Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 julio |
Santo Tomás Apóstol
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Esto es lo que pasa cuando compartes con quien es distinto a ti

Jóvenes distintos

oneinchpunch | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/06/22

¿Y si dejo de mirar en menos lo nuevo y me abrazo a lo que se me presenta como una oportunidad maravillosa para ser mejor?

¿Qué sucede cuando compartes experiencias con quien es distinto a ti? Dicen que sobre gustos no hay nada escrito, nada que me impida pensar o ver las cosas de una determinada manera.

No estoy obligado a que me guste lo mismo que a todos. Puedo tener mi propio gusto, mi opinión. Puedo elegir lo que se adapta mejor a mi forma de vivir.

Pero a veces trato de agradar, de elegir lo que otros eligen, de hacer lo que otros hacen y pensar como otros piensan.

Miro a quien admiro y deseo ser igual. O me amoldo a su manera de ser y vivir. Y sufro, porque no encajo.

No soy libre y trato de adivinar sus gustos. Lo que él elige, lo que él quiere. Imagino lo que va a pensar antes de que lo piense. Me vuelvo sumiso, adaptativo, dejo de tener personalidad.

No hay nada escrito sobre los gustos pero me pesa el desprecio y el desdén de los que me juzgan y me miran en menos.

¿Qué tengo que hacer? Ser fiel a mis gustos. Tener personalidad y fuerza para enfrentar los juicios y opiniones negativas cuando no me comporte como los demás esperan y no haga lo que los demás desean. Cuando no me guste lo que a otros les gusta.

Ampliar el corazón

Niño escuchando

En cualquier caso quiero abrirme a lo que los otros aman. No vivir cerrado en mi opinión rígida. No quedarme en mis gustos y descartar descalificándolo el gusto de los demás.

Más humildad me hace bien. Y más apertura. Comenta el papa Francisco:

Cuando la búsqueda del placer es obsesiva, nos encierra en una sola cosa y nos incapacita para encontrar otro tipo de satisfacciones. La alegría, en cambio, amplía la capacidad de gozar y nos permite encontrar gusto en realidades variadas, aun en las etapas de la vida donde el placer se apaga».

Papa Francisco, exhortación Amoris Laetitia

Cuando sólo busco el placer en las cosas, en las relaciones, dejo de valorar el gusto de otras realidades.

Cuando amplío mi corazón y lo hago más ancho me vuelvo capaz de más cosas, de más decisiones, de más y mejores elecciones.

Me gusta la mirada que se ensancha en el camino de la vida. Esa capacidad de alegrarme y gozar con lo que otros gozan.

Encontrar otro tipo de satisfacciones en lo que hago, en el amor. No buscarme sólo a mí mismo y quedarme sólo en lo que a mí me gusta como único criterio.

Disfrutar la vida en mi interior

Quiero aprender a disfrutar las cosas que me suceden. Si me quedo en las expectativas incumplidas nunca apreciaré el valor y la bondad de las cosas que me suceden.

“Dice san Ignacio que no es el mucho saber el que sacia y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas en nuestro interior”.

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Tengo que aprender a gozar y gustar las cosas dentro del alma. Apreciar la belleza en cosas que antes pasaba por alto. Alegrarme por detalles que antes menospreciaba.

La vida está llena de mucha belleza. Y en ella puedo tomar muchas decisiones. Algunas me harán sufrir.

Pero en todo lo que vivo hay una posibilidad escondida de disfrutar, de gozar, de vivir plenamente lo que me toca en cada momento.

La oportunidad de las novedades

Cerrarme a lo nuevo porque no lo conozco me cierra la puerta a nuevos sabores, olores y vivencias.

Descartar desde mi prejuicio lo que no conozco me aleja de la posibilidad de disfrutar el presente en toda su plenitud.

La vida se juega en esa mirada que hace que las cosas tengan el valor que yo les doy.

Dejo de mirar en menos lo nuevo. Y me abrazo a lo que se me presenta como una oportunidad maravillosa para crecer, para avanzar, para ser mejor.

No es mejor el que tiene sus gustos muy definidos y se cierra a todo lo demás. Sino el que se adapta, se hace caminante con los caminantes, sedentario con los que descansan.

Compartir con quien es distinto

No por agradarles y así no ser juzgado. Sino por compartir la vida con ellos, como un don incomparable.

Disfrutar del presente sin estar pensando en lo que ya no tengo o no puedo vivir.

Estar continuamente comparando las cosas nuevas con las que yo conozco me acaba alejando de la realidad y hace que siempre viva como un extranjero. Es lo que tiene echar raíces en este mundo sin ser totalmente del mismo.

Dios puede enriquecer mi corazón y me permite conocer cosas nuevas, ver colores diferentes, amar rostros distintos, conocer lenguajes antes desconocidos que me enriquecen.

Eso es lo que quiero vivir con un corazón grande, nuevo, flexible, abierto y generoso.

Tags:
acogidadiferenciasidentidadriqueza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.