Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo la señal de la cruz puede transformar tu matrimonio

web-candle-couple-pray-light-pavel-l-photo-and-video-shutterstock

© Pavel L Photo and Video / Shutterstock

Una pareja enciende unida una vela.

Caroline Moulinet - publicado el 20/08/22

Esta oración sencilla pero poderosa es una hermosa manera de fortalecer la relación

Para Marie-Anne Lucas y su esposo Vincent, el matrimonio siempre ha sido su objetivo principal. A partir de su boda, se vieron a sí mismos como tres: esposo, esposa y su matrimonio.

Ver su matrimonio como una entidad en sí misma que debe ser cuidada les permite profundizar cada día su unidad a través de un pequeño gesto hecho con fe y amor.

Marie-Anne habla de ello en su reciente libro en francés, L’aventure de la prière en couple ” (La aventura de la oración en pareja). Aleteia habló con ella para saber más.

En su libro reciente, comparte las maravillas de la oración en pareja y menciona una cosa en particular. ¿Qué es ese simple gesto que tanto te nutre?

Bendecir a tu cónyuge, marcar a tu cónyuge con la señal de la cruz es muy hermoso porque nos convertimos en agentes de algo que se nos da en el nombre de Jesús. Mi esposo es mi mejor aliado, por eso quiero lo que es bueno para él. ¿Cómo puedo conseguir esto? Pidiéndole a Jesús que le haga bien, dejando que Jesús actúe en mi esposo.

Siempre es muy poderoso recibir la bendición de Vincent; recibo a Jesús porque Vincent cree en él y pide su bendición para mí. ¡Este gesto como tal es muy pequeño, pero de hecho es genial porque es efectivo! Esta cruz es eficaz. La cruz es nuestra salvación. Al bendecir a mi esposo, digo algo bueno, y más aún: hago circular en él el bien, el Amor. ¡Este pequeño gesto es muy dinámico! Es un saludo, una visitación de dos personas. Va más allá de nosotros. 

-Durante los muchos retiros que ha dirigido, ¿las parejas han compartido su temor a hacer este gesto?

¡Sí, totalmente! A veces puede ser difícil al principio, por lo que los cónyuges pueden comenzar con sus hijos. En general, es más natural. Entonces, se vuelve un poco más fácil comenzar a hacer este gesto en la almohada de su cónyuge, discretamente, en la oscuridad de la noche. ¡Entonces este gesto se vuelve espontáneo, incluso frente a los demás! A todos los bautizados se les da la oportunidad de contribuir a hacer presente a Dios.

«Vi que no iba al ritmo de mi marido»

-¿Habéis tenido siempre la gracia de rezar así, en pareja, con tranquilidad?

Siempre hemos tenido el deseo de orar juntos porque sentimos que nuestro matrimonio es precioso. Cada uno de nosotros personalmente tenía este amor por nuestro matrimonio, esta entidad común, pero tuvimos que adaptarnos el uno al otro.

Me moví muy rápido. Iba muy rápido. Demasiado rápido. Caí en un exceso de celo. Quería poner en práctica todo lo que estaba aprendiendo: lectura de la Palabra, alabanza, oración oral… Estaba construyendo mi propia oración por nuestra relación, pero eso ya no estaba completamente alineado con Vincent. Vi que ya no me servía de nada, así que volví a mi deseo original, volví al camino de aquellos comienzos de oración.

Estos primeros conflictos fueron muy beneficiosos. Aprendí paciencia para esperar a que Vincent encontrara su propio ritmo. Aprendí a respetarlo. ¡Mi celo le dio a Vicente la sensación de que no sabía rezar! ¡Yo no estaba más avanzado que él, en absoluto! Había construido una fortaleza con todo mi conocimiento. En ese momento de nuestra historia, lo que estaba en juego era nuestra armonía compartida, nuestro deseo de estar en armonía.

«Empezamos con un padrenuestro juntos»

-Desde el principio, ¿bendijiste a tu esposo trazando la señal de la cruz de Jesús en él?

Al principio tuvimos que superar nuestra timidez mutua, así que empezamos con un Padrenuestro juntos. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de lo fundamental que fue eso. Ya estaba todo ganado, aunque costara mucho abrir la boca para orar juntos. Cada uno de nosotros se aferró a nuestro deseo común de orar, de mantener viva la llama, nuestro deseo de abrir nuestros corazones y volvernos a Dios Padre para que se una a nosotros en ese deseo. Y allí descubrimos el deseo de Dios para nosotros. Fue tan simple y tan difícil al principio y, sin embargo, fue una gran promesa. 

-¿Entonces toda la aventura de la oración nació de este deseo de cuidar tu matrimonio?

Sí, éramos muy débiles, como la mujer enferma que se acercó a Jesús, para dejar que Jesús se inclinara sobre nosotros. Decidimos seguir la escuela ignaciana, así como la escuela de Santa Teresita. Todo esto nos permitió rebozar nuestra oración de pareja para tener pautas acordes a las circunstancias de nuestra vida.

-¿Dirías que la oración y la cruz son los dos tesoros que necesitas en tu aventura matrimonial?

La oración nos enseña a reconocer nuestra dependencia de Dios. No oro por Dios, oro para que Dios actúe y ore en mí. Esta realización fue un paso en nuestras vidas, que tuvo magníficas consecuencias para nuestros hijos. Más que abrir la puerta al mundo exterior para buscar al Señor, la oración es abrir la puerta al mundo interior, para buscar a Jesús presente en el interior. Este fue un punto de inflexión.

Entonces nos dimos cuenta de que el sacramento es Jesús. Así que nuestro matrimonio no es de mi creación, ¡viene de la bondad de Dios! ¡Así que absolutamente tenemos que dar gracias todos los días! Toda criatura tiene la tentación recurrente de permanecer centrada en sí misma. La oración es dejar que Dios respire en nosotros. La cruz es dejar que Jesús nos transforme a través de nuestra vida diaria, nuestras palabras que hablamos durante el día, nuestros fracasos, etc. Cuando una pareja puede ofrecerse esto, es un gran regalo.

shutterstock_390786556.jpg
Te puede interesar:Qué dice tu casa sobre ti
Tags:
amor de parejaAmoris laetitiamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.