Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 agosto |
Beato Carlos Leisner
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué significa tener a Jesucristo en la Eucaristía?

IT624423K-1.jpg

Antoine Mekary / Godong

Lorena Moscoso - publicado el 06/07/22

Una invitación a descubrir la profunda relación entre la encarnación del hijo de Dios y nuestra salvación, de una madre de familia asombrada ante tanto amor: Lorena Moscoso

Dios se hace carne en un hombre, Jesús, y Él decide quedarse para siempre en el pan de la Eucaristía para salvarnos. Descubrir y tratar de entender este gran amor es una fuerte experiencia que la abogada Lorena Moscoso expresa en el siguiente testimonio.

Hace unos años un seminarista me aconsejó meditar sobre la Encarnación de Jesús, es decir sobre el hecho de que Dios mismo se haya hecho hombre por nosotros.

Han pasado varios años y cada vez que lo medito, no dejo de asombrarme profundamente por este acontecimiento tan supremamente importante.

Un profesor mío repetía: “la encarnación es la garantía de nuestra salvación”. Que verdad tan cierta, no sé ni por dónde empezar para que el lector pueda entender este hecho tan magnífico para la existencia del hombre.

Dios visible

Existen dos realidades en el mundo en el que vivimos, la realidad material y la realidad sobrenatural.

Dios, el ser que nos trasciende, ha querido unir estos dos mundos, hacerse presente en nuestras vidas para tomarnos con Él y hacernos suyos, verdaderos hijos.

No criaturas manipuladas por su hacedor, sino verdaderos hijos que gozan de libertad y de capacidades infinitas.

Desde el principio, Dios quiso que esto fuese así. Tras la creación, empezó por llamar a un hombre de entre todas las naciones. Eligió a Abraham, el primer hombre al que Dios todopoderoso se revelaba.

Se hacía “visible” pues de otra manera, el hombre jamás hubiera podido descubrir al Dios verdadero, al Dios que no está fabricado por manos humanas, sino el verdadero, el que está desde siempre en el cielo, en la creación, y por voluntad propia entre los hombres.

Una historia de amor

Entonces Él fue atrayendo a Abraham hacia sí. Luego a un pueblo descendiente de Abraham, al pueblo de Israel, al que sacó de Egipto y llevó a la libertad del desierto, donde durante cuarenta años fue enseñándoles las verdades de la vida; cómo vivir en armonía con la creación, con los hombres y con Dios.

No puedo contar las veces en que Dios ofreció su amor y providencia hasta el extremo a este pueblo.

Y cuántas veces este pueblo le fue infiel adorando a otros dioses y alejándose de los caminos de Dios, una historia lamentable que se sigue repitiendo, pero esta es historia para otro artículo.  

Tras el desierto, Dios establecería un reino, con el cual haría una promesa, que este trono persistiría por siempre….

De las doce tribus de Israel, elige la tribu de Judá, la tribu del rey David, con quien Dios hace esta alianza.

De esta tribu, viene a nosotros el hijo de Dios, el Dios encarnado, Jesucristo, nacido en Belén. Él es la promesa que viene al mundo para restaurar definitivamente la amistad entre Dios y los hombres.

Jesucristo, la promesa hecha realidad

Pero volvamos un poco más atrás. La noche de la Anunciación, donde el ángel se aparece a María para anunciarle que el hijo de Dios se encarnaría en ella es un momento glorioso para la historia de los hombres.

La promesa hecha por Dios siglos antes finalmente se hacía realidad. Uno de la Trinidad tomaba la carne de María para que Dios pudiera venir a nosotros como uno de nosotros.

Este evento es tan asombroso porque es el mismísimo Dios que toca tierra, por amor, para entregarse a plenitud a los hombres.

Siendo todopoderoso, se hace nada. Asume los límites de nuestra humanidad y del tiempo y va creciendo como cualquier hombre en medio de una comunidad, de una familia en un pequeño y sencillo hogar.

Este hombre, el Dios encarnado, fue la luz que vino a iluminar las naciones, como diría el viejo Simeón el día de la presentación del niño en el templo.

Finalmente teníamos con toda certeza alguien que nos apuntaba al cielo, que ponía un propósito en medio de los pueblos, y nos marcaba un camino para alcanzar la vida eterna.

Dios amó tanto, tanto, que envió a su hijo al mundo, para que recogiera sobre sí todo el mal y el pecado de la historia y lo cargara hasta crucificarlo en su misma carne vertiendo su sangre, para que nosotros los hombres, pudiéramos tener parte en la vida eterna con Dios.

Eucaristía, alimento para ser transformados

Es en la Última cena, momentos antes de ser apresado, que Cristo instituyó su Santísimo Sacramento, la Eucaristía, para que no nos faltara su presencia hasta el final de los tiempos, para que lo contemplemos en esa pequeña hostia, que esconde todo su poder y magnificencia.

Y así nos acerquemos con confianza y sin miedo para alimentarnos de esa comida espiritual que necesitamos para ser transformados en hijos de Dios y hermanos de Cristo.

Por eso, la Iglesia recomienda que comulguemos por lo menos domingos y fiestas de precepto.

Pero sin duda, la comunión diaria es de un inmenso valor espiritual y recomendada por todos los santos.

Así logra Jesús nuestra salvación

Pero aún no he explicado por qué la encarnación de nuestro Señor es la garantía de nuestra salvación.

El día de la Ascensión celebramos el hecho de que Jesús regresa con su Padre al cielo, después de haber pasado 40 días después de su resurrección con los hombres.

Pero no regresa solo en espíritu. Esta vez, trae su humanidad a cuestas. Es decir que vuelve a la Santísima Trinidad siendo Dios, pero también siendo hombre.

Y con esto, Él asciende al cielo con todos nosotros.

Este acontecimiento nos da la certeza de que Dios no destruirá a la especie humana. Pues en medio de sí, hay uno, el hombre perfecto, Jesús, su Hijo. Por eso decimos que la encarnación del Hijo de Dios es garantía de nuestra salvación.

Pidámosle a nuestro Padre Dios ser el sagrario que reciba esa carne y sangre de Jesucristo, con la santidad que merece, que sea Él quien inspire este amor para que sea extremo como su amor fue extremo.

Escríbeme a: moscosolorena@gmail.com

Tags:
amordioseucaristiajesucristosalvacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.