Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 18 agosto |
Santa Elena
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Una reflexión profunda que debe acompañar la celebración de los misterios de nuestra fe

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
czynności podczas liturgii Mszy świętej

Pascal Deloche / Godong

Importancia de la liturgia

Jaime Septién - publicado el 05/07/22

Mario de Gasperín, reconocido biblista y su reflexión sobre la carta apostólica del Papa Francisco “Desiderio desideravi”

Hace pocos días el Papa Francisco nos ha vuelto a regalar una carta apostólica que merece no solamente el comentario, sino, sobre todo, el análisis a fondo para recuperar (el verbo, en muchos sentidos está perfectamente utilizado) la belleza de la liturgia y lograr la unidad dentro de la Iglesia católica.

Se trata de la carta apostólica “Desiderio desideravi”, una carta dirigida a la formación litúrgica del pueblo de Dios que, al parecer del obispo emérito de Querétaro (México) Mario de Gasperín, reconocido biblista, fue escrita para ayudarnos a descubrir la “inmensa grandeza” del amor de Cristo que se hace presente en la sagrada liturgia.

En una artículo que se publicará esta semana en el periódico El Observador de la Actualidad, De Gasperín hace notar que si bien el Concilio Vaticano II fue el evento más significativo en la vida de la iglesia del pasado siglo, no debe extrañarnos que el sucesor de Pedro “nos exhorte e instruya para salvaguardar la unidad de la fe en el vínculo de la caridad” en lo que concierne a la liturgia.

Para el obispo emérito de Querétaro con esta carta pastoral, Francisco busca con esta carta salvaguardar una “dimensión fundamental para la vida de la Iglesia”, a fin de “contemplar la belleza y la verdad de la celebración cristiana”. Ni siquiera sospechamos la riqueza que tenemos, «porque “la desproporción entre la inmensidad del don y la pequeñez de quien lo recibe es infinita”.

Sobre esta idea del Papa, el obispo De Gasperín dice que “se trata, pues, de la inmensa desproporción entre el regalo que Dios nos ofrece, y la indignidad nuestra para merecerlo. Y agrega: “A este gran ´misterio’ de nuestra fe llamamos la Pascua de Jesús, que él ‘deseó celebrar con ardiente deseo`, sabiendo que él era el Cordero que iba a ser sacrificado”.

Más adelante, en su artículo de *El Observador, el prelado mexicano señala que la liturgia lo expresa en términos precisos y audaces cuando habla en la Misa de la “pasión gloriosa” de Cristo, o de “su pasión voluntariamente aceptada”.

“Gloria y humillación, gozo y dolor, vida y muerte maravillosamente entrelazadas en el corazón de Cristo, constituyen el misterio insondable donde se fraguó nuestra salvación. Eso es lo que tenemos sobre el altar a nuestra disposición”, enfatiza el prelado en su artículo.

De Gasperín explica que a toda esta oferta de salvación respondió la iglesia en el documento del Concilio Vaticano II que se llama Sacrosantum Concilium, aprobado por el papa San Pablo VI y saludado con entusiasmo en la segunda sesión conciliar. “Su aplicación fue generosa aunque a veces desfasada por la inventiva tropical – ‘salvaje’ le llama el Papa- de sacerdotes insuficientemente ilustrados, si bien no mal intencionados”.

De acuerdo con el obispo emérito de Querétaro, “la ignorancia prefiere la audacia a la prudencia”. Por ello, el pueblo santo de Dios vivió esta aplicación de la liturgia emanada del Concilio Vaticano II “con desconcierto, algunas veces con lágrimas, y unos cuantos en franca rebeldía». Por eso, el Papa Francisco, como tantas veces lo hicieron san Juan Pablo II y el papa Benedicto XVI, «insistieron en la reflexión profunda que debe acompañar la celebración de los misterios de nuestra fe”.

A continuación proponen la necesidad de un conocimiento vivencial, tanto para clérigos como para fieles laicos. Y da las directrices de este conocimiento en el siguiente párrafo:

El arte de celebrar comienza con las normas elementales de educación, de saberse conducir en público, a la mesa, de hablar, gesticular y entonar tanto la voz como el micrófono; es indispensable actualizar y ampliar la cultura bíblica, sin ella andamos perdidos; es preciso adiestrarse en el uso correcto del idioma y del lenguaje, percibir su dimensión poética y metafórica y el uso polisémico de los símbolos bíblicos; importantes son los ademanes, del lenguaje no oral, el saberse mover al ritmo que marcan los textos y, sobre todo, el dejarse guiar y educar por el soplo del Espíritu santo: Él es quien nos educa durante el silencio sagrado y nos da el gozo de conocer al Señor.

Al finalizar su artículo en El Observador de la Actualidad, el obispo De Gasperín recuerda que la liturgia cristiana “no es teatro, sino misterio; para bien o para mal, dice el Papa, el pastor imprime su huella en la comunidad a su cargo”.

Y termina con una nota sobre la verdadera evangelización y el camino a la santidad a la que todos estamos llamados:

Celebrar dignamente los misterios santos, no impedir sino saber incorporar a la comunidad a esta auténtica participación activa y consciente, es el camino hacia la verdadera y siempre nueva evangelización. Y a la común santidad.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
cartaliturgiapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.