Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Vida de pareja: cuando el amor puede doler

shutterstock_582281080.jpg

Shutterstock

BenEssere - publicado el 15/08/22

El miedo a estar solos nos hace caer en una auténtica dependencia emocional. Aquí se explica cómo reconocer los síntomas. Firma el artículo Agnese Pellegrini en colaboración con Michela Pensavalli, psicóloga y psicoterapeuta

En la era de los likes, con contactos cortos y poco intensos -enlaces, de hecho- hasta las amistades se transforman. Y tener cientos de amigos -o seguidores- a menudo solo se traduce en una inmensa soledad. Todas las relaciones afectivas se ven afectadas en alguna medida: aumentan los miedos, se crean cortocircuitos en la comunicación… en definitiva, corremos el riesgo de convertirnos en verdaderos esclavos del amor. Una realidad que, lamentablemente, no pocas veces conduce a una agresión real.

De qué se trata

«En el origen del problema de la violencia, a menudo hay una verdadera adicción», explica Michela Pensavalli, psicóloga y psicoterapeuta, coordinadora y responsable de las actividades de la comunidad terapéutica para el tratamiento de las adicciones conductuales «Sísifo», que junto a dos colegas – Tonino Cantelmi y Emiliano Lambiase – escribieron un libro sobre el tema.

«Muchas relaciones -añade- se basan en la devolución de la imagen que tenemos de nosotros mismos del otro, y naufragan ante decepciones de diversa índole: funcionan en tanto el otro nos ve y nos hace sentir bella, única, amada y estimada. Si bien el choque con los defectos, las imperfecciones propias y ajenas, se vuelve insoportable (a veces letal), produce un efecto de desencanto mutuo y corrupción de la imagen personal».

A veces, uno se acerca a una persona por la necesidad de ser apreciado; o, por el contrario, por miedo a estar solo. Necesidades, éstas, que poco tienen que ver con el amor, que en cambio nos obliga a aceptar al otro tal como es, y no por lo que puede representar para nosotros. Enfatiza el Dr. Pensavalli:

«En la mayoría de las relaciones románticas, hay repetidos intentos de compensar los traumas, el vacío y las molestias emocionales experimentadas en la primera infancia».

Y es sobre estos sobre los que tenemos que trabajar para encontrar una solución.

Cuando la relación no es saludable

A través de modernas técnicas e instrumentos, los investigadores han detectado las áreas de activación cerebral y las reacciones químicas que se desencadenan tanto en la fase de enamoramiento como en la estructuración de las relaciones afectivas, identificando incluso similitudes con la ingesta de sustancias psicoactivas.

No es, por tanto, un eufemismo hablar de «adicciones afectivas«: los circuitos que se activan son los mismos que en otras formas de adicción (de sustancias, alimentos, conductas, juego). “Esto apoya la tesis de que el amor y la dependencia pertenecen al mismo dominio de la mente”, comentan los autores del libro.

«Las relaciones sentimentales», aclara Michela Pensavalli, «actúan sobre el estado de ánimo y el comportamiento como el uso de psicofármacos, drogas blandas y duras: tienen el poder
de excitar o sedar. Por lo tanto, se puede abusar de él hasta el punto de volverse dependiente de él».

Esto sucede cuando te encuentras con personas que cargan sobre sus hombros debilidades individuales no resueltas e inmadurez: en estos casos, la historia de amor corre el riesgo de ser «peligrosa».

Un hecho, sin embargo, es que en gran medida todo esto depende de nuestra infancia: si hemos sido amados por nuestros padres correctamente, entonces seremos capaces de tener relaciones sanas y responsables.

De lo contrario, no es raro que el adulto desarrolle una dependencia emocional hacia la pareja.

A menudo, porque necesita ser considerado y recibir protección o aprobación: el miedo a ser rechazado es tan grande que uno trata de «mantener la relación a toda costa, incluso si el otro no está de acuerdo y si la relación es claramente disfuncional, enfermiza o peligrosa (con conducta desordenada y violenta)». Las «herramientas» son conocidas:
sumisión (física y psicológica), aislamiento, humillación, desvalorización, hasta amenazas y violencia.

Los cuatro magníficos

Hay cuatro modos de adicción , cada uno correspondiente a una «tipología» humana.

El cambio rápido

Crecieron en familias perfectas, cuya prioridad es verse impecables a los ojos de los demás. Buscan aprobación, alejan a quienes los critican. Para mantener cerca a la persona de la que dependen, niegan las emociones negativas. De ahí la necesidad de adaptarse y transformarse para complacer a la pareja.

Yo, amante latino

Suelen tener padres sobreprotectores, dependen de los demás para buscar apoyo pero a menudo no se involucran emocionalmente. Se rodean de relaciones paralelas, son celosos pero no quieren ser controlados. Se escapan, pero luego siempre regresan porque no saben cómo terminar una relación.

No me dejes

Crecidos, por diversas razones, abandonados a sí mismos, para recibir el cariño y la atención de su pareja asumen los problemas de los demás. Son compulsivamente cariñosos y autosuficientes. Si bien desean un amor que de alguna manera les retribuya, no sienten que lo merecen sino a costa de un gran esfuerzo y muchas veces de sumisión (soportan abusos
y malos tratos).

El obsesivo

Con padres rígidos, exigentes y anafectivos detrás de ellos, buscan parejas confiables y predecibles. Esclavos de los valores, a menudo son manipuladores. Los celos y el control pueden llegar a niveles muy altos. Por lo tanto, dependen de una relación que les da estabilidad.

Una salida

“La salida de la prisión de las adicciones se alcanza a través de un camino terapéutico que aumenta los grados de libertad personal”, destaca Pensavalli. Que, en concreto, son la conciencia, la aceptación y el cambio. Por eso, en primer lugar, es necesario admitir tener un problema y saber identificarlo (la dependencia emocional, de hecho, ya sea de la pareja o de los miembros de la familia), reconociendo sus mecanismos.

Necesitamos saber existir, incluso sin un «otro» que sirva de espejo o compensación; luego entrar en contacto con sus emociones, sabiendo distinguir los miedos de los deseos, tratando también de entender qué eventos en nuestro pasado han llevado a un comportamiento disfuncional.
El segundo grado de libertad es la aceptación.
Significa hacer las paces con la propia historia, con los propios límites y defectos
, teniendo el coraje de observar las experiencias negativas, sin condenarlas, pero ni siquiera negarlas.

Debemos aprender a ser compasivos con nosotros mismos, porque solo abrazando el dolor podemos dejarlo ir.
Finalmente, se debe tomar acción: iniciar nuevos pensamientos y comportamientos, hacer valer los propios derechos y respetar los de los demás. Quizás, no será un camino directo y rápido; se necesitará mucha determinación.

Sin embargo, esta es la única manera de construir relaciones saludables, dice Chiosa Pensavalli: «En este punto es posible elegir qué tipo de persona queremos ser y qué tipo de relaciones queremos cultivar (¡o cortar!)».

ARTÍCULO ORIGINAL DE WELLNESS DE FEBRERO 2022 AQUÍ EL LINK PARA SUSCRIBIRSE A LA REVISTA WELLNESS

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiamatrimonionoviazgo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.