuando veas que es hora de cambiar?

shutterstock_176490206.jpg

Shutterstock / hxdyl

Cambiar está en nuestras manos.

Jim Schroeder - publicado el 27/08/22

La mayoría de las decisiones no responden a crisis momentáneas, sino consideraciones y respuestas habituales confirmadas a lo largo de meses, años e incluso décadas

Me quedé allí mirando el árbol que colgaba sobre nuestra casa. Un gran pino blanco de doble tronco, parte del cual colgaba sobre nuestra cocina y la terraza trasera, se había partido durante la tormenta de la noche anterior y se había acercado poco a poco a nuestra casa durante las últimas 24 horas. 

Llamamos a un negocio cercano que se especializaba en el talado de árboles difíciles, y mientras el propietario describía la situación y justificaba la costosa propuesta de encargarse de él a la mañana siguiente (suponiendo que no cayera en nuestra casa esa noche), preguntó acerca de las edades de nuestros hijos, ya que había oído que teníamos bastantes.  

Cuando mencioné a nuestros (gemelos) mayores, que ahora tienen 16 años, y a nuestros ocho hijos en total, pronunció la frase: “No sé cómo lo haces”, que he escuchado innumerables veces antes. 

Dijo que tenía dos hijos, y eso era más de lo que él y su esposa podían manejar; su hijo mayor había comenzado como un embarazo gemelar y finalmente se convirtió en un nacimiento único. Dijo que era lo mejor, ya que no había forma de que él y su esposa pudieran haber manejado a los gemelos en ese momento de sus vidas.  

La forma involuntaria en que rechazamos a Dios

No hace mucho publiqué un artículo sobre el cambio y por qué es tan difícil, aunque estemos creados para ello. En el artículo, detallé cómo a menudo rechazamos a Dios sin querer al poner límites a nuestra capacidad de cambiar y crecer. Si bien las razones detrás de esto a menudo son comprensibles y bastante humanas, lo desafortunado de esto es que no solo limita nuestra capacidad de encontrar nuevas fuentes de alegría y significado, sino que tambiénlimita nuestra capacidad de acercarnos a los demás y a Dios.  

Sin embargo, irónicamente, tampoco nos damos cuenta de que al cerrarnos a oportunidades potenciales, podríamos estar arriesgándonos a una cierta ruina que no es tan obvia como un techo dañado o un porche derrumbado, sino que simplemente reduce nuestra capacidad de cambiar según sea necesario. 

A veces, estoy convencido, como lo atribuyó mi amigo de la tala de árboles, de que Dios reconoce que simplemente no estamos en un momento en que sea saludable que se nos imponga un cambio, como el caso de tener gemelos en un momento particular en vida. Por lo tanto, en estas situaciones, me pregunto si Dios reemplaza su ley natural y elimina los desafíos de manera obvia o misteriosa. A veces, sin embargo, permite que ocurra ese cambio forzado, y luego nos queda considerar qué haremos con lo que se ha impuesto.  

Qué tipo de vida queremos

La pregunta, sin embargo, es ¿qué tipo de vida queremos? ¿Queremos la vida en la que esperamos que el enorme árbol se desplome sobre nuestro espacio vital y luego descubramos cómo recoger los pedazos? 

A veces, por supuesto, es posible que no tengamos ninguna opción en el asunto, y simplemente debemos responder a lo que ha ocurrido. Aún así, en muchos casos, hay algo obvio que pende sobre nosotros, y somos reacios a iniciar y/o estar abiertos a cambios que podrían evitar que un desastre o simplemente un patrón poco saludable empeore. Pueden ser problemas significativos en un matrimonio que finalmente pueden conducir al divorcio o distanciamiento, o una situación financiera que está cerca de la bancarrota. Puede ser la amenaza constante de la ansiedad que reduce nuestra zona de confort, o la ira por una circunstancia que es tan penetrante y omnipresente que podemos sentir que nuestra salud y felicidad se desploman. 

O tal vez es simplemente un cambio total en el propósito principal de nuestros días, como la idea de volver a trabajar después de años de estar en casa o regresar a casa para cuidar a los hijos o a los padres ancianos después de décadas de trabajo a tiempo completo en su carrera profesional.  

¿Qué harás cuando sepas que es hora de cambiar?

Recientemente, estaba hablando con una amiga que es una profesional médica muy respetada en el área, que obtiene ingresos considerables y al mismo tiempo tiene un impacto positivo en los demás. Sin embargo, durante años, ha sentido el llamado interior de que es hora de cambiar su carrera para que, en última instancia, llene un vacío importante que existe en la comunidad. Ante diversas incertidumbres logísticas y financieras, y la pérdida de su estatus actual, ha vacilado en esta decisión durante algún tiempo. Mientras tanto, el problema que se cierne sobre ella, si bien no se encuentra en un estado catastrófico evidente, ha amenazado cada vez más con acabar con el gozo, el celo y el significado que ella sabe que son fundamentales para florecer de la manera que Dios quiere.  

Cuando se trata de las decisiones de la vida y el cambio potencial que se nos impone o se nos sugiere, parece que, en última instancia, Dios nos hace una pregunta simple, pero a veces aterradora: “¿Qué harás cuando sepas que es hora de cambiar?”.

¿Me dirás que no es posible, que no quieres hacerlo, o que ni siquiera tienes la capacidad para intentarlo, o me harás saber, en toda tu vulnerabilidad, que tienes mucho miedo de la propuesta? , pero que estás abierto y curioso acerca de cómo podría suceder? 

La realidad es que, a veces, no tenemos otra opción, como cuando una crisis nos obliga a tomar medidas inmediatas. Pero la mayoría de las decisiones en nuestras vidas no son crisis momentáneas sino consideraciones y respuestas habituales confirmadas durante meses, años e incluso décadas. 

Mentalidad aventurera

En todas estas situaciones, ¿esperamos y oramos para que Dios nos salve una vez más, como pudo haberlo hecho con respecto al dueño del negocio con el que hablé, o replanteamos nuestro desafío con una mentalidad aventurera: prudentes en nuestras decisiones, sin embargo, ¿alguna vez abiertos a una co-asociación con Dios en cualquier obstáculo que nuestro camino pueda presentar? 

En última instancia, ¿le dictamos a Dios el tipo de vida que queremos y necesitamos, o nos abrimos a las formas en que él está tratando de movernos?

Al final, la vida es una aventura garantizada, nos guste o no. Sólo tenemos a Dios a quien culpar por esto. La pregunta es si estamos o no abiertos y listos para desempeñar el papel dinámico que él tiene para nosotros, dondequiera que cuelguen las ramas del árbol.   

Tags:
cambioconfianzaconversiondecisionesdificultad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.