Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo reconocer qué palabras vienen de Dios

shutterstock_754147192.jpg

pathdoc | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 23/06/22

Para reconocer este lenguaje primero debemos hablarlo, un lenguaje que ilumine y deje de lado nuestro ego

Estamos en el tiempo de la palabra, se dicen muchas cosas, hay muchas herramientas para comunicar.

Sin embargo, estamos en la época de la palabra manipuladora, de la comunicación estratégica, un período en el que la palabra, el eslogan, la noticia, el mensaje en general se utiliza para inducir conductas.

Se construyen narraciones que crean hechos, se generan mitos a través de las palabras: se decide cuál personaje exaltar y cuál destruir.

Nuestras palabras son muchas veces solo charlatanería. Hablamos, hacemos promesas, comunicamos iniciativas que luego resultan vacías e inexistentes.

La verdadera palabra

En este tiempo de palabras enfermas, el Evangelio sigue afirmando que la verdadera palabra es la de Dios, una Palabra que es veraz y que dura para siempre.

Si una palabra nos desespera, nos hace sentir culpables, no ofrece perspectivas, entonces no viene de Dios.

Si una palabra es vaga y nos causa incertidumbre e incerteza, entonces no viene de Dios.

Si el lenguaje nos hace sentir inseguros, sin saber a qué atenernos, entonces no viene de Dios.

Si una palabra confunde, nos arroja a la oscuridad y no da esperanza, entonces no es una palabra que viene de Dios.

PRZEMOC SŁOWNA

La palabra de Dios da vida e ilumina.

Entonces, ¿cómo podemos reconocer las palabras de Dios entre las muchas palabras que escuchamos a diario? Palabras en las que más que consolación encontramos engaños, confusión, falacias y malas interpretaciones.

Para reconocer este lenguaje primero debemos hablarlo.

¿Cómo estamos dispuestos a hablar?

Es necesario estar dispuestos a hablar un lenguaje diferente al de las palabras utilizadas en las estrategias de manipulación.

Ser capaces de un lenguaje veraz, claro.

Uno en el que no seamos el centro; sí, porque otro gran problema de la comunicación actual es el narcisismo del que huía Juan Bautista: la luz no soy yo.

¿Estamos dispuestos a que nuestro lenguaje ilumine y deje de lado nuestro ego?

El lenguaje del Espíritu

MOUTH, TALKING, WOMAN

Por otro lado, la experiencia del espíritu del Señor Jesús es siempre una experiencia «mística» y por lo tanto inefable.

Inefable es lo que difícilmente se puede expresar con palabras, lo que difícilmente se puede decir.

Cuando esta experiencia se intenta «decir» no hay modo de decirla si no es en palabras y estas ya no nos pertenecen.

Discernir sobre cómo debe ser nuestro modo de comunicarnos supone una doble referencia.

Por una parte, poner en «crisis», someter a «prueba» nuestro decir y sentir para no caer en subjetivismos y conflictos.

Y por otro lado, someter a juicio nuestro modo de estar en la vida porque el lenguaje es muchas veces tramposo y enmascarador de la realidad.

¿Qué nos decimos a nosotros mismos?

Por tanto, la palabra que es veraz y sencilla siempre trae consolación, trae paz, viene de Dios. Además, se cumple siempre.

Dios nunca dice una palabra que no se cumpla. Esta es la fidelidad del amor. Si te doy una palabra, la cumplo.

Por la Palabra, Dios ha entrado en la historia y nunca más se separará de ella. Esta es la buena noticia que no debemos olvidar. Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

“Quien conoce la Palabra divina conoce también plenamente el sentido de cada criatura. En efecto, si todas las cosas «se mantienen» en aquel que es «anterior a todo» (Col 1,17), quien construye la propia vida sobre su Palabra edifica verdaderamente de manera sólida y duradera”.

Verbum Domine. Benedicto XVI
Tags:
comunicacionespiritu santopalabraverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.