Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Si tienes culpa puedes tener salvación

depresja u nastolatka

Alena Lauretskaia | Shutterstock

El sentimiento de culpa tiene algo bueno...

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/07/22

Reconoce tu responsabilidad y tu parte oscura y preséntasela a Dios. Una invitación liberadora del padre Carlos Padilla

Hoy me dicen que no tengo culpa de nada. No soy responsable del mal en el mundo. No puedo cambiar nada porque las cosas son así.

Soy débil y nací roto, no hago el bien que deseo. Todo lo contrario, me dejo tentar y acabo haciendo lo contrario de lo que buscaba.

¡Qué tentador es el mundo, mi mundo! ¡Qué ardua es la batalla por vencer con Dios!

Y además la sequedad, la falta de consolación, de satisfacción. Y la rutina, la desidia, la pereza, el ocio.

Todo ello es el caldo de cultivo que me conduce por los caminos que no quiero recorrer. Necesito ser consciente de mi responsabilidad en estas batallas.

El lado bueno de reconocerse culpable

Por eso resuenan las palabras del padre José Kentenich:

Se imaginan ustedes qué importante es cultivar cuidadosamente en nosotros el sentimiento de culpa.

Lunes por la tarde,Tomo 2: Caminar con Dios a lo largo del día (José Kentenich. Editorial Schoenstatt, 2019)

El sentimiento de culpa me lleva a reconocer que no puedo con lo que me he comprometido.

No logro llegar a la meta por la que llevo luchando tanto tiempo. Ni soy capaz de amar como creía que iba a poder. No me mantengo fiel en todas las tentaciones, pensé que era más fuerte.

La culpa me hace más realista. Descubro mi vulnerabilidad. No voy a poder solo, pediré ayuda.

Porque me siento culpable por mi pecado. No hay otros culpables, yo soy el responsable.

Siempre habrá culpa en mí

Miro mi pobreza y veo con claridad que de mí depende. De mi forma de vivir, de mi forma de mirar a los demás.

Descubro en mí lados heridos del corazón. Hay oscuridades en el alma donde no dejo entrar la luz.

¿De qué me sorprendo tanto? No tengo que asombrarme. La culpa siempre va a estar en mí. Y añade:

«Reprimo mi sentimiento de culpa y mi consciencia de culpa. La consecuencia es que Dios no llega a la sustancia de mi alma, al núcleo de mi alma. Por tanto, lo más íntimo de mi alma está demasiado poco conectado y unido con Dios. En la práctica, lo que sucede es que no vivo para nada mi propia vida. Es casi como si yo marchara en una persona ajena».

Lunes por la tarde,Tomo 2: Caminar con Dios a lo largo del día

Reprimo mi culpa, no acepto mis heridas, desconozco mis pecados. No asumo mi responsabilidad por la vida que llevo y es así como no dejo que Dios entre dentro de mí.

De la aceptación de mi realidad a los brazos de Dios

La culpa me vuelve niño débil. Necesitado de la misericordia y de la ayuda para caminar. Necesito despertar a la verdad de mi vida:

«Una vez despiertos, se daban cuenta del vacío de sus vidas, veían sangre en sus manos y culpa en sus almas. Entonces se levantaban y se alejaban del mundo para sumirse en el recogimiento».

Stefan Zweig, Los ojos del hermano eterno, 58

Al reconocer mi culpa veo el vacío que me deja, la sed profunda, la soledad hiriente. Y entonces me retiro a encontrarme con Dios en soledad, en contemplación.

Pongo ante Él mi vida entera como es. Con sus verdades, con sus mentiras, sus vanidades y orgullos. Con sus egoísmos enfermos, su ansiedad y sus miedos.

Todo lo pongo ante los ojos de Dios consciente de mi culpa, de mi responsabilidad. Y en silencio dejo que Dios me calme.

Me ato a Él para fortalecer mi voluntad que ha quedado herida después de cada caída, de cada tragedia en mi alma.

Reconocer la propia culpa en la justa medida

Así es Dios que viene a mí a salvarme, a levantarme, a decirme que puedo hacerlo todo mejor si confío y me abandono.

La culpa mal vivida me lleva a los escrúpulos y no me deja confiar en la misericordia de Dios.

Él me mira y ve belleza en mí. No está todo podrido en mi interior. Sólo tengo partes oscuras, pecados y debilidades que ensucian mi alma.

Pero soy mucho más que mi pecado. Soy más que mi culpa y mi caída, más que esa debilidad mía que me deja postrado y con miedo. Yo soy más poderoso y valioso.

Soy un ángel oculto en retazos de carne, un hombre herido que busca abrazos. Necesito el abrazo de Dios que me recuerde el color del cielo.

La misericordia es la que salva

Necesito que su voz pronuncie mi nombre y me anime a caminar hasta llegar a su lado.

Es la misericordia la que me salva, no la ausencia de fragilidades y aguas pantanosas en mi interior.

Dios es más fuerte que mi pobreza. Me sostiene para que me mantenga fiel. Mira con paz, con alegría mi vida llena de inconsistencias.

Y me recuerda que Él es el que me salva. Yo no puedo salvarme solo. Reconocer quién soy y de dónde vengo refuerza en mí la conciencia de hijo amado y esperado. El abrazo de Dios me espera siempre al final del día.

Tags:
culpadioshumildadresponsabilidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.