Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 agosto |
San Maximiliano Kolbe
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La profética consagración a la Virgen que Juan Pablo II hizo en Canadá

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Justin Trudeau

Twitter-Justin Trudeau

Justin Trudeau de niño con Juan Pablo II

José Antonio Méndez - publicado el 29/07/22

En un contexto internacional que tiene sorprendentes similitudes con el presente, san Juan Pablo II imploró el auxilio de María durante su primer viaje a Canadá. Casi 40 años después, y con el Papa Francisco como peregrino en el país, aquella oración se revela llamativamente actual

Un virus de presunto origen animal, y para el que no existía vacuna previa, causa millones de muertos, sobre todo en los países subdesarrollados. Rusia y China se mantienen unidas en una alianza que amenaza la paz internacional. Una dura crisis económica lastra el crecimiento de Latinoamérica y España. África, lacerada por el hambre, la sequía y la violencia, encadena dramáticos procesos migratorios. Europa se ve sumida en una quiebra de identidad mientras estudia cómo mantenerse unida en el futuro. Y Estados Unidos inicia un enorme proceso de reconversión energética, industrial y tecnológica.

Aunque pueda parecerlo, no se trata de una radiografía del momento actual, sino de un breve esbozo de la actualidad internacional en 1984, el año en que por primera vez un Sucesor de Pedro realizaba un viaje apostólico a Canadá.

Entonces, el VIH, las relaciones chino-soviéticas, las hambrunas de Etiopía o la crisis del petróleo copaban portadas y noticiarios, como hoy lo hacen el coronavirus, la guerra de Ucrania o el encarecimiento del gas. 

Sorprendentemente actual

Con aquel contexto como telón de fondo, san Juan Pablo II visitó el Santuario de Nuestra Señora del Cabo, patrona de Canadá, en Quebec.

Y allí realizó una consagración a la Virgen cuyas implicaciones iban mucho más allá de la realidad canadiense.

Cuarenta años después, durante el histórico viaje penitencialque el papa Francisco está realizando en el país norteamericano, las palabras del Pontífice polaco resultan llamativamente actuales.

Y es que durante su oración, el Santo Padre pedía a la Virgen María, entre otras cosas, que las parejas se abrieran al don de la vida; que la sociedad cuidase de enfermos y ancianos, sin descartarlos; que los responsables eclesiales fuesen valientes para afrontar sus responsabilidades y viviesen “la alegría del Evangelio”; que la Iglesia se mantuviese unida; y que los líderes mundiales implicados en guerras se convirtieran a Dios

Hoy, cuando Canadá ha aprobado algunas de las legislaciones más permisivas con el aborto y la eutanasia, cuando el mundo mira con temor los movimientos de Rusia, y cuando incluso el papa Francisco ha visto la urgencia de viajar al país para afrontar el escándalo eclesial de las escuelas residenciales para niños indígenas, aquella oración mantiene entera su vigencia. 

La Consagración completa:

Te saludo, llena de gracia, ¡el Señor está contigo! 
¡Te saludo, humilde Sierva del Señor, bendita entre todas las mujeres! 
¡Salve, Santa Madre de Dios, Virgen gloriosa y bendita! 
¡Salve, Madre de la Iglesia, Santa María: Madre nuestra!

Virgen del Cabo, tú abres los brazos para acoger a todos tus hijos; 
a jóvenes y mayores los escuchas y los consuelas; 
tú muestras a todos la fuente de toda alegría y paz: Jesús, el fruto de tu vientre.

Te presento a tu amor de Madre a los hombres y mujeres de este país. 
Pido por los niños y jóvenes:
que avancen en la vida guiados por la fe y la esperanza,
que abran el corazón a las llamadas del Señor de la mies. 
Pido por las parejas:
que descubran la belleza siempre nueva del amor generoso y abierto a la vida. 
Pido por las familias:
que vivan la alegría de la unidad, donde cada uno da a los demás lo mejor de sí mismo. 
Pido por los solteros:
que encuentren la alegría de servir y la de saberse útiles a sus hermanos y hermanas. 
Pido por las personas consagradas:
que den testimonio, con su libre compromiso,
de la llamada de Cristo a construir un mundo nuevo.

Ruego por los que están a cargo del pueblo de Dios:
obispos, presbíteros, diáconos
y todos los que ejercen un servicio eclesial y un apostolado. 
Guárdalos en la valentía y en la alegría del Evangelio.

Oro por los enfermos, los cansados y los desanimados. 
Dales el apaciguamiento de su sufrimiento y la capacidad de ofrecerlo con Cristo. 
Haznos atentos a sus dolores y a sus necesidades.

Oro por aquellos a quienes la sociedad aparta y rechaza. 
Haznos fraternos con todos
y ayúdanos a ver en ellos a los pobres en los que tu Hijo se reconoce.

Guía a los políticos por los caminos de la justicia para todos. 
Ayuda a la comunidad humana a progresar en la solidaridad.

Oro por los que se apartan de Dios. Devuélvelos al amor y a la luz del Señor.

En más de un país, la gente está en guerra. 
Sostén a las víctimas heridas y convierte a los que siembran la desgracia.

Muchos de nuestros hermanos y hermanas sufren de hambre. 
Permítenos compartir más y de forma gratuita.

Sostén a la Iglesia en Canadá en el anuncio del Evangelio. 
Confirma en ella el poder de tu Palabra. 
Disponla para estar al servicio de la justicia. 
Fortalece en ella la comunión que tu Hijo estableció entre los miembros de su Cuerpo. 
Ayuda a todos los hijos de Dios dispersos a encontrar de nuevo la plenitud de la unidad.

¡Madre de los Fieles! Ruega por todos nosotros, que somos pobres pecadores. 
Enséñanos a vivir en la amistad con Dios y en la mutua ayuda fraterna,
a caminar por los caminos del Señor,
fuertes en la fe y fortalecidos con el apoyo de tu presencia.

Te presento a mis hermanos y hermanas de este país. 
Acógelos en tu bondad auxiliadora y en tu ternura maternal,
porque son amados por tu Hijo Jesús,
que te los confió en el momento de dar su vida por todos. 

¡Amén!

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
canadaconsagracionJuan Pablo IIvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.