Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cuando los santos presienten su muerte

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SEASIDE

Public Domain

Claudio de Castro - publicado el 07/07/22

La beata sor María Romero debía intuir algo cuando al emprender sus últimas vacaciones no incluyó en su equipaje el baúl que siempre llevaba... Por Claudio de Castro

“La Virgen me preparará para las bodas eternas, me presentará de la mano del Padre y rodeada de la luz y esplendor delEspíritu Santo, las celebraremos y entraremos en la Bienaventuranza, donde viviremos en un acto ininterrumpido de amor, por los siglos de los siglos”

Sor María Romero

Un 2 de julio, partía sor María Romero Meneses de vacaciones a su amada Nicaragua, su tierra natal, para estar con su familia. Tenía 75 años.

Cada año solía llevar Sor María a Nicaragua un gran baúl, siempre vacío. Solía regresar con él lleno de ropita y regalos para los niños pobres.

Pero ese año no lo tenía con ella. Sor Laura se percató y pensó que había sido un descuido.

—Sor María—le dijo apurada antes que se montara en el bus que la llevaría al aeropuerto —¡Su baúl! ¡Lo ha olvidado!

—No sor Laura, en este viaje, no lo necesitaré. No voy a necesitarlo más.

En el bus, acompañada por la otras religiosas, se cuenta que se preguntaba a sí misma en voz baja, mirando a través de la ventana:

—¿Cómo será el encuentro final con mi Rey y mi Reina?

Por fin con Jesús

Su hermana alquiló una casa en el balneario de Las Peñitas, en León, una playa de pescadores artesanales en Nicaragua. Al llegar al balneario, sor María, observando el vasto mar, comentó:

“Morir ante el mar ¡Qué bonito debe ser morir ante el mar!. “¡Oh! Yo veo a Dios en cada gota de este mar…”. 

Dios se lo concedió. Estando allí la tarde del 7 del 7 de 1977 caía Sor María Romero al suelo de un infarto fulminante y partía en un gesto de amor profundo al Paraíso prometido, al encuentro anhelado con su amado Jesús.

SOR MARIA ROMERO

Una intuición

Mi mamá, María Felicia Soto de De Castro, fue una de sus primeras misioneritas en Costa Rica, cuando sor María iniciaba sus obras sociales y estuvo a su lado en momentos decisivos e impactantes de su vida. Un día me contó:

“Cuando sor María murió ya yo estaba casada con su papá y vivía en Panamá. Fue el 7 del  7 del 77 (7 de julio de 1977).

Esa mañana yo amanecí llorando desconsolada. No sabía por qué lloraba. Era una sensación de tristeza muy honda.

Cuando en eso me empezó a llamar gente que me conocía desde Costa Rica y que sabían que sor María era una persona muy importante en mi vida. Y me contaron”.

Muchos la han catalogado como un Don Bosco en femenino por los incontables milagros que ocurrieron por sus peticiones a María Auxiliadora y por la vida sobrenatural que llevó.

Vivir junto a una santa

Cada día crece la fama de la beata Sor María Romero Meneses y hoy quiero hablarte de ella.

Es curioso que todos los grandes santos de nuestra Iglesia han tenido compañeros del camino, personas a su lado que tuvieron la gracia de caminar con ellos en su peregrinar por la tierra.

Sus testimonios y escritos nos han permitido conocer de primera mano la vida sobrenatural de estos santos.

En el caso de sor María Romero, ha sido excepcional. Dos religiosas que convivieron con ella se hicieron sus amigas íntimas y anotaron cuidadosamente todos los milagros, sus palabras, gestos.

Incluso en vida de sor María iban recogiendo los papelitos que sor María tiraba a la basura en los que anotaba sus pensamientos íntimos, ideas, obras por realizar. Nada era desechable. Sabían que algún día esos pequeños tesoros tendrían un gran valor espiritual.

Esto fue lo que ocurrió con dos religiosas cercanas, Sor Ana María Caballini Colombari, su biógrafa, y sor Laura Medal, su compañera de Aventuras.

Palabras que son tesoros

Tengo algunas cartas de sor Laura con quien solía escribirme. Encontré una en la que me decía al final:

“Una siempre sus necesidades y sufrimientos a los de Jesús, póngalos sobre el altar por manos de María y sentirá la fuerza y aun el gozo de vivir unido a la víctima Divina”.

Se cuenta que al notar los dones sobrenaturales y la santidad de sor María Romero, Sor Ana María decidió anotar y guardar como un tesoro sus palabras, ideas, oraciones, inquietudes y recoger toda la información que pudiera sobre sor María.

Cuando hablaba sor María, memorizaba cada palabra y luego las escribía para que no se perdieran.

Hablando siempre con la Reina

Cuenta sor Ana María esta conversación en su libro biográfico:

—Rezar es hablar con Dios, con la Santísima Virgen. Yo continuamente hablo con ellos—decía sor María con total naturalidad.

—¿Conversa usted con la Virgen? — se lo pregunté un día.

—Sin parar.

—¿Y ella le habla a usted?

—Yo le hablo y Ella me habla. Es una Reina— me dijo sonriendo.

Estamos destinados a vivir eternamente. ¿Valdrá la pena rebelarse para después sufrir eternamente? Puede decirse que nuestra eternidad depende de un momento, de un instante que se escapa y de un instante que nos espera…”.

Sor María

Museo de Sor María Romero

En mi última visita a Costa Rica fui como de costumbre a la Casa de María Auxiliadora para visitar a Jesús en el Sagrario y la tumba de sor María.

Me permitieron una visita exclusiva a su museo y aproveché para hacerte esta grabación, espero que te guste.

¿Conociste a sor María Romero? Obtuviste algún milagro gracias a las peticiones de sor María a su Rey y su Reina? Cuéntanos, nos encantaría saber de ti. Te dejo mi email personal: cv2decastro@hotmail.com

Hoy es día, pidamos que interceda ante su Rey y su Reina por nosotros y oremos para que pronto sea declarada santa.

Gracias sor María Romero Meneses, hija predilecta de la Virgen, María Auxiliadora y de tu Rey, Jesús Sacramentado, por el ejemplo que nos diste con una vida extraordinaria.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.