Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
Santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Puede funcionar una pareja que va a distintas velocidades en la vida espiritual?

shutterstock_1772329643.jpg

KieferPix - Shutterstock

La experiencia de la fe en el matrimonio ha de encajar para bien de los dos.

María Álvarez de las Asturias - publicado el 07/08/22

La fundadora del Instituto Coincidir, especializado en terapia familiar y de pareja, da ideas para superar los retos de las personas que han tenido una experiencia fuerte de fe y están preocupadas por si esta novedad puede ser un problema para el matrimonio

Algunos amigos han tenido recientemente la gracia de tener un encuentro con el Señor, a través de distintas experiencias espirituales. Personas que estaban alejadas de la Iglesia, o que no tenían al Señor presente en sus vidas; o que, directamente, no se habían planteado nunca la posibilidad de tener esa relación con Dios.

¡Qué bueno cuando han compartido conmigo lo que esas experiencias les han aportado! Porque estas confidencias son dejarme entrar en su intimidad, compartir conmigo algo realmente precioso.

¿Nos distanciaremos?

Además de ayudarme personalmente a valorar y agradecer un poco más (nunca suficientemente) la presencia del Señor en mi vida, también me plantean retos. Uno de ellos es cómo vivir bien esta relación que acabo de encontrar o retomar con el Señor y, al mismo tiempo, que me ayude en mi relación matrimonial. Porque no siempre esta experiencia es compartida por los dos cónyuges. Tal vez tú has tenido ese encuentro del que hablamos y tu marido o tu mujer, no. Y hay un cierto peligro de distanciarnos entre esposos cuando marchamos a “distintas velocidades” espirituales.

La experiencia de encuentro con Cristo es un deslumbramiento, es como estar en el Monte Tabor: “¡Qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas”. Dan ganas de quedarse a vivir así, con el Señor, con todo el tiempo, la atención, el afecto… puestos en Él. Pero hay que volver a la vida diaria; también los discípulos, tras el Tabor, fueron a Jerusalén. Es verdad que no iban solos, iban con Jesús. Pero el Señor no les dijo: nos quedamos aquí, que se está muy bien. Esa experiencia con Cristo fue un regalo que les confortó y les llenó el corazón para los momentos difíciles que vendrían en la vida. Para nosotros, igualmente, la experiencia de encuentro con el Señor es un regalo, que nos llena el corazón para volver a nuestra vida ordinaria, acompañados por Él.

La vida cotidiana

Nos puede ocurrir que queramos conservar esa sensación de bienestar que hemos experimentado, y para ello empecemos a repetir actos que hicimos en esos días, dejando en segundo plano nuestras actividades cotidianas. Por decirlo más claramente: podemos pensar que es mejor irnos a la adoración de la parroquia que quedarnos a leer un cuento a los niños. Y aquí me parece que es bueno tener cuidado al discernir qué hacemos por el Señor y qué hacemos por nosotros mismos, disfrazado de hacerlo por el Señor.

María, ¿me estás diciendo que no está bien ir a la adoración???? ¡Claro que no! Lo que digo es que, si estáis casados o sois padres, lo que el Señor quiere es que le améis amando a los que os ha confiado.

Si, además, podéis ir a visitarle, a Misa entre semana, a una adoración… ¡qué bueno! Pero, sin darnos cuenta, a veces todo esto se nos cuela como una forma de escapar de lo cotidiano, que es cansado y complicado, y buscamos un bienestar emocional propio. Puede resultar más reconfortante estar una hora cantando al Señor que “peleando” con baños, cenas, cuentos… ¿Vamos a alabar al Señor por Él, o lo usamos como una vía de escape?

El Señor viene a llevarnos a un camino mejor

También es importante tener en cuenta que, como decía antes, muchas veces el acercamiento al Señor y a la Iglesia no se produce a la vez en los dos miembros del matrimonio. Y hay que tener un tacto infinito y mucho cariño y paciencia para no presentar al Señor como la competencia que viene a robarme a mi pareja o a crear desavenencias y sufrimientos, sino como el Amor que quiere llevarnos por un camino mejor.

Si siempre que tengo un momento libre me voy a la parroquia y mi cónyuge no lo entiende, en vez de unirnos nos vamos a ir separando. Tal vez, en ocasiones, agrade más al Señor ofrecerle renunciar a un rato que sabemos que nos iba a gustar y a hacer sentir bien emocionalmente, y amarle disfrutando de una conversación, un paseo o un simple estar con la persona que Él nos ha dado para llegar juntos al cielo.

Tags:
amoramor de parejaAmoris laetitiaconversionmatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.