Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 04 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Las vacaciones y las heridas emocionales

shutterstock_2176974045.jpg

Simona Pilolla 2 - Shutterstock

En las vacaciones, es fácil que se remueva nuestro interior.

Mercedes Honrubia García de la Noceda - publicado el 26/08/22

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido heridos. Esas heridas son más dolorosas cuando quienes nos las han provocado son nuestros seres queridos (familiares y amigos). Mercedes Honrubia, del Instituto Coincidir, explica cómo afrontar la situación

Generalmente esa herida se ha provocado cuando hemos recibido una agresión o una carencia con respecto a la necesidad más profunda que tenemos: la necesidad de amor. Esperábamos de nuestros padres, hermanos o  amigos, amor, atención y respeto y nos hemos encontrado con todo lo contrario.

Quizás conscientemente no sabemos que la tenemos, pero su existencia se manifiesta a través de:

  • reacciones (exageradas o desproporcionadas),
  • actitudes (en la manera que tratamos a los demás),
  • trastornos (obsesiones, adicciones, estrés, etc..).

En los tres casos se pone de manifiesto nuestra fragilidad.

Primer paso para sanar la herida

Tomar conciencia de esa herida es el primer paso para sanarla. Ser capaz de hablar de ella, de sentir tristeza o dolor, nos permite situarnos frente a nosotros mismos para poder iniciar nuestro camino de sanación.

En verano, época de convivencia familiar, donde muchos vuelven a sus lugares de veraneo de la infancia, (vamos al pueblo de los abuelos, a la casa de la playa de los padres, donde conviven familias enteras durante varios días), es un caldo de cultivo para que muchas de las actitudes, comportamientos o reacciones de esos días, sean el reflejo de que hay una herida latente en nosotros.

Ahora en septiembre, en el Instituto Coincidir acompañamos a muchas personas en las que el verano o las vacaciones suponen una vuelta, sin saberlo, al recuerdo (un recuerdo que de manera indirecta no siempre es positivo) y donde esas heridas que permanecían ocultas, se reabren, precisamente porque su origen radica en nuestros amores más cercanos y más queridos.

  • Las vacaciones no han sido malas, nos dicen, sólo que yo no estaba en mi punto o he notado que tenía cierta tensión contenida cuando estaba con mi familia de origen. Eso me ha provocado discusiones con mi mujer o mis hijos, discusiones por cosas de lo más tonto, pero que generaban mucho malestar.
  • Algo se ha activado en mí este verano que no me ha hecho estar todo lo bien que me gustaría.

Este podría ser el comienzo de algunas de las sesiones con las que hemos iniciado la vuelta de verano.

shutterstock_2142311359.jpg
Una herida emocional puede desembocar en una adicción.

¿Cómo acompañamos las heridas?

El primer objetivo es aceptar la herida, para poder iniciar el propio camino de la sanación. Eso no significa que nos guste ni que lo aprobemos. Es ser plenamente consciente de que lo que hemos vivido supone una oportunidad y que estamos abiertos a nuestra realidad tal y como viene, sin resistencias. Es aceptar que tenemos la situación que tenemos, que nuestros padres o hermanos son como son y no generarnos falsas expectativas.

Aceptar es situarme en mi momento actual, reconociendo lo bueno que tiene mi vida, no pretendiendo que sean los demás quienes generen un cambio para que mi vida sea mejor, no depender tanto de las circunstancias, sino de cómo yo afronto mis circunstancias, qué actitud decido tener ante lo que me está ocurriendo.

Es aceptar mi realidad, la que tengo delante y lo que siento, para poder tomar las riendas de mi vida, dejando atrás ese pasado, sabiendo que tiene un aprendizaje para mí, porque me hace ser quien soy hoy, a pesar de esas circunstancias o seres queridos que me hirieron.

Por eso cuando volvemos del verano, cuando se generan o se han generado durante las vacaciones esas tensiones que muchas veces ni siquiera entendemos por qué, es ser capaz de escucharnos, hacernos cargo de nuestros sentimientos, aprender a escuchar cómo resuenan en nuestro interior y aceptar su presencia en nosotros.

Muchas veces nos encontramos con personas que permanecen heridas, porque niegan, tapan o ignoran lo que sienten. Otras personas no saben cómo expresarlo, se sienten mal, pero no saben por qué.

Pedir ayuda y saber acompañarlos en estos momentos es clave para iniciar ese proceso de sanación, tan necesario en nuestros corazones.

Aprender a expresar qué nos ocurre

En nuestras sesiones acompañamos a las personas para que aprendan a expresar esos sentimientos, entre otras:

  • Qué ha sucedido.
  • Qué he sentido.
  • Qué reacciones he tenido.
  • Qué necesidad mía se ha puesto de manifiesto.

Una vez que la persona toma conciencia de ello, vamos trabajando cómo entender sus afectos y expresar sus necesidades.

Responsables de nuestra propia sanación

Reconocer que podemos necesitar ser acompañados para sanar esas heridas, no es debilidad, es asumir nuestra responsabilidad para no seguir en el papel de víctimas(sin negar esa existencia) sino asumir que somos protagonistas de nuestra propia historia, haciéndonos responsables de nuestra propia sanación.

Ya lo dijo el Papa Francisco en enero de 2015:

No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón”.

Papa Francisco, XLIX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales
Tags:
amor de parejaAmoris laetitiafamiliafamilia numerosaheridasperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.