Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¡Socorro! Mi niño no para de hacer ruido en la iglesia

baby, toddler, mom

Nataliya Vaitkevich | Pexels

Los niños son parte importante de la vida de la Iglesia.

Theresa Civantos Barber - publicado el 21/08/22

Gracias a Dios por los bebés parlanchines en la Misa. Que nuestras iglesias nunca se queden vacías de ellos

Cuando nos sentamos en Misa la semana pasada, no pude evitar un ligero escalofrío. Mi pequeña estaba muy emocionada viendo a todas las personas sentadas detrás de nosotros que comenzó a saludar y decir “¡Hola! ¡Hola!» por los bancos.

Es complicado llevar a los niños pequeños a Misa en el mejor de los casos, pero especialmente cuando están en esa edad difícil entre un bebé y un niño pequeño. Algunas personas se refieren a los niños de un año como «tabies» porque son un cruce entre un bebé y un niño pequeño. Son demasiado pequeños para escucharte, pero lo suficientemente grandes como para correr, gritar y hacer travesuras.

Y es realmente complicado llevar un “taby” a Misa. Los bebés pequeños al menos se quedan quietos. Pero un niño de un año está desesperado por trepar y saltar por encima del banco y correr por el pasillo, y no tiene ni idea de la necesidad de estar callado en la iglesia.

Últimamente he tenido problemas para llevar a mi «taby» a la iglesia, y pensé que tal vez algunos de ustedes podrían identificarse. 

Puede parecer un problema realmente tonto; después de todo, solo dura uno o dos años, ¿verdad? ¡Pero esa breve fase de desarrollo realmente se acumula cuando tienes muchos hijos! Y todos mis niños pequeños han sido muy habladores, ansiosos por cantar en misa y saludar a todos los que estaban a la vista.

Entonces, ¿qué debes hacer si tu bebé no para de balbucear durante la Misa? Esto es lo que me está ayudando.

1ACEPTAR QUE ESTÁN ACTUANDO DE LA MANERA EN QUE DIOS LOS HIZO.

Dios hizo a los niños pequeños para que fueran ruidosos y activos. Está bien si tu pequeño está siendo dulce y activo en la iglesia. A veces le llevo juguetes silenciosos a mi niño pequeño, pero la mayoría de las veces, solo dejo que se pare en mi regazo o se aferre a la banca detrás de mí y dejo que haga lo suyo. 

Cantar, bailar y vocalizar con música son hitos del desarrollo apropiados para este grupo de edad, por lo que tiene todo el sentido del mundo que tu bebé haga esas cosas en Misa.

Es un asunto diferente si su bebé está gritando. Saco a mis hijos si están llorando o gritando. Pero la mayor parte del tiempo, trato de dejar de lado mi sentimiento de que mi bebé necesita estar perfectamente en silencio durante cada momento de la Misa, y dejo que balbucee solo. Es la forma en que Dios lo hizo en esta etapa, y francamente, no pasaríamos ni un minuto en misa si la sacara cada vez que hace algo.

Recientemente, una anciana sentada detrás de mí se levantó y se movió a otro banco después de varios minutos. Claramente, el balbuceo de mi bebé y sus intentos de trepar al banco eran una distracción para ella. Al principio me dolió un poco, pero luego me di cuenta de que había encontrado una buena solución. Ella tiene tanto derecho a no sentarse detrás de un bebé que distrae como mi bebé tiene derecho a estar en Misa. Así que recuerde que las personas siempre pueden alejarse si su niño pequeño realmente distrae.

Sin embargo, la mayoría de las veces, la gente parece disfrutar mucho al escuchar a mi bebé en misa. No puedo decir cuántas veces alguien se me acercó después y me dijo algo como: «Fue tan dulce escuchar a tu bebé cantando durante la Misa!” o «¡Me encanta escuchar a un bebé en la iglesia!»

Muchas de las iglesias en mi vecindario urbano están totalmente desprovistas de bebés. Los bancos están llenos de personas mayores y, la mayor parte del tiempo, mi bebé es el único bebé en toda la iglesia. Si bien este es un estado de cosas triste para la iglesia aquí en Chicago, el lado positivo es que la mayoría de las personas están encantadas de escuchar a mi bebé balbucear durante la Misa.

2NO SON TAN RUIDOSOS COMO CREES.

Nunca olvidaré un incidente divertido de mi infancia. Mis hermanos y yo estábamos alborotados en misa, y mis padres susurraron que debíamos comportarnos como los niños de otra familia, que estaban sentados a varias bancas de distancia. Después de la misa, los padres de la otra familia se acercaron y revelaron que les habían estado diciendo a sus hijos que actuaran como mis hermanos y yo, porque desde donde estaban sentados, ¡no podían ver ni escuchar ninguna de nuestras travesuras!

Lo que aprendí de ese incidente es que la mayoría de las personas en la iglesia están sentadas demasiado lejos como para notar si su hijo está hablando fuerte. Varias veces, me disculpé después de misa porque mis hijos gritaban, y la otra persona dijo: «¡Oh, no escuché nada!»

Así que concéntrate en mantener las cosas lo más tranquilas que puedas y no te estreses por lo que la gente piense del parloteo de tu bebé. Honestamente, si la gente se fija en tu bebé, debería ser para dar gracias a Dios por el regalo de su vida y por su presencia en la Misa.

Aquí tienes una galería fotográfica con 10 consejos para estar en misa con niños:

3LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS ESTÁN muy FELICES DE VER Y ESCUCHAR A tU BEBÉ.

Sé que dije esto antes, pero es realmente cierto. Varios sacerdotes me han dicho que les encanta escuchar a mis bebés “participar” en la Misa a su manera, y trato de mantener esto en primer plano en mi mente cuando me avergüenzo de su ruido.

Pienso en el dicho: “Si la Iglesia no llora, se muere”. Mi bebé puede ser el único en toda la iglesia que hace ruido, ¡pero gracias a Dios que está allí!

¿Sabes que mencioné esa vez cuando una mujer se alejó de nosotros en la misa? Sí, estaba avergonzada. Pero después de la misa, un hombre se me acercó y me dijo con firmeza: “Gracias por traer a sus hijos a la iglesia. Es muy bueno que estén aquí”.

Eso realmente lo resume mejor. Sí, es bueno que estén aquí. Gracias a Dios por los bebés que balbucean en la iglesia. Que nuestras iglesias nunca se queden vacías de ellos, mientras haya iglesias y bebés para estar en ellas.

En la siguiente galería fotográfica aportamos 10 pasos para llevar a los niños a misa:

Tags:
catequesisiglesia catolicaniñospadres-hijosparroquia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.