Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Por qué no hay que vigilar al cónyuge aunque haya sospechas de infidelidad

shutterstock_1902702700.jpg

NewAfrica - Shutterstock

Es mejor no vigilar ni fantasear sino confiar y plantear al cónyuge nuestras dudas.

Guillermo Dellamary - publicado el 18/07/22

Muchas parejas tienen complejo de Sherlock Holmes y sienten la necesidad de vigilar e indagar su comportamiento. El psicólogo Guillermo Dellamary propone remedios para evitar la desconfianza.

Hay personas que, en el fondo, tienen miedo a la infidelidad o la sospechan. Entonces se lanzan a tratar de descubrir la verdad y saber lo que está haciendo su pareja a escondidas.

Al notar cualquier cosa inusual, de inmediato surgen todo tipo de inseguridades y fantasías con celos, sobre lo que se le pueda estar ocurriendo a la pareja, para serles infieles.

El drama de los celos ha crecido mucho actualmente, simplemente porque ha aumentado el sentido de territorialidad y posesión del otro.  Ha surgido una sensación de sentir que amar es poseer, que es parte de lo «mío» como si fuera una propiedad más que se tiene. Por lo que hay que cuidarla para que no te la quiten o despojen de ella.

El filósofo alemán Johannes B. Lotz nos hacía reflexionar, en alguna de sus múltiples obras, acerca de que el verdadero amor se expresa en la confianza, es decir en dar el testimonio de que se tiene fe en la persona que se ama. De igual manera que Dios nos ama y tiene confianza en nosotros.

Donde hay confianza hay amor, lo que implica que cuando dejas de confiar, también dejas de amar. Así, en muchas parejas que comienzan a dudar del comportamiento y de las decisiones que realiza el otro, en ese momento se comienza a vivir con el opuesto del amor que es el miedo.

Cuando el temor asalta a la mente, se vive en función de las suposiciones y de la imaginación desatada, de lo que el otro está haciendo, y que por ello hay que investigarlo, porque seguramente está haciendo algo mal y se siente que está ocultando y mintiendo. Entonces se  deja ya de confiar y de creer en la sinceridad de sus palabras.

El tobogán de la desconfianza

El tobogán de la desconfianza ha iniciado su lamentable proceso, y la ruta conduce a estar con la sensación de que las cosas andan mal y que hay que buscar la verdad a como dé lugar. Por ello se cree que hay que revisar lo que está haciendo, hasta llegar a espiar y entrometerse en su privacidad, con tal de confirmar que efectivamente nos están mintiendo y que ciertamente está teniendo otra relación a nuestras espaldas.

Bien puede ser cierto el dicho de que «el que busca, encuentra». Y como hoy en día los celulares son la herramienta de comunicación por excelencia, no es difícil tomarlo -sin su consentimiento- y encontrar las pruebas de muchas de las actividades que realiza, y así es muy fácil demostrar que miente o es pura patraña su aparente inocencia.

Puede ser muy cierto todo esto y decepcionarse con la realidad. Pero, en el fondo, ya hemos roto lo más importante, que es la confianza. Uno, por hacer lo incorrecto al mentir y engañar, y el otro por dejar de creer y de dudar.

ZWIĄZEK
La desconfianza daña terriblemente el amor de pareja.

La realidad se impone y ahora ambos están atrapados en el dolor del engaño, la mentira y de la infidelidad al ocultar los verdaderos sentimientos y pensamientos.

La ansiedad por saber la verdad acaba por convertirse en el tortuoso camino del sufrimiento y la alteración de la calidad de vida de los esposos, que repercute en toda la familia.

La valentía de preguntar

Una recomendación muy importante, ante la incertidumbre y la duda de una posible infidelidad o serie de mentiras por parte del cónyuge es no caer en la tentación de hacer de inspector, pues es mejor recurrir a la valentía de preguntar y expresar el agobio de lo que se está sintiendo.

MAN,WOMAN,CONVERSATION
Lo mejor es expresar lo que se siente sin acusar al otro.

En vez de reclamar y confrontar, lo mejor es expresar lo que se está sintiendo y decir lo que te está pasando a ti sin necesidad de acusar y señalar al otro como un culpable o causante del sufrimiento de lo que nos está sucediendo.

Es muy importante que tu pareja sepa lo que estás sintiendo, lo que temes, lo que llegas a suponer. Y aunque te lo nieguen o te quieran tranquilizar con que son sospechas infundadas, tú ya cumpliste con la responsabilidad de comunicar lo que te pasa y hacérselo saber, para que esté enterad@ de lo que estás viviendo, en vez de lanzarte a la temeraria carrera de Sherlock Holmes.

Si realmente hay una infidelidad o una serie de mentiras, más vale afrontarlas desde un inicio y buscarles una solución, en vez de enojarse y vivir de atrevidas suposiciones o terribles historias que nos hacemos en la mente, en vez de aceptar la realidad.

En conclusión, es mejor confiar, porque es el verdadero acto de amor. Es expresar lo que te sucede y con suavidad y dulzura tratar el tema, cara a cara, para ambos buscar la causa o la posible solución, en vez de hacer dramas y lamentables escándalos.

Un diálogo valiente y oportuno es la mejor solución.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiacelosconfianzafidelidadinfidelidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.