Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 agosto |
San Maximiliano Kolbe
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

6 maneras de criar a mis hijos para «estar en el mundo sin ser del mundo»

torsten-dederichs-XRcEsQKTWGk-unsplash.jpg

Torsten Dederichs / Unsplash

Cecilia Pigg - publicado el 26/07/22

¿Cómo ayudo a mis hijos a darse cuenta de que esta vida es un regalo pero que la vida eterna es nuestra meta? La experiencia de una madre

“¡Oh no, no puedo encontrar las llaves!”, grité desde arriba. Mi niño pequeño (que disfruta tirando cosas a la basura) me sonrió inocentemente y se encogió de hombros, afirmando no saber dónde podrían estar.

Sabía que debería haberme ido unos minutos más antes de salir corriendo por la puerta, pero eso significaba que definitivamente llegaríamos tarde a almorzar.

A medida que mi estrés se disparó, la voz de mi hijo de 5 años vino desde abajo, haciendo una pausa en mi ansioso monólogo interno: “¡No te preocupes, mamá! ¡Hablaré con san Antonio! Tony, Tony, ven, algo se ha perdido y no se puede encontrar. ¡Por favor ayúdanos a encontrar las llaves de mamá!”.

Efectivamente, unos minutos después de su oración, el niño pequeño descubrió las llaves en el contenedor de lego. “¡Mira, mamá! Sabía que las encontraríamos”. Mientras nos subíamos al auto, agradecí a Dios en silencio por el don de la fe de niño.

Si creemos en Dios, entonces tenemos que darnos cuenta de que este mundo no es la meta. ¿Cómo ayudamos a nuestros hijos a descubrir esta verdad?

Aquí hay algunas formas intencionales y prácticas que he reunido para ayudar a mis hijos a recordar que este mundo no lo es todo.

¡Buenos días, Jesús!

Tenemos un crucifijo en nuestra pared cerca de la mesa del desayuno, y cada mañana cuando pasamos ante él de camino a comer, rezo en voz alta una oración rápida y espontánea de «buenos días, Jesús». Le agradezco por un nuevo día, por el sueño de anoche. Hacemos oraciones a la hora de comer, pero quiero que mis hijos puedan comenzar el día agradecidos y conversando con quien los ama más que yo. Además, cuanto más cómodos estemos hablando con Jesús, más cómodos estaremos hablando de Él.

Tomando caminatas

Durante el otoño y la primavera tratamos de hacer caminatas semanales los domingos. Nuestra ciudad tiene muchos senderos naturales y parques que hemos descubierto. Además de proporcionar tiempo de buena calidad para nuestra familia y los beneficios del ejercicio, tratamos de utilizar este tiempo para apreciar la belleza del mundo que nos rodea.

Quiero cultivar un espíritu de asombro en mis hijos que permanecerá con ellos por el resto de sus vidas. Si puede maravillarse con un hermoso halcón que llama desde un árbol, o un campo de hierba de la pradera que se mece suavemente con el viento, entonces fácilmente se vuelve espontáneo vivir con asombro y gratitud hacia Dios, el creador de todo.

Escuchar historias de santos

Nos encanta escuchar libros grabados y CD en el auto. Glory Stories son algunas de nuestras favoritas: son dramas de audio atractivos sobre las vidas de personas que amaron a Dios y lo siguieron en su estado específico de vida. Quiero exponer a nuestros hijos a buenos modelos a seguir, y ¿quién mejor que los santos?

Orando por las personas a las que ayudamos

Cada vez que vemos a una persona con un cartel al lado de la carretera, tratamos de darle algo, ya sea dinero en efectivo, una bolsa de bocadillos, una botella de agua y una estampita sagrada. También nos aseguramos de preguntarle cuál es su nombre. Luego, oramos por ellos mientras nos alejamos y los incluimos en nuestras oraciones antes de acostarnos. De esta manera, podemos seguir tangiblemente las instrucciones de Jesús de dar comida a los hambrientos. Además, podemos recordar que esta persona no solo tiene hambre, sino que también está hecha a la imagen de Dios y, sobre todo, tiene hambre del amor de Jesús.

Visitar cementerios

Visitar cementerios es una forma sencilla de recordar que todos moriremos algún día. Y la muerte, aunque traumática, es la entrada a la vida eterna. Damos un paseo por los cementerios cercanos a nuestra casa y leemos los nombres de las tumbas. Luego, al salir, decimos una oración por todas aquellas personas con las que nos hemos cruzado y sobre las que hemos leído.

Pregunta: «¿Alguien necesita esto más?»

Es muy fácil distraerse con nuestras posesiones (teléfono, computadora portátil, ropa, libros y mi cosa favorita… te estoy mirando). Y cuando todo en lo que podemos pensar es en nuestras cosas, se vuelve mucho más difícil pensar en lo que realmente importa. Por lo tanto, tratamos de revisar regularmente nuestros libros, juguetes y ropa, y nos preguntamos a nosotros mismos y a nuestros hijos: «¿Realmente necesitamos esto?» o «¿Alguien más usaría esto más que yo?».

¡Sagrada Familia, ruega por nosotros!

Tags:
catolicismoeducacióneternidadfamiliafeidentidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.