Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Superar 3 inseguridades frecuentes acerca de tener invitados

GUESTS

Rido - Shutterstock

Invitar a otros a casa es un modo excelente de cultivar la amistad.

Cecilia Pigg - publicado el 21/08/22

Algunas estrategias para aparcar frenos y prejuicios en torno al don de la hospitalidad

¿Te gustaría poder tener nuevas personas en su casa, pero nunca te sientes preparada o capaz de invitarlas?

Es posible, por supuesto, que no puedas invitar a la gente. Tal vez estés viviendo como invitada en la casa de otra persona, o estés viviendo con alguien cuyas necesidades hacen que sea imposible tener compañía. Es un tipo diferente de cruz que ames tener a gente de visita y no poder hacerlo a causa de personas con las que vives. Si ese es el caso, espera, ya que algún día eso probablemente cambiará.

Pero la mayoría de nosotros podemos invitar a personas a nuestra casa. Es solo que nuestras inseguridades nos frenanAsí que aquí hay algunas maneras de pensar de manera diferente acerca de tener invitados y algunas estrategias para dejar de lado las inseguridades que nos frenan.

“Mi casa no es lo suficientemente bonita”

¿Tienes un lugar para vivir? No importa si es un estudio o una mansión de cuatro pisos. Si puedes vivir en él, está bien invitar a la gente. Bueno, a menos que actualmente estés pasando por un proceso de restauración para eliminar el moho, o el lugar esté invadido por roedores. Entonces tal vez espera hasta que se resuelvan esos problemas. Pero otras cosas que tú ves como obstáculos para hospedar son probablemente más grandes en tu mente que en la vida real.

A la mayoría de las personas no les preocupa, y ni siquiera notan, la falta de cubiertos a juego, el humilde y ligeramente incómodo sofá de segunda mano o el polvo del baño que no barriste.

Mostrarte como eres te hace grande

Invitar a alguien a tu espacio, especialmente a alguien que no conoces bien, requiere mucha vulnerabilidad de tu parte. Compartir tu hogar con alguien durante una hora o tres implica compartir más de ti mismo de lo que lo harías en un lugar público. Y esa vulnerabilidad es un regalo que te ennoblece y bendice a quien lo recibe.

“No soy una buena cocinera o animadora”

No soy particularmente buena cocinera o animadora. Aprecio mucho cuando conozco a alguien que instantáneamente hace que todos a su alrededor se sientan acogidos y bienvenidos, especialmente porque es una habilidad que sé que me falta. Sin embargo, sé que tengo otros dones que puedo usar mientras hospedo. Me gusta conocer gente y hacerles preguntas sobre sus vidas. Disfruto cocinando, incluso si mis intentos no siempre salen tan bien como imaginé.

Concéntrate en tus fortalezas y considera en cómo puedes servir a aquellos a quienes invitas. La hospitalidad es una forma de amar y servir a los demás. Y cuanto más te concentres en ayudarlos a sentirse cómodos, menos tiempo tendrás para considerar tus propios defectos, ya sean reales o imaginarios

“¿Por qué eligen venir de entre todas las opciones que tienen?”

Tu invitación podría significar el mundo para alguien. Nunca se sabe quién necesita o quiere esa invitación. Los seres humanos fueron hechos para la comunión, con Dios y entre sí. Entonces, todos necesitamos estar con personas.

Extender una invitación, especialmente a alguien que no conoces bien, requiere vulnerabilidad. También requiere que seas desinteresado y dejes ir el resultado. 

RADOŚĆ
No tengas miedo de mostrar tu vulnerabilidad al darte a conocer en tu casa.

Ofrezca su hospitalidad, pero sepa que podría ser rechazada. Sus posibles invitados pueden decir que no, y es posible que no sepa por qué. Podrían estar nerviosos por su salud. Podrían estar muy ocupados en este momento y abrumados por agregar cualquier cosa a su plato en este momento. Y, por supuesto, siempre existe la posibilidad de que simplemente no quieran pasar tiempo contigo. Pero, como con todos los regalos y todos los actos de amor, es mejor intentarlo y fallar que nunca haberlo intentado. 

Al fin y al cabo, la hospitalidad es una forma de ser Cristo para los demás. Compartir una comida y conocer a alguien nuevo es una forma de amarlo. ¡Ten valor e invita! 

Tags:
acogidaamistadamor de parejacasahogar
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.