Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 25 septiembre |
San Cleofás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¡Peligro! ¿Qué ocurre cuando descuidas la oración? 

oración

Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 26/08/22

Si te ha pasado, identificarás rápidamente los síntomas. Una reflexión del autor de espiritualidad Claudio de Castro

«Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto,
pero la carne es débil.»

(Mateo 26, 41)

Me ha vuelto a ocurrir, me he concentrado tanto en escribir mis libros y estos artículos para Aleteia que de alguna manera descuidé la oración y todo ha empezado a ir mal. Comenzaba a perder el gusto a muchas cosas espirituales y las respuestas que esperaba de Dios no habían llegado.

La presencia de Dios en nuestras vidas es un misterio en el que a menudo reflexiono. Las Sagradas Escrituras, a las que acudo últimamente, nos aseguran que: «en Dios vivimosnos movemos y existimos« (Hechos 17, 28) Esto significa que Él está siempre pendiente de nosotros, nos conoce bien, escucha nuestras oraciones. Pero lo olvidamos y nos alejamos de Dios, fuente de todo bien. Y las cosas empiezan a ir de mal en peor.

No es algo común en mí. El buen Dios, mi Dios, nuestro Dios, suele ser un gran consentidor y sentía que algo me estaba diciendo y no le escuchaba. 

Había leído tiempo atrás estas palabras que se quedaron clavadas en mi corazón y me advierten cuando trabajo demasiado y comienzo a alejarme de Dios. «A veces olvidamos a Jesús por hacer las cosas de Jesús». Inmediatamente comprendí. Debía orar. 

Si descuidas tu oración pierdes tu cercanía con Dios y eso es terrible, de espanto.

Me tomé un tiempo para retomar mi oración diaria. Volví a visitar a Jesús en el Sagrario y a rezar el Rosario en el patio interior de mi casa. Y todo volvió a ser como antes, retornó la normalidad, la presencia amorosa de Dios, la serenidad, esa paz interior que sabes que no es de este mundo.

Abécédaire dans le ciel
Te puede interesar:El Abc de la oración

Suelo decirte en mis escritos esta frase que una vez escuché a un sacerdote: «Sin la oración estamos perdidos».  Es fundamental para nuestra salud espiritual y nuestra cercanía con Dios «orar siempre sin desfallecer», como nos pedía Jesús.

El demonio sabe que si no rezas podrás caer con facilidad en sus múltiples tentaciones de la carne, los malos deseos, la pornografía, los vicios, el robo, el orgullo, la codicia; por eso hace todo lo que puede para desanimarte y que no reces.

¿Qué es la oración? 

¿Te has preguntado alguna vez por qué es tan importante rezar y fortalecer con los sacramentos nuestras almas? Primero veamos lo que es la oración. Debes saberlo y estar consciente de ello para comprender su urgente necesidad.

El poder de la cruz
Te puede interesar:¿Qué es la oración?

Decía santa Teresita del Niño Jesús en su maravillosa obra Historia de un Alma: «Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como en la alegría».

Y, ¿qué nos indica el Catecismo de la Iglesia Católica?

2559 «La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes» (San Juan Damasceno) ¿Desde dónde hablamos cuando oramos? ¿Desde la altura de nuestro orgullo y de nuestra propia voluntad, o desde «lo más profundo» (Sal 130, 1) de un corazón humilde y contrito? El que se humilla es ensalzado (cf Lc 18, 9-14)».

La humildad es la base de la oración. «Nosotros no sabemos pedir como conviene» (Rm 8, 26). La humildad es una disposición necesaria para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios (San Agustín).

El Papa Francisco en uno de sus tuits )oct 30, 2021) ha dicho sabiamente: «Cuando rezamos, nunca lo hacemos solos: aunque no lo pensemos, estamos inmersos en un majestuoso río de invocaciones que nos precede y continúa después de nosotros».

¿Cómo va tu oración cotidiana? Tal vez descuidaste la oración o no rezas como debes o piensas que no vale la pena porque Dios no te escucha. 

Haz la prueba retorna a la oración fervorosa, esa que te permite experimentar la presencia de Dios y luego me cuentas. He visto cómo la oración nos ayuda a salir adelante y a encontrar respuestas a muchas inquietudes.

Cuéntame cómo te fue con la oración. Te paso mi email personal  cv2decastro@hotmail.com

¡Dios te bendiga!

Tags:
espiritualidadoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.