Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 septiembre |
San Wenceslao
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo escuchar el dolor? Una experta habla de la violencia sexual contra los niños

smutna dziewczynka przytula pluszowego misia

sirtravelalot | Shutterstock

La violencia contra los pequeños debe ser erradicada con nuestra lucha sin tregua.

Karolina Krawczyk - publicado el 16/08/22

“En muchos hogares no se habla de intimidad. Y es gracias a la educación sexual que los niños aprenden a cuidar sus fronteras”, dice Ewa Kusz del Centro de Protección Infantil de la Academia Ignatianum de Cracovia. Aleteia ha mantenido una entrevista con ella

Trauma, reparación, culpa. Son temas que afectan directamente a las víctimas de delitos sexuales. ¿Cómo puede leer las señales perturbadoras y hablar con los niños que han sufrido abuso sexual? A estas y a muchas otras preguntas responde Ewa Kusz, psicóloga y sexóloga*.

Cada vez más personas comienzan a hablar sobre el hecho de que han sido abusadas sexualmente. Hay comentarios en la web: «¿De repente se acuerdan?» Y no es tan así. 

Para empezar, me gustaría explicar que este patrón de conducta se aplica no solo a aquellos que han sido agraviados en la Iglesia. Si un adulto no reconoce el mensaje de un niño sobre el abuso sexual (y el niño a menudo no lo comunica directamente), ese niño comienza a pensar que su experiencia es irrelevante, que el adulto no le creerá, por lo que no tiene sentido hablar de ello con nadie más. Así que no lo hace durante los próximos cinco, diez o… veinte años.

-Hasta que sucede algo que hace que se atreva a romper de nuevo el silencio.

La víctima de abuso sexual comienza a volver al pasado en varias situaciones: cuando se presenta otra dificultad en su vida, cuando se descompone y pide ayuda a alguien. Otra situación es aquella (y que actualmente estamos observando en los medios, por ejemplo) cuando empezamos a hablar del delito de abuso sexual en general. De repente, se abre una «ventana» para que esa persona mencione su propia experiencia.

Algo debe suceder en la vida de la víctima que la prepare para revivirlo y contar lo que ha pasado. Si en la infancia no hubo una respuesta inmediata a su mensaje, la experiencia podría quedar completamente anulada o bloqueada durante muchos, muchos años.

Mantén tus ojos abiertos

Los niños no hablan directamente. ¿A qué deben prestar atención los adultos (padres, maestros, tutores)?

Por ejemplo, un niño puede resistirse a ir a un lugar en particular. Sí, no toda renuencia a dejar el hogar es lo mismo que daño sexual a un niño. Sin embargo, vale la pena prestar atención a por qué esto es así. ¿Por qué de repente se niega a participar en el entrenamiento, la educación religiosa o las clases en la escuela o el jardín de infancia? Siempre vale la pena intentar ver el «fondo» de este comportamiento. Esto puede ser algo muy difícil para un niño. 

Otra señal puede ser que hasta el momento el niño se ha comportado normalmente y de repente, por ejemplo, empieza a esconderse, a escaparse o a retroceder al período anterior de la vida. En tal situación, vale la pena aumentar la vigilancia. Los mensajes de abuso sexual pueden incluir enfermedades venéreas, problemas con el sistema reproductivo y/o urinario, o embarazo.

-Probablemente el niño no sabrá cómo comunicárselo al adulto.

Así es. Si el asunto concierne a un niño pequeño, él o ella no podrá contarlo a su manera sin mencionar el uso de nombres genitales «adultos».

Poco o nada se habla de sexualidad en nuestros hogares. Es una pena, porque una buena educación sexual protege las fronteras del niño, incluso la protección de las partes íntimas. Una buena educación sexual es también información sobre quién es una persona segura y quién tiene derecho a tocar las partes íntimas (médico, padre durante la lactancia).

Odio y calumnias

Ya he mencionado las denuncias en Internet contra las víctimas. La gente escribe, entre otras cosas, que las víctimas sólo hablan ahora porque quieren, por ejemplo, una compensación económica. ¿Cuál es su experiencia? ¿Qué necesitan realmente las víctimas? ¿Y qué hace que empiecen a hablar de su daño solo ahora, años después?

Vale la pena señalar que cada caso de la persona lesionada es diferente. Es imposible encontrar un denominador común aquí. Por lo tanto, sería difícil hablar de las razones y motivaciones comunes por las que comienzan (a menudo después de muchos años) a hablar de sus errores.

Como mencioné antes, hay momentos en que la discusión pública actual sobre el abuso sexual es un punto crítico para reabrir sus propios recuerdos. Hay personas que hablan públicamente del daño que han sufrido. La mayoría, sin embargo, se revela «en silencio»: en consultorios psicológicos o en conversaciones privadas con sus seres queridos.

Más a menudo, el perjudicado trata simplemente de liberarse del daño experimentado en la soledad, de la carga de aquel suceso. Quieren vivir una vida sana, sin doblegarse bajo la carga de la experiencia que no le han explicado a nadie hasta ahora. 

También están los que deciden romper el silencio porque no quieren que el perpetrador vuelva a lastimar a alguien. Están buscando justicia. Quieren que quede claro a quién ha hecho daño.

Debería ser obvio.

A menudo, por desgracia, no lo es. El comportamiento clásico entre las víctimas de la violencia es asumir automáticamente la culpa. Solo después de trabajar el tema, durante la terapia o en una conversación con los seres queridos, llega el punto de inflexión en el que la víctima comienza a comprender que ha sido herida y que no es culpable de ello.

Volvamos, sin embargo, a la cuestión del pago del daño causado. No está mal pedir reparación, incluida la reparación financiera. Por otro lado, hoy en día la mayor parte de la compensación se exige a las estructuras de la iglesia. Nadie exige compensación de los perpetradores de otros círculos. Al menos no he oído hablar de casos de tales demandas en Polonia.

Joven con angustia
Hay un momento en que las víctimas deciden hablar de lo sucedido. No es para todas el mismo.

Hablemos más sobre lo que está sucediendo en la web. ¿Puede una persona lesionada que lee una historia similar a su propia historia, o incluso comenta bajo un reportaje o una publicación en las redes sociales, experimentar más daño o trauma?

Lo que está pasando en los medios, la publicidad del tema, los comentarios, sean los que sean, ayudarán a unos, dañarán a otros y a otros no les importarán. Así como no existe un «tipo» de persona perjudicada, tampoco existe un patrón de respuesta.

Vertido anónimo de porquería

-En los comentarios debajo de una de esas historias horribles, leí que las niñas «más bien no fueron violadas, porque ninguna de ellas quedó embarazada de su torturador». ¿Por qué alguien se permite tales opiniones? Después de todo, también tienen un impacto en los lectores que pueden haber tenido experiencias similares detrás de ellos. Por no hablar de las víctimas descritas en tal o cual informe.

¿Quizás la intención del escritor era proteger enérgicamente al perpetrador? ¿O fue alguien que no ve ningún problema en traspasar los límites íntimos de la otra persona? También hay personas que naturalmente cuestionan y critican todo.

Para mí, este argumento es ilógico, porque se sabe que no todo acto sexual termina en embarazo. En segundo lugar, los informes de los medios no siempre incluyen todos los detalles. Desafortunadamente, dado que las personas pueden ser anónimas en Internet, a menudo se permiten cruzar fronteras que preferirían no cruzar en el mundo real.

Y aquí no solo exceden, sino que también hacen daño.

El abuso sexual no se trata solo de ser el centro de atención. Muchos de ellos corren «en silencio». No hay necesidad de publicar todos los casos.

También puede ser bueno, sobre todo desde la perspectiva de las víctimas, que queden así protegidas del ojo de las cámaras, y por tanto también de la necesidad de conceder entrevistas o del riesgo de escuchar comentarios dañinos sobre sí mismas.

«La persona agraviada tiene derecho a permanecer en el anonimato.»

Es importante que los periodistas traten de abordar el tema de los abusos -especialmente de las víctimas- con especial empatía. A veces vale la pena considerar si, al preparar material sobre un caso determinado, es necesario indicar el sexo y la edad de la víctima, o incluso el lugar donde se cometió el delito. Dichos detalles están destinados a identificar al perpetrador, pero también revelan el perfil de la víctima. Y la persona agraviada tiene derecho a permanecer en el anonimato. A veces la persecución sensacionalista no es más que la explotación de las víctimas.

.¿Podría entonces surgir un trauma secundario?

Por supuesto. También tuve pacientes cuyas publicaciones en los medios causaron otro trauma.

Diferentes rostros de la violencia sexual

Las personas abusadas sexualmente tienen miedo de hablar de su experiencia cuando no han sido violadas sino “solo” obligadas a desvestirse o tocar a la otra persona.

El abuso sexual no tiene que ser solo a través del contacto físico. También hablamos de violencia sexual cuando el perpetrador, por ejemplo, expone sus genitales. Y no importa si lo hace directamente en presencia de esta persona o a través de fotos o mensajes. También es violencia obligar a alguien a hacerlo. O persuadir a la gente para que vea contenido pornográfico o participe en conversaciones eróticas.

También es abuso sexual hacer participar a un o una menor de una conversación erótica o un «juego».

En el contexto físico, la violencia sexual es cuando el perpetrador toca a la persona lesionada o la obliga a tocar al perpetrador. También lo son, por supuesto, los besos sexuales, la penetración con el uso del pene, los dedos o todo tipo de otros objetos.

Existen diferentes calificaciones de los actos en el Código Penal [de cada país].

«Ante todo: escucha, cree y acepta»

¿Cómo hablar con las víctimas de delitos sexuales? ¿Qué decir y qué no decir? Y finalmente, ¿cómo ayudar para no dañar al final?

Ante todo: escucha, cree y acepta. No intentes verificar los hechos en términos de verdad: este es el papel de la aplicación de la ley.

No está permitido pedir detalles, porque no se trata de satisfacer la curiosidad, sino de dar espacio a la víctima para que diga libremente lo que quiera transmitirnos. Es bueno asegurarles que estamos allí y que haremos todo lo posible para ayudar. También vale la pena preguntarle cuáles son sus expectativas y cómo podemos brindarle esta ayuda.

-¿Qué pasa si la víctima no sabe lo que necesita?

Mucho depende de las circunstancias. Desde la edad de la víctima, quién le hirió y si sigue amenazado por la presencia del agresor. Si el asunto concierne a un niño, habla con los padres. Si, por el contrario, uno de los padres resultó herido, entonces debe comunicarse con el otro tutor del menor, el adulto. Independientemente de las circunstancias, se separa a ese niño del perpetrador y luego se denuncia el delito a las autoridades competentes encargadas de hacer cumplir la ley. 

¿Qué pasa con la promesa de que «solo será nuestro secreto»?

Tales declaraciones no pueden hacerse. Es importante explicarle a la víctima de inmediato por qué no podemos guardarnos lo que hemos escuchado. Puede estar seguro de que solo se lo diremos a aquellos que necesitan saberlo, a nadie más. Debe quedar claro que estamos del lado del niño, y transmitimos esta información por el bien del niño, para obtener la ayuda que necesita.

-¿Cómo es el proceso de recuperación del trauma?

Depende de muchos factores. Por ejemplo, si este evento se superpuso con otras experiencias difíciles o fue aislado. ¿Cuáles fueron los factores adicionales de riesgo y protección entre el daño y su denuncia? ¿Cómo funcionó la persona lesionada durante este tiempo? 

Existe tal cosa como la resiliencia o factores protectores. Detrás de este concepto está todo lo que podría crear protección adicional, apoyo para hacer frente al daño. Esto incluye los recursos que tenía el niño antes de que ocurriera el daño. También son los recursos que le quedan después del daño que le han hecho. Es, por ejemplo, el apoyo familiar o una estructura de personalidad específica.

Cuanto antes el niño revele lo que ha sucedido después del trauma, menos durará. Ciertamente, cuantos más factores de apoyo y protección, más breve y efectivo será el tratamiento.

* Ewa Kusz – psicóloga, terapeuta. Subdirector del Centro de Protección de la Infancia de la Academia Ignatianum de Cracovia.

Tags:
abusos sexualeseducacióneducación sexualpadres-hijosviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.