Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Una gran sed en nuestro mundo actual: ¡Padre!

Hijo abrazando a su padre

Monkey Business Images | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 10/07/22

No es siempre fácil hablar hoy de paternidad pero el amor de un hombre a su hijo puede abrirnos caminos al pasado, al futuro, a Dios. Una interesantísima reflexión de la comunicadora Luisa Restrepo

La historia nunca comienza conmigo. Siempre hay alguien que me precede. Nunca soy el primero. Siempre hay un padre. Siempre hay un origen que desconozco, un comienzo que me antecede, un pasado que jamás podré poseer.

Cuando Jesús nos habla del Padre, su figura está llena de ambigüedad. No es tan fácil confiar en Él, y cuando no confías, no preguntas.

Al comienzo de nuestra vida pedimos mucho, pedimos de todo, no dejamos de pedir. Sin embargo, nuestras preguntas se desvanecen lentamente.

A medida que crecemos intentamos hacerlo nosotros mismos. Nos cansamos de preguntar. Pretendemos ser autónomos.

Cuando falla la relación con el padre

No es siempre fácil hablar hoy de paternidad. Sobre todo, en el mundo occidental, las familias disgregadas, los compromisos de trabajo cada vez más absorbentes, las preocupaciones y a menudo el esfuerzo de hacer cuadrar el balance familiar, la invasión disuasoria de los mass media en el interior de la vivencia cotidiana: son algunos de los muchos factores que pueden impedir una serena y constructiva relación entre padres e hijos.

La comunicación es a veces difícil, la confianza disminuye y la relación con la figura paterna puede volverse problemática; y entonces también se hace problemático imaginar a Dios como un padre, al no tener modelos adecuados de referencia.

Para quien ha tenido la experiencia de un padre demasiado autoritario e inflexible, o indiferente y poco afectuoso, o incluso ausente, no es fácil pensar con serenidad en Dios como Padre y abandonarse a Él con confianza”.

Benedicto XVI

Siempre puedes llamar al Padre

Pero, a pesar de ello, hay un Padre al que sí podemos invocar.

Invocar al Padre es renovar mi juventud como hijo cada vez.

Invocar al Padre es reconocer mi historia, mi pasado, el nombre que se renueva en mí.

Invocar al Padre significa que no soy el primero, significa que hay un origen que se me escapa y que jamás podré poseer.

Invocar al Padre es silenciar mis ilusiones de omnipotencia, es reconocer que la vida, sea la que sea, me ha sido dada, sin que yo llegue a ser nunca su dueño.

Sentirse profundamente amado

FIDUCIA PADRE E FIGLIO

Solo cuando haya reconocido que tengo un Padre podré empezar a preguntar de nuevo.

Solo cuando esté curado de mi ilusión de autonomía e independencia podré sentirme hijo amado.

Por eso solo podemos orar al padre: ayúdanos a tener todavía fe en la vida. Ayúdanos a no abastecernos para mañana, porque sabemos que nuestro padre volverá mañana del mar.

“La revelación bíblica ayuda a superar estas dificultades hablándonos de un Dios que nos muestra qué significa verdaderamente ser «padre»; y es sobre todo el Evangelio lo que nos revela este rostro de Dios como Padre que ama hasta el don del propio Hijo para la salvación de la humanidad.

La referencia a la figura paterna ayuda por lo tanto a comprender algo del amor de Dios, que sin embargo sigue siendo infinitamente más grande, más fiel, más total que el de cualquier hombre.

‘Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le dará una piedra? —dice Jesús para mostrar a los discípulos el rostro del Padre—; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden!’ (Mt 7, 9-11; cf. Lc 11, 11-13)».

Benedicto XVI

Sin Padre estamos perdidos

Así la historia reciente nos presenta padres en los que es difícil confiar: volvimos a casa y nos dimos cuenta de que los padres habían vaciado la despensa, ¡los padres se han ido!

No encontrar más un padre significa ya no poder imaginar el futuro, ya no saber quién seré, qué estoy llamado a ser.

En la vida nunca podemos dejar de buscar, esperar o invocar el nombre del Padre, anular ese nombre es ceder a la falsa afirmación de que todo comienza conmigo.

Tags:
diosfuturohijo de Dioshombrepaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.