Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 03 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Estás pensando en la vocación religiosa? Visita un monasterio

SUBIACO

Shutterstock | jackbolla

Monasterio de la Cueva Sagrada, en Subiaco.

Philip Kosloski - publicado el 18/08/22

Es difícil discernir la idea abstracta de la vida religiosa. Se requiere una experiencia de primera mano para conocer plenamente la voluntad de Dios para tu vida

El discernimiento de la voluntad de Dios en tu vida requiere mucha oración y orientación espiritual. Es un proceso de escucha, de espera paciente para escuchar lo que Dios tiene reservado para ti.

Normalmente, el discernimiento no implica una «revelación», en la que Dios te habla de forma audible. La mayoría de las veces implica un movimiento silencioso en tu corazón, en el que sientes que la paz de Dios inunda tu alma.

Tocar a la puerta de monasterios

Al principio, esto requerirá un periodo de oración y búsqueda, tocando a la puerta de varias comunidades religiosas y viendo cuáles son las que más tocan tu corazón.

Sin embargo, en algún momento esta forma abstracta de discernimiento debe convertirse en algo concreto, visitando físicamente un monasterio o convento, pasando allí unos días.

Éste es uno de los aspectos más importantes del discernimiento de la vocación religiosa. Una comunidad religiosa puede sonarte bien al visitar su página web, pero al llegar a su monasterio, te das cuenta de que no es la vida a la que Dios te llama.

Es algo que solo puedes saber cuando visites físicamente la comunidad y experimentes su vida.

Se trata de una fase natural del discernimiento, y cada comunidad religiosa lo sabe. No esperan que te decidas a abrazar la vida religiosa cuando llegues a su puerta. Saben que necesitas experimentar allí la vida y escuchar la voz de Dios. Saben que se necesita tiempo y discernimiento.

Tiempo prudencial

De hecho, a veces se necesita más de una semana, por lo que existe un programa de aspirantado para cada orden religiosa. De este modo, la persona puede contar con un año completo para discernir la voluntad de Dios. Después de ese año, eres libre de irte, o profesar los votos para permanecer en la comunidad.

Además, es posible que tengas que visitar varios monasterios o conventos, para descubrir la comunidad a la que te sientes llamado por Dios. Si en la vida de esa comunidad sientes paz, algo te está diciendo el Señor.

No tengas miedo de visitar un monasterio o convento. Si quieres conocer de verdad la voluntad de Dios, puedes visitar una comunidad o varias comunidades: el monasterio es sin duda un lugar propicio para escuchar la voz del Señor.

Traducción de Matilde Latorre.

Tags:
conventoDeClausuramonasteriovocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.