Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo mirar la vida para ser feliz

mężczyzna stoi w skalnej grocie nad brzegiem morza

djgis | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/07/22

Si te enfocas en la belleza, es más fácil que la veas. Una bella reflexión del padre Carlos Padilla

El color del mar, ¿viene de la luz que se refleja? ¿O es el color que yo tengo en mi alma que se desliza sobre el mar? ¿Las personas son como yo las veo o son como ellas se ven?

¿El cielo refleja el estado de mi ánimo o soy yo el que influye en su color con mis cambios de humor? ¿La lluvia pone triste el alma o la alegra?

¿Todo depende del color del cristal con que lo miro o hay cosas inmutables que no cambian aunque para mí sí parezcan diferentes?

¿Tengo más razón cuando grito o mi silencio puede ser más demoledor que mil palabras?

¿El tiempo siempre pasa más rápido cuando no quiero que pase? ¿Los sueños que no hago realidad los acabaré olvidando?

¿Decir que sí o no a la realidad es tan determinante? ¿Todo depende de la luz con la que miro las cosas? ¿La realidad es mejor porque yo la veo así?

Todo influye. Y podría hacer un montón más de preguntas pero prefiero callarme. No sé si a la larga tanto preguntar me llevará a algún sitio.

Las olas en el mar son imprevisibles cuando las ves de lejos. No sabes cuál es la que puede acabar rompiendo con más fuerza.

¿Y las personas? ¿Son la idea que tengo de ellas?

Lo mismo que las personas, nunca las veo venir. Y me sorprenden con reacciones no esperadas.

Pienso que conozco a una persona y lo que piensa. Pero luego me dicen que dice otras cosas y me muestran a alguien muy distinto.

¿Me he equivocado yo en mi juicio o son ellos los que se han alejado de la realidad que yo había creído?

¿Tienen que adaptarse ellos a mi juicio o tendré que cambiar yo mi pensamiento sobre ellos?

Pienso mucho más rápido de lo que actúo. O quizás no pienso, simplemente las ideas van y vienen dentro de mi alma. Sin claridad, sin juicio.

Percibir la realidad como es

Me gustaría que lo que pienso se corresponda con la realidad. Para no vivir ficciones. Para percibir las cosas como son.

Para no temer las decepciones. Cuando creía que todo era más bonito, más lleno de bondad, más idílico de lo que luego resulta.

No le tengo miedo a cometer errores. Sólo me duele que alguien me lo recuerde día tras día después de mi caída.

No me da miedo herir a alguien. Lo que me asusta es no poder pedir perdón o no lograr abrazar las heridas causadas.

Escoger la esperanza

Camino despacio para llegar lejos. No tengo prisa en avanzar cada mañana. El próximo día será mejor que hoy. O tal vez será lo mismo.

No espero que las cosas salgan como tenía pensado. Las ilusiones se tejen a partir de las expectativas y el corazón se alegra pensando en lo que ha de venir.

¿Todo saldrá bien? Una voz me dice en el alma: no temas, todo va a salir bien. ¿A mi manera? Eso no importa.

Los contratiempos y las derrotas me quitan la alegría. Y la esperanza la dibuja Dios cada mañana sobre mi amanecer, para que la tristeza no me embargue.

He decidido abrazar al menos un millón de veces. Y el olor de la vida se me ha pegado a la piel.

Abierto al misterio

La aventura de vivir merece la pena. No tengo que solucionar todos los problemas.

Tampoco intento dar respuesta a todos los misterios. Hay demasiadas cosas incomprensibles.

Y el miedo es demasiado real. ¿Por qué me asusta tanto lo que no logro controlar? Hay una tendencia en el alma a la audacia y un freno interior que no me deja volar. Como si me asustara más la caída final que el vértigo y la emoción del vuelo.

Los hijos son los dones que Dios pone en mi vida. Y su presencia bendice mis pasos. No sé cómo hacer que todo encaje en el cuaderno de mis días.

Asumo las equivocaciones propias tanto como las ajenas. ¿Saben los sabios lo que hay que hacer en cada momento?

No lo sé si algún día me dará Dios algo más de sabiduría. De momento como los necios deambulo intentando acertar con los desvíos.

Mi mirada sobre el presente

He aprendido a vivir el presente como un regalo. Sé que la nostalgia pasa con una sonrisa. Al menos cuando uno se siente querido en medio de su pena.

Y entonces las montañas se allanan. Y los desiertos son cubiertos por aguas que todo lo anegan.

He aprendido a creer en lo imposible, en ese Dios oculto que todo lo contiene. Ya no me asusta la crítica de los que no me conocen. Son como papel mojado, se pierde sin que lo vea.

He anotado en mi alma los últimos recuerdos que guardo como sagrados, para no olvidarlos. Tengo escrito en el corazón el nombre que Dios me ha dado. Y cuando siento tristeza lo repito en voz alta, lentamente, llamándome.

El color de la vida se lo dan mis propios ojos, lo he comprobado. Miraré bien todo lo que me rodea. Así sabré que la felicidad está dentro de mí y se derrama, llenándolo todo de vida.

Tags:
esperanzaideasmisteriorealidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.