Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Sor Marie-Ange, religiosa y Down: La alegría de seguir a Cristo

MARIE-ANGE-DE-SAINT-CHAMAS.jpg

© Collection privée.

La Hermanita Marie-Ange en un aniversario

Aliénor Strentz - publicado el 24/06/22

Retrato de una monja con síndrome de Down llamada a Dios el 14 de agosto de 2020 a la edad de 53 años, después de pasar 33 años en un humilde monasterio de Francia

Sor Marie-Ange vivió su vida religiosa dentro de la comunidad de las Hermanitas Discípulas del Cordero.

Esta comunidad fundada en 1985, única en el mundo, acoge a hermanas con síndrome de Down para que puedan vivir su vocación contemplativa.

En su libro Elegido para la Eternidad! Marie-Ange y las hermanitas Discípulas del Cordero (ed. Artège), Raphaëlle Simon dibuja un luminoso retrato de la monja.

Marie-Ange nació en 1967, en una época en que la trisomía 21 apenas se conocía, se vivía como un defecto, incluso como una vergüenza, y sin ningún apoyo social.

De manera providencial, se unió a la comunidad de las Hermanitas Discípulas del Cordero en sus inicios en 1987.

Allí permaneció hasta su muerte en 2020, al final de una vida consagrada que tuvo un impacto duradero en quienes la rodeaban.

El regalo de su vocación

Las hermanitas recuerdan la sencillez, la dulzura, la alegría de vivir de Marie-Ange. Y también sus «buenas palabras» inspiradas por el Espíritu Santo, como «¡Vive tranquila!» o «¡Soy monja por la eternidad!».

A ellas les gusta recordar los buenos momentos que pasaron juntas y las costumbres de Marie-Ange, como la de copiar a mano secciones enteras de los Evangelios, una forma de sumergirse en la palabra de Dios.

Ella sabrá amar mejor que nosotros.

Si Marie-Ange pudo vivir su vocación en buenas condiciones materiales, espirituales y fraternas, es gracias a un entorno abierto y pionero para vivir e incluso prefigurar «el Evangelio de la vida» preconizado por el papa Juan -Pablo II en su encíclica publicada en 1995.

El Papa afirma allí el valor y la inviolabilidad de cada vida humana, inscritos desde su origen en “el plan de Dios”.

Un ambiente de cuidar

El entorno de Marie-Ange era cuidadoso, pero también valiente e incluso pionero.

Aunque su familia era profundamente cristiana, quedó conmocionada por el anuncio de la trisomía 21 de la menor, y se replegó por un tiempo sobre sí misma.

Afortunadamente, los padres de Marie-Ange se pusieron en contacto con el profesor Jérôme Lejeune, que supo responder a sus angustias y devolverles la esperanza, en particular mediante esta feliz profecía:

“Ella sabrá amar mejor que nosotros”.

Entendieron entonces que su hija no tiene “algo menos”, sino “un talento propio, una nota única para tocar en la partitura de la vida”.

La prueba no era menos pesada, pero ahora estaba transfigurada por una esperanza cristiana, que sabían muy bien que nunca defrauda.

Una comunidad especial

La Madre Line, fundadora y priora de la comunidad de las Hermanitas Discípulas del Cordero, supo, como pionera, dejarse guiar por el Espíritu Santo cuando vio una necesidad.

De hecho, en 1984, Line Rondelot conoció a una joven con síndrome de Down, Véronique, que había intentado entrar por primera vez en la comunidad de monjas para vivir su vocación, pero sin éxito.

Line percibió en ella una auténtica llamada a la vida religiosa. Se sintió llamada a realizar su vocación al servicio de «los pequeños, los humildes», dando todo su lugar a las personas con síndrome de Down dentro de una comunidad especial.

De hecho, Line Rondelot llegó a proponer al Vaticano una regla de vida comunitaria adaptada a la minusvalía de la trisomía 21.

Finalmente, no olvidemos una personalidad sumamente discreta, pero sin la cual la comunidad tal vez nunca hubiera visto la luz del día: el padre Henri Bissonnier (1911-2004).

Este investigador y profesor de psicología educativa testificó a lo largo de su vida que las personas con discapacidad psíquica son “capaces de relación, de progreso, de autonomía, de inteligencia del corazón y de vida espiritual”.

Lo afirmó alto y claro: “En el campo de la vida espiritual, la noción de discapacidad no tiene cabida«.

Ahora que Marie-Ange se ha ido al cielo, las Hermanitas piden a su hermana que interceda para obtener vocaciones religiosas de hermanas válidas, para perpetuar la comunidad.

Una lección para nuestro tiempo

El término “hermoso” nunca se usa en nuestra sociedad para una persona con síndrome de Down.

Sin embargo, al leer la vida de sor Marie-Ange, esta es la que rápidamente me viene a la mente: ella es “toda bella”, por dentro y por fuera.

Su santidad vivida en la alegría de haber seguido y amado a Cristo ha borrado, por así decirlo, las marcas de su minusvalía.

Sí, Dios ama a las personas con discapacidad mental, las libera con la fuerza de su Amor y las invita tanto como a las personas sanas a la santidad.

“Dios no se parece a los hombres: los hombres miran las apariencias, pero el Señor mira el corazón”.

1 Sam 16, 7
Tags:
alegriacielomuertereligiosassindrome de downvida consagradavocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.