Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Por qué hay empresas que vulneran los derechos de los pueblos indígenas

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
shutterstock_615500477.jpg

Byron Ortiz - Shutterstock

Deforestación para levantar edificios entre árboles, en Guatemala.

María José García Crespo - publicado el 12/08/22

Manos Unidas denuncia la creciente violencia que sufren los pueblos indígenas de América Latina, la constante presión que soportan sus territorios a consecuencia de actividades extractivas como la industria maderera, el agronegocio, la minería y los grandes proyectos energéticos. El artículo de María José García Crespo recoge casos concretos de mala praxis

Como cristianos deberíamos plantearnos si las empresas en las que trabajamos o en las que invertimos son éticas. Somos cristianos siempre, en la vida corriente, en el ambiente familiar, en nuestro puesto de trabajo y en los negocios. La protección del medioambiente forma parte de la responsabilidad empresarial. El respeto a la vida es la cuestión ecológica más importante.

La encíclica “Laudato Si” nos recuerda un mensaje principal de los relatos de la Creación de que nosotros, las personas, vivimos “en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas: la relación con Dios, con el prójimo y con la tierra” (LS 66).

San Juan Pablo II afirmaba en su exhortación apostólica Pastores Gregis:

“El signo más profundo y grave de las implicaciones morales, inherentes a la cuestión ecológica, es la falta de respeto a la vida, como se ve en muchos comportamientos contaminantes.

Las razones de la producción prevalecen a menudo sobre la dignidad del trabajador, y los intereses económicos se anteponen al bien de cada persona, o incluso al de poblaciones enteras.

En estos casos, la contaminación o la destrucción del ambiente son fruto de una visión reductiva y antinatural, que configura a veces un verdadero y propio desprecio del hombre”.

Respetar a los pueblos indígenas y su entorno

La Plataforma por las Empresas Responsables (PER) recuerda la importancia de contar con una ley nacional de debida diligencia que proteja a las personas y al medioambiente de prácticas empresariales irresponsables.

Los derechos humanos y el medioambiente de los pueblos indígenas siguen siendo vulnerados por la actividad de empresas sin conciencia. 

AMAZONIA
Indígena en Panamá.

La PER ha denunciado la situación. Parece mentira que, con la conciencia medioambiental existente, ciertas multinacionales, especialmente empresas constructoras, energéticas, extractivas y agroalimentarias, ataquen de forma consciente el ecosistema de los pueblos indígenas.

La mayoría de estas empresas desarrollan su actividad en terceros países cuya legislación desprotege de forma sistemática los derechos humanos y el medioambiente.

La deforestación, el acaparamiento de tierras, los impedimentos de acceso al agua y al territorio, son delitos que algunas empresas cometen y que quedan impunes.

Como suele pasar en estos casos, los beneficios económicos se superponen a los derechos de los más débiles. Las comunidades que conviven en entornos sensibles se ven impotentes para paralizar estas actuaciones inmorales y reclamar daños y perjuicios. 

Se requiere “una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza”

Papa Francisco “Laudato Si’” , 139

En España, organizaciones de la PER como Alianza por la Solidaridad-ActionAid han investigado casos de vulneración de los derechos de los pueblos indígenas sin penas para las empresas.

Manos Unidas denuncia

Manos Unidas ha querido denunciar la creciente violencia que sufren los pueblos indígenas de América Latina, la constante presión que soportan sus territorios a consecuencia de actividades extractivas como la industria maderera, el agronegocio, la minería y los grandes proyectos energéticos.

MINING
Llamamos también al mundo empresarial a eliminar sus prácticas de explotación criminal, irresponsable y depredadora de vidas, territorios y culturas que nos están llevando a convertir nuestra Casa Común en un “inmenso depósito de porquería”, tal como lo indica el papa Francisco.

El Punto Nacional de Contacto del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España ha destapado el caso de Cobra, empresa que ha vendido recientemente el presidente de ACS, Florentino Pérez. La compañía realizó un complejo hidroeléctrico bajo el sugerente nombre de “Renace”, aunque quizá “Muerte” o “Destroyed” hubiesen sido más ajustados a la realidad.

Para el desarrollo de este proyecto no se ha contado con el conveniente estudio de impacto ambiental; se ha ejecutado sin consulta previa, libre e informada sobre los bienes naturales y sin cumplir las diligencias pertinentes.

Según informa la organización guatemalteca Madre Selva, «en el año 2015, las comunidades Q’eqchi’ de Santa María Cahabón se dieron cuenta de que había maquinaria de construcción trabajando sobre el río Oxec y otra en el cauce del río Cahabón».

Acudieron a la Municipalidad de Santa María Cahabón, a la Procuraduría de Derechos Humanos PDH, para solicitar información sobre lo que estaba ocurriendo en los dos ríos.  

Un aluvión de ilegalidades

El proyecto transgrede la Constitución de la República de Guatemala, el mecanismo de la Consulta Comunitaria garantizada por el Convenio 169 sobre Derechos de los Pueblos Indígenas de la OIT, (Organización Internacional del Trabajo), la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas y el Código Municipal para la Consulta de Vecinos. Casi nada.

El resultado es el colapso del cauce del río Cahabón, (en el departamento de Alta Verapaz de Guatemala), que ha afectado a una población de 29.000 indígenas Q’eqchí.

Florentino Pérez
Florentino Pérez, dueño del Real Madrid FC, y hasta hace poco dueño también de Cobra, la empresa acusada de ilegalidades en los ríos Oxec y Cahabón

El Ministerio de Energía y Minas otorgó la concesión gratuita de los Ríos Oxec y Cahabón por 50 años a los proyectos hidroeléctricos.

El plan Renace comenzó a finales de los 90 y se dividió en varias fases; para ir acaparando poco a poco el agua del río sin que «se notara mucho». Vamos, lo que viene a ser burlar la ley.

Primero, una presa chiquita y un embalse con promesas de desarrollo incumplidas. Todo ello en un área rural donde una población empobrecida todavía firma con la huella dactilar y carece de suministro eléctrico.

En España existe legislación para que se protejan estos derechos, pero para aquellos proyectos que se realizan en España.

El bien no es relativo

Las oenegés quieren ir más allá y que este tipo de obligaciones se cumplan en otros países que cuentan con leyes permisivas y gobiernos corruptos o excesivamente permisivos.

Leyes que protejan los derechos humanos y el medioambiente. Es necesario impulsar leyes para proteger a las personas y al planeta. Desde un planteamiento cristiano, el bien es el bien, y punto. El bien no es relativo. El Papa Francisco reflexiona:

“¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá”.

Empresas #Irresponsables

Existen numerosos ejemplos de empresas que fingen ser “ecológicas, inclusivas y responsables” en Europa, pero que son negligentes y destructivas en otros continentes.

Así lo demuestra el estudio Casos recientes de abusos de empresas españolas; que evidencia cómo la ausencia de normas claras de responsabilidad empresarial vulnera los derechos de las personas e impacta negativamente en el medioambiente. 

Para evitar que esto ocurra, las oenegés reclaman que España apruebe «sin dilación una ley de debida diligencia empresarial; para prevenir los impactos sobre los derechos humanos y el medioambiente, obligando a las empresas a contar con planes de debida diligencia que cubran toda su cadena de valor, transparentes e independientes; y que, en caso de que se produzcan, las personas afectadas puedan acceder a justicia y reparación». 

“La política y la empresa reaccionan con lentitud, lejos de estar a la altura de los desafíos mundiales”

Papa Francisco, “Laudato Si'»

Buena imagen en casa, transgresores fuera

Empresas con buena reputación corporativa en España nos sorprenden con transgresiones en terceros países. ¿Le suenan Mapfre, Ecoener-Hidralia, Agrogeba o Prosegur?

Otros países, como Francia, ya están manos a la obra. Comunidades afectadas en terceros países por la irresponsabilidad empresarial han podido llevar ante la justicia a la empresa energética EDF. Ha violado el consentimiento libre, previo e informado y ha atacado a los defensores en la implementación de su proyecto eólico Gunaa Sicarú en la comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo.

También grupos indígenas y oenegés han demandado al Grupo Casino, gigante cadena de supermercados, por la venta de carne asociada a la deforestación en la Amazonía brasileña y colombiana y la vulneración de derechos de esas comunidades. 

Contar con una ley nacional es efectivo para exigir responsabilidades a las empresas y garantizar la reparación a las víctimas.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
españaguatemalaLaudato Simedio ambiente
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.