Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Lo que puede mantenerte alegre siempre

ERASMUS

Dirima | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 04/07/22

El miedo y la tristeza dan paso a la alegría cuando confías en esta promesa que Jesús hizo a sus amigos

¿Qué es lo que me mantiene alegre? Tengo motivos para alegrarme.Me lo dice Dios:

«Alegraos, Jerusalén, y regocijaos por ella todos los que la amáis, llenaos de alegría por ella todos los que por ella hacíais duelo. Mirad que yo tiendo hacia ella, como río la paz, y como raudal desbordante la gloria de las naciones, seréis alimentados, en brazos seréis llevados y sobre las rodillas seréis acariciados. Como uno a quien su madre le consuela, así yo os consolaré. Al verlo se os regocijará el corazón, vuestros huesos como el césped florecerán».

Dios me consuela, me salva, me alegra el alma. Dios es como un río caudaloso que da paz.

Son aguas desbordantes en medio de mi sequía. Son alimentos suficientes en medio de mi hambre. El corazón queda saciado.

Feliz al final del día

Así me alegro yo al final del día. He disfrutado de la vida. Me han ido bien las cosas. Todo ha funcionado. Y el corazón se alegra.

Es lo mismo que les sucede a los discípulos que son enviados por Jesús. Vuelven felices porque han tenido éxito:

«Regresaron los setenta y dos alegres, diciendo: – Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre».

¿Acaso no me alegro yo al ver todo lo bueno que sucede en mi vida? ¿Y qué sucede en mi alma cuando no todo sale como esperaba?

Estoy feliz cuando me salen bien las cosas. Cuando no me critican y en su lugar recibo halagos. Cuando me abrazan y me siento en casa. Cuando todo fluye y parece que es imposible que algo pueda salir mal.

Es la alegría que brota de los logros que me he empeñado en conseguir. He luchado por ellos y he llegado a la meta.

¿Acaso no tengo motivos para estar alegre? Es normal que me alegre cuando me siento poderoso y el mundo se rinde a mis pies. Es lo más humano que tengo. Refleja mi condición vulnerable, frágil.

La verdadera razón de la alegría

Cuando no salen bien las cosas estoy triste, me hundo, me angustio, pierdo la paz. No conservo esa alegría por la que lucho. Es curioso lo que les dice Jesús a los discípulos:

«Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo, y nada os podrá hacer daño; pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos de que vuestros nombres estén escritos en los cielos».

Les dice que nada les podrá hacer daño en la tierra. Pero sobre todo les confirma que sus nombres están escritos en el cielo.

Confía en la promesa de Dios

¿Y el mío? ¿Tengo mi nombre inscrito en el cielo?

Cuando estudiaba en la universidad las listas de los aprobados en algunos exámenes se colgaban en la pared del pasillo. Uno iba temblando a ver si su nombre aparecía en la lista.

Recuerdo el gozo al ver mi nombre cuando me aprobaron. Y el dolor cuando no aparecía en la lista. ¿Será así en el cielo? ¿Estará mi nombre en la lista?

Estoy seguro de la promesa de Dios. Tengo una certeza, mi nombre ya está en la lista que sostiene María en el cielo.

¿Cómo voy a dudarlo si fue Ella la que me llamó para que caminara a su lado? No dudo de su fidelidad. No tengo miedo al fracaso. Sé que estoy en la lista de los aprobados.

El amor es lo más fuerte

Porque el amor de Dios es más fuerte que todos mis pecados y debilidades. Estoy inscrito en esa lista porque sé que su mirada ha purificado mis entrañas y me ha llenado de paz.

¿Cómo puedo dudar de su elección? A veces me da miedo fallar. Me asusta mi pecado y tiemblo. Siento que nadie podrá perdonarme y la tristeza nubla mi memoria.

¿No había escrito Dios mi nombre en esa lista? Sí, estoy en ella. En los aprobados. Pero no han sido mis méritos los que lo han logrado. No ha sido gracias a mis horas de estudio.

No cuentan tanto mis capacidades, esos donde naturales con los que nací. La santidad no es la consecuencia de mi comportamiento impoluto y limpio. No es así.

No voy juntando méritos todos los años intentando tapar mis debilidades e imperfecciones, aunque a veces lo intente.

No centro mi alegría en hacerlo todo bien. No espero escuchar: ¡Qué bien hace todas las cosas! No lo necesito.

Cometeré errores. Pecaré y caeré. No estaré a la altura de tantas expectativas. Pero una sola cosa mantiene en lo alto mi alegría. Mi nombre ya está inscrito en el corazón de Dios.

Estoy dentro del corazón de Jesús, del corazón de María. Me aman por encima de todos los momentos de mi vida.

Sin miedo

No se detiene Dios a mirar cada una de mis imperfecciones. La santidad es el don de Dios en mi alma. Cuando le digo que sí y me abro a su presencia. Cuando le entrego todo lo que tengo y le susurro al oído que lo amo con todo mi corazón.

Al fin y al cabo mi vida consiste en amar. Seré feliz, estaré alegre, al amar y al saberme amado.

Sonreiré al ver la mirada de Dios posarse en mi corazón. No creo en un Dios juez que va buscando los más pequeños defectos en mi caminar. Así no es Dios.

Él me da poder para muchas cosas. Me dice que nada me hará daño incluso cuando yo me sienta herido y roto.

Y me promete que no tenga miedo, que mi alegría es porque ya he vencido. Ya me ha prometido el cielo para siempre. Y ha escrito mi nombre en las paredes de ese cielo con el que sueño.

La paz de su mirada me tranquiliza. No quiero hacerlo todo bien. No pretendo llegar a todos y a todo.

Me basta esa mirada llena de misericordia que me busca y me recuerda que soy un hijo elegido y amado por Dios.

Eso me basta para seguir adelante. Para alegrarme porque las aguas de su amor van a saciar mi sed ya calmar mi hambre. Su mirada me da esperanza.

Tags:
alegriacieloconfianzafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.