Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Hambre espiritual? Sáciate de Dios

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
communion

LBeddoe | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 17/06/22

Cristo nos ofrece su cuerpo y su sangre en la Eucaristía, ¡come!

A veces como hombres que somos, tomamos decisiones solo a luz de nuestras necesidades físicas y de nuestras satisfacciones personales; pero a la vez evidenciamos con mayor fuerza que si no cuidamos de lo esencial, del interior, todo lo que podamos hacer es insuficiente.

Experimentamos que simplemente sobrevivimos. Vivimos satisfechos sin hacer muchas preguntas, podemos vivir cada día e ir alimentándonos un poco de muchas cosas, y, sin embargo, seguir pasando hambre.

Vivir en plenitud significa encontrar dónde está la vida, lo que verdaderamente nos alimenta.

El viaje de la vida

Nuestra vida es como un camino por el desierto, pero un camino que no es un deambular, sino un peregrinar, es decir, un camino hacia una meta.

Un camino que dura toda una vida, un camino en el que somos puestos a prueba porque los acontecimientos nos permiten conocernos y ser conocidos a través de las elecciones que hacemos.

Lo que llevamos en el corazón, lo que deseamos, para bien o para mal, nunca permanece oculto.

¿De qué tengo hambre?

El hambre es la compañera de todo viaje. Y muy a menudo el hambre va acompañada del miedo de no encontrar alimentos adecuados.

Nuestra vida depende de cómo hayamos manejado esta hambre: unos comen lo que encuentran, otros no distinguen lo que alimenta de lo que envenena, otros prefieren salir a cazar solos y otros se proponen compartir hasta lo poco que tienen.

La vida espiritual consiste en darnos cuenta de que Dios ya estaba saciando nuestra hambre, de que nunca nos ha dejado sin alimento: nos da su propia vida, su cuerpo y su sangre.

“El Cristo naciente está albergado en cada corazón. Hay semillas de Dios en cada ser humano. Jesús de Nazaret vino a despertarnos y desde entonces estamos amaneciendo a pesar de nuestro adormecimiento”.

J. Melloni. El Cristo interior

La carne y la sangre son la prueba de la vida de una persona. Jesús quiere llenarnos de Él mismo, quiere alimentar y despertar el hambre de cada corazón para que vivamos plenamente.

Declaración de amor

Recibir el cuerpo de Cristo requiere tomar conciencia de nuestra hambre más profunda.

Es necesario darnos cuenta de que sobrevivir no es suficiente, porque nuestra parte más profunda encuentra respuesta solo en la vida misma.

La Eucaristía es la declaración de amor de Dios a todo hombre. En ella nos dice que quiere nutrirnos con su vida, quiere darse a nosotros en cuerpo y sangre, es decir, con toda su persona.

Como todo verdadero amante, nos deja en libertad de aceptar o no su regalo.

Quizás muchas veces lo rechacemos porque nos contentamos con pobres alimentos que nos hacen olvidar de nuestra verdadera hambre.

“San Agustín lo comenta así: «¿Quién, sino Cristo, es el pan del cielo? Pero para que el hombre pudiera comer el pan de los ángeles, el Señor de los ángeles se hizo hombre. Si no se hubiera hecho hombre, no tendríamos su cuerpo; y si no tuviéramos su cuerpo, no comeríamos el pan del altar» (Sermón 130, 2).

La Eucaristía es el gran encuentro permanente del hombre con Dios, en el que el Señor se hace nuestro alimento, se da a sí mismo para transformarnos en él mismo”.

Benedicto XVI

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
espiritualidadeucaristiahambrejesucristo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.