Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

La poetisa argentina nacida judía que se enamoró de Cristo

MARIA RAQUEL ADLER

Imagen tomada de la portada del libro "María Raquel Adler y su poesía"

Sandra Ferrer - publicado el 16/08/22

María Raquel Adler, autora mística, está considerada una de las mejores poetisas argentinas del siglo XX

La inspiración poética de María Raquel Adler nació de una fe intensa, sincera, hacia Cristo. Era judía de nacimiento, pero un día decidió convertirse al catolicismo.

No se conformó con seguir el camino que le marcaba Jesús. En su profundo amor a Él decidió dedicar su producción literaria a ensalzarlo.

Sus poesías místicas demostraron la sinceridad de su conversión y la elevaron a lo más alto de la literatura Argentina, país en el que vivió, aunque no en el que nació. 

DIOS en mí ha encendido la más sagrada llama,
Poder indestructible del tiempo que la inflama.

Dios en mí ha vertido tantos dotes humanos,
Que a través de los siglos se tornan sobrehumanos.

El en mí ha infiltrado la más gran maravilla:
Vibrar con toda vida, brillar con lo que brilla;

Con todo lo que canta, que llora, ríe o gime;
Con lo desconocido, esta verdad sublime

Del eterno misterio, cercano o infinito;
Con el día y la noche, con su sagrado mito.

María Raquel Adler no nació, de hecho, en tierra firme. Lo hizo en un barco. Sus padres, de origen  alemán él, rumano ella, vivían en Argentina.

Añorados de sus orígenes, realizaron un viaje a Europa cuando su madre ya estaba embarazada. En el viaje de vuelta, antes de pisar tierra, nacía María Raquel.

El año no se sabe con exactitud, como tantos otros datos biográficos de la vida de esta escritora; en parte por ella misma, quien jugaba al despiste con su edad siempre que podía. Así, podría haber sido en una fecha indeterminada de la primera década del siglo pasado. 

María Raquel debió ser una estudiante aplicada, aprovechando la educación que no era habitual para las jóvenes de su tiempo. Sabemos que ejerció como maestra de francés en la Escuela Normal de La Plata y castellano en otros centros educativos de Argentina. 

¡Oh! Señor Jesucristo, misericordia, santo
Es tu grande designio, tu bondad infinita
Que aún guardas de tu amor una chispa bendita. 

Destilan aún tus manos aquel sacro rocío,
Con el que ungieras almas y fecundaras brío;

Vierten aún tus ojos una luz sin poniente,
Que abraza y encandila y brilla eternamente.

Desde muy joven ya estaba inmersa en la belleza de la escritura. Sus palabras, sus versos, recibieron la más alta inspiración. Sus padres, judíos, se habían convertido al catolicismo, y ella siguió sin dudar sus pasos, autoproclamándose orgullosa «hija de Israel en Cristo». Su fe católica la llevó a escribir la que sería probablemente la producción mística más importante del siglo XX en Argentina. 

Yo le  he  visto, Jesús, cómo llamabas 
al pueblo de Israel, que el paso tardo 
y encorvado camina bajo un pardo 
cielo de amargura. Tú llorabas.

 Yo te he visto, Jesús, cómo extendías 
 la enardecida o la serena mano. 
 “¡Deja, oh Israel, deja aquel vano 
 quebranto de la duda!” —les decías—.

María Raquel Adler estuvo vinculada al mundo de las letras argentinas, formando parte de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Escritores.

También participó intensamente en la Asociación de Escritoras y Publicistas Católicas, fundada en 1939 por un grupo de autoras argentinas que iniciaron su andadura en la Abadía de San Benito del barrio porteño de Palermo. Estas escritoras trabajaron intensamente para promover la literatura inspirada en la religión católica. 

Su hogar se convirtió durante mucho tiempo en el centro neurálgico de la intelectualidad porteña. Hasta el final de sus días, el 28 de julio de 1974, continuó escribiendo poesía y experimentó con otros géneros como la prosa o el teatro. Pero en lo que sin duda destacó fue en sus obras místicas, entre las que destaca Revelación, Mística o De Israel a Cristo. 

SEÑOR si Tú lo crees, que yo aún no he dado
Lo bastante a la vida, y que ya a la sazón
Hubiera yo podido ser nutriz y blasón,
De este mi pobre siglo y que lo he desdeñado.

Señor si Tú lo crees que yo llevo heredado
La gracia de tu espíritu; y que con mi eslabón
Su engranaje ajustare, cadena en rebelión
Del humano que todo, todo lo ha denigrado.

Señor si Tú lo crees, que las gotas de oro
Al humano no bastan; y que así yo demoro
La redención sublime de paz, gloria y amor.

¿Que les abra mis venas, mi sangre de ellos sea.
Les injerte mi espíritu, les nutre mi idea,
Y que dé en holocausto mi vida que está en flor?

¡Señor si Tú lo pides, así sea Señor!

Tags:
argentinajudaismoliteraturamísticomujerpoesía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.